Sabine Lisicki: “He vuelto a encontrar la felicidad en pista”

La subcampeona de Wimbledon 2013 está a una sola victoria de superar la fase previa. No juega un cuadro final de Grand Slam desde hace dos años.

Sabine Lisicki brilla estos días en Londres. Fuente. Wimbledon
Sabine Lisicki brilla estos días en Londres. Fuente. Wimbledon

Siete meses fuera por una lesión de hombro, una cirugía de rodilla esperándola en su regreso y otros cuatro meses de parón debido a una problema en el pie. El historial de Sabine Lisicki en estos últimos años no ha sido el más amable que os podéis imaginar, aunque eso no le ha impedido seguir peleando por su sueño de regresar al top100, lugar que abandonó ya hace tres temporadas. La tenista alemana se encuentra actualmente disputando la fase previa en Wimbledon, un lugar que siempre le trae buenos recuerdos. Es aquí donde quiere empezar de cero, donde sueña con construir un camino de vuelta a la élite. De momento, dos victorias la dejan a un solo paso de meterse entre las 128 mejores del tercer Grand Slam de la temporada.

“Mírame las manos, estoy temblando”. Estas fueron las palabras de Lisicki tras derrotar en primera ronda a Timea Babos por 6-3, 3-6, 6-3, tercer triunfo que lograba esta temporada. Hoy, al deshacerse de Ankita Raina (6-1, 7-6), las emociones ya fueron mejor controladas. “Regresé con mi padre como nuevo entrenador, hace cinco semanas, él es la persona que estuvo allí cuando tuve mas éxito en mi carrera, ahora sé que fue él la persona que me hacía estar tan segura”, explica la tenista de 29 años, quien no alcanza una final WTA desde la temporada 2014.

“Desafortunadamente, las cosas no fueron bien con mi anterior entrenador durante los primeros cinco meses del año, pero las cosas a veces funcionan así. Lo más importante es que he encontrado nuevamente el camino a la felicidad dentro de la pista, por supuesto que las victorias también ayudan a eso”, refleja tras sus dos victorias una mujer que acumula 24 meses sin pisar el cuadro final de un Grand Slam.

Después de probar con varias personas, Sabine se dio cuenta que lo que necesitaba era volver al origen. “Quería probar algo más, así que opté por mi padre, él siempre me dice que cree que puedo hacerlo mejor. Siempre he sido una persona muy orientada a la familia, de jugar con mucha pasión. Sé que trabajo mucho pero también tengo que disfrutarlo, de lo contrario no puedo competir bien. Estar cerca de papá y mamá es algo realmente importante, ellos son los que mejor me conocen. Siento que tengo mucho apoyo cada vez que vengo aquí, así no puedo estar más agradecida”, agradece la ex número 12 mundial

Su paso por los infiernos estuvo marcado por las lesiones y las derrotas, pero la de Troisdorf nunca tiró la toalla. “Me gusta demasiado el tenis, todavía siento ese fuego dentro de mí. Cuando pierdes muchos partidos se vuelve todo más difícil. También cuanto tienes las lesiones, las primeras que tuve yo fueron muy duras, pero regresé muy bien y de inmediato. La última lesión fue la que más tiempo me tuvo luchando, así que pienso que ese ha sido el mayor desafío que he tenido hasta el momento, nunca había estado un año sin sumar victorias”, confiesa la subcampeona de Wimbledon de 2013.

¿Y qué estuvo haciendo todo el tiempo que el circuito la empujó fuera? “Estuve jugando la Bundesliga, obteniendo grandes resultados, ganando algunos partidos. Me sentí muy afortunada de poder estar allí, venía de muchos altibajos. Cuando vuelves de una lesión siempre te encuentras un poco oxidada, eso no ayuda, pero si luchas y trabajas duro te aseguro que, a la larga, merece la pena. Lo creo firmemente, todo este tipo de luchas al final te hacen más fuerte”, subraya.

Ahora Lisicki se encuentra en una posición idónea para dar el salto que necesitaba. Si consigue ganar en tercera ronda a Lesley Kerkhove, número 203 del mundo, su nombre volverá a formar parte del evento más importante del circuito sobre hierba. Allí donde una vez casi toca el cielo con sus manos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes