Roger Federer, un ’10’ en Halle

El suizo logra por primera vez en su carrera conquistar un mismo torneo en diez ocasiones. Primer jugador de la temporada 2019 en ganar tres títulos.

Roger Federer, imparable en Halle. Fuente: Getty
Roger Federer, imparable en Halle. Fuente: Getty

Siempre hay una primera vez para todos, incluso para Roger Federer. Pese a llevar dos décadas en el tenis profesional, el suizo todavía no sabía lo que se siente al ganar un mismo título en diez ocasiones, algo que ya se le escapó el año pasado en Halle. Doce meses después, con David Goffin al otro lado de la red, el genio de Basilea no dejó escapar su oportunidad (7-6, 6-1) y logró colgar su matrícula de honor en el jardín alemán. Un nuevo logro que, de no existir Rafael Nadal (doce coronas en Roland Garros, once en Montecarlo y once en Barcelona), seguramente le daríamos mucho más valor.

El tenis de David Goffin todavía engaña a muchos aficionados. Al belga se le ve pequeño, muy pequeño, con un saque discreto, sin un tiro definitivo y con una movilidad eléctrica que siempre hizo pensar que sería ideal para tierra batida. Luego, con el paso del tiempo, pudimos ir descubriendo que esa movilidad iba también acompañada de mucha rapidez, de un planteamiento que si te despistas te pasa por encima. Claro, hablamos del mejor Goffin, un perfil que lleva muchos meses lejos de alcanzar su nivel óptimo. Esta semana había sido brillante, alcanzando su primera final en los últimos 19 meses, ¿sería suficiente para frenar a Federer en su casa?

El primer set reflejó más igualdad de la que todos en la sala podíamos esperar. Vale que aquí todo va muy rápido, que hacer un break es casi misión imposible, pero es que fue el tenista de Rocourt el que más cerca estuvo de lograr esa ruptura. A mediados del set, un 0-40 puso al suizo contra la espada y la pared, pero esa amenaza que ya casi era realidad se topó con tres derechas fáciles en la red. El de Basilea salió del apuro y sin más noticias se llegó al tiebreak. Aquí las condiciones eran las mismas, los jugadores también, pero la experiencia y la entereza guardaban un desenlace amargo para Goffin. Mientras él se hundía, su rival se hacía gigante en la red. Arrasó con un parcial de 7-2 y quedó a un suspiro del título.

Los que tengan buena memoria, rápidamente relacionaron esta final con la del año pasado, donde Federer también comenzó el encuentro ganando la primera manga ante Borna Coric en el tiebreak. ¿Se repetiría la película? Por nivel no sería, desde luego, pero a Goffin no le dio tiempo a cambiar el chip en la reanudación. Nada más salir, break en contra. Aquella cayó como un jarro de agua fría para el hombre que buscaba volver a saborear el triunfo, pero poco a poco fue comprendiendo que para salir vivo de aquel desafío necesitaba que todos ingredientes estuvieran en su punto, receta que de momento está en camino.

Con esa mínima ventaja fue suficiente para que el suizo apretara el acelerado y empezara a pensar en ampliar su vitrina. Son ya 102 títulos como profesional, el 19 sobre hierba y el tercero de esta temporada. Con casi 38 años, llega a su primer evento sobre pasto y campeón, ¿cómo no tenerle en cuenta para salir por la puerta grande Wimbledon? Grand Slam donde, por cierto, será segundo cabeza de serie gracias al triunfo obtenido este domingo. O lo que es lo mismo, podríamos tener allí una semifinal entre Rafa Nadal y Novak Djokovic. Más buenas noticias para Roger.

Comentarios recientes