Federer revela cuál ha sido el momento más decepcionante de su carrera

El suizo habló también sobre la posibilidad de jugar en Tokio 2020 y destacó la importancia de Mirka Vavrinec en su éxito tenístico.

Roger Federer habla de su carrera. Foto: gettyimages
Roger Federer habla de su carrera. Foto: gettyimages

Siempre es una delicia ver jugar a Roger Federer, pero lo que transmiten estas figuras históricas del deporte cuando están fuera de la cancha también contribuye a su grandeza. El suizo ha ofrecido una de esas exquisitas entrevistas en las que reflexiona con madurez e inteligencia sobre diversos asuntos y descubre las emociones que se esconden detrás de una aparente perfección. La manera que tienen estos campeones de afrontar el éxito o el fracaso tenístico supone una lección magistral para todos los jóvenes. En una conversación con el diario alemán Welt, Roger hace bagaje de su carrera profesional, desvela la importancia que ha tenido Mirka Vavrinec en su trayectoria, reflexiona sobre la posibilidad de estar en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y desvela sensaciones muy interesantes respecto a Wimbledon 2019, además de reconocer cuál ha sido la derrota que más le ha dolido.

"No puedo decir aún si disputaré la cita olímpica. Hay una serie de criterios que se deben cumplir y soy consciente de que no lo hago. Necesitaría una invitación para competir allí. Me encantaría volver a disputar la final, pero es algo para lo que queda mucho tiempo", comenta un prudente Roger, que reconoce haber desarrollado con los años una forma de ver la vida que le da mucha tranquilidad. "En el mundo del deporte de élite es clave tomar decisiones adecuadas con anticipación, ser precavido. Si haces una buena preparación tienes recorrido la mitad del camino hacia el éxito", comenta el de Basilea, que ofrece una curiosa aseveración. "Mi planificación deportiva tiene como prioridad mi familia. Después de eso ya pienso en mi salud y en mi tenis Me gusta saber algunas cosas de antemano, las más importantes, pero dejar siempre espacio a la flexibilidad", señala.

Cuestionado sobre si se siente afortunado con su vida, Roger muestra una capacidad analítica muy interesante a la hora de destacar varios aspectos que nada tienen que ver con sus títulos. "Mi mayor suerte en la vida ha sido conocer pronto a mi esposa (Mirka Vavrinec). Además, no haber tenido grandes problemas físicos fue determinante para mi desarrollo profesional, pero definitivamente destaco otros aspectos como el de mi mujer, el apoyo de mis padres o haber nacido en un país con tantos recursos económicos como Suiza", declara. "Posiblemente si hubiera nacido en un país pobre, las oportunidades para desarrollar mi talento habrían sido mucho menores", comenta Roger antes de ahondar en su vida familiar.


"La gran fortuna en mi vida fue enamorarme de Mirka. Ella me ha ayudado mucho en todo momento, al igual que mis padres y mis amigos", reflexiona un Federer que sorprender al describir sus sensaciones en los primeros compases de su carrera profesional. "Recuerdo que me importaba mucho todo lo que la gente dijera de mí. Era un chico muy tímido, me intimidaban las chicas y ser el centro de atención. Aprendí a gestionar todo eso con bastante rapidez y creo que esa es mi gran virtud: aprender rápido", dice antes de referirse al momento actual. "Me pongo triste al echar la vista atrás porque veo que han sido 20 años magníficos, lo he pasado genial, pero todo ha ido muy rápido. Por suerte, aún no ha terminado", asegura.

Y es que Federer da una de las claves para tener una carrera longeva. "Lo más importante es mantener la ambición, tener esa mentalidad joven que te permite tener hambre de éxitos y asumir riesgos que si piensas con una mentalidad de veterano no asumirías", dice un hombre que le debe mucho a sus hijos. "Esta capacidad de mantenerme joven viene dada, en gran parte, por mis hijos. Es una gran sensación estar en el circuito con ellos, mostrarles cómo ha sido mi vida y compartir cosas con ellos, como caminar por la montaña. Siento que estoy en una carrera deportiva diferente, me siento realizado con mi Fundación, todos los amigos que he ido haciendo y con mi familia viajando junto a mí", destacó antes de referirse a sus expectativas en Wimbledon 2019.

"Sería maravilloso ganar el torneo. Estoy preparado y voy repleto de confianza. Wimbledon ha sido, es y seguirá siendo mi gran objetivo. Por eso lo pasé tan mal el año pasado cuando perdí contra Kevin Anderson", asevera el suizo, que describe con todo lujo de detalles la decepción que sintió. "Fue el momento más duro de mi carrera, nunca me había sentido tan decepcionado. Perder después de tener bolas de partido... Supuso un escenario horrible. Recuerdo llegar a la habitación, tumbarme y pensar 'esto va a ser difícil`. Tuve que aceptarlo, él jugó bien y tuve que reflexionar mucho y afrontar mi dolor. La verdad es que incluso mi familia tuvo problemas para animarme en ese momento", argumenta un Roger Federer capaz de transmitir muchas sensaciones con sus sabias palabras.

Comentarios recientes