Thiem: "Lo dí todo en la gira sobre tierra, me es difícil hacerlo bien aquí"

El austriaco mostró su gran decepción por caer a las primeras de cambio en un torneo que se le resiste y en el que acusa desgaste mental.

Dominic Thiem pierde con Sam Querrey en Wimbledon 2019. Foto: zimbio
Dominic Thiem pierde con Sam Querrey en Wimbledon 2019. Foto: zimbio

Ser especialista en tierra batida no debería llevar acarreada una rebaja de nivel tan notable como la que experimenta Dominic Thiem sobre hierba. El austriaco ha conseguido rendir a gran nivel en pistas duras e incluso indoor, pero se le resiste el césped, una superficie en la que apenas entrena y cuya situación en el calendario hace que llegue con pocas opciones de dar su máximo. Para quien no esté muy ligado a este mundo puede sorprender que por el hecho de hacer un gran esfuerzo durante más de seis semanas, se llegue a Wimbledon 2019 en un estado de forma anímico y físico muy mejorable, pero eso es lo que esgrimió Dominic para explicar su derrota en primera ronda ante Sam Querrey.

"Es muy duro perder así. Siento que estaba jugando muy bien hasta el octavo juego del tercer set. Hasta ahí estaba rindiendo a buen nivel, pero me desesperó no aprovechar las oportunidades de break que tuve. No supe aceptarlo y perder el saque y verme con un set de desventaja, me hizo perder totalmente el foco del partido. Nada funcionó en mi juego y él estuvo muy preciso. La verdad es que es muy duro perder un partido que siento que tuve en mi mano", reflexiona un Dominic que no pudo aprovechar ninguna de las seis bolas de rotura de las que dispuso en todo el partido. Una losa demasiado pesada para un tenista que ya ha perdido más partidos de los que ha ganado en Wimbledon (5-6).

Cuestionado sobre el motivo por el que no logra adaptarse a esta superficie, Dominic se muestra contundente. "He jugado cuatro partidos en dos años sobre césped. Así es muy difícil poder avanzar en algo que no se me da bien de manera natural. Tomé la decisión de venir aquí sin disputar ningún torneo previo porque no tuve más remedio. Hice un tremendo esfuerzo en la gira sobre tierra batida y necesitaba intentar recuperarme. Sin embargo, he sentido que ese descanso no ha sido suficiente. No sé, tengo que pensar cómo lo hago en años venideros", aseveró.

Lo curioso de la cuestión es que Thiem no quiere sobrecargarse en exceso en esta gira sobre hierba porque pretender disputar los torneos de Kitzbühel y Hamburgo del próximo mes. "Me encantan esos dos eventos. Renunciar a ellos habría sido la única posibilidad de hacer un sobreesfuerzo en hierba. En todo caso, lo ocurrido hoy es una lección para mí. Quizá con experiencias como estas consiga jugar bien algún día en esta superficie", argumentó. La manera de irse del partido que ha tenido Dominic Thiem no es habitual y denota una gran inseguridad y agotamiento mental. "Salí preparado para tocar pocas bolas en algunos tramos del encuentro, sabía a lo que me enfrentaba y tenía claro cómo debía jugar. Todo se desmoronó cuando me rompió el saque". Mucho que aprender para un candidato a copar la zona noble del ranking durante mucho tiempo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes