Federer vuelve a la final de Halle… ¡y van 13!

El suizo derrota a Herbert en dos mangas y disputará su 13ª final en el evento alemán. Chocará con David Goffin por levantar su tercer título de la temporada.

Roger Federer da otro pasito en Halle. Fuente: Getty
Roger Federer da otro pasito en Halle. Fuente: Getty

Después de pasar por tres días grises donde el rival le obligó a salir de más de un apuro, Roger Federer por fin pudo disfrutar de una tarde tranquila en uno de sus templos favoritos: Halle. El jugador suizo se impuso en la segunda semifinal del torneo alemán ante un Pierre Hugues Herbert que pecó de falta de experiencia en numerosas ocasiones (6-3, 6-3). Fue una victoria en dos mangas que pudo haber sido más abultada, aunque suficiente para ver al de Basilea pisar su ¡13ª! final aquí. En busca de su décima corona en el Gerry Weber Open, el helvético se medirá mañana a David Goffin en la última ronda.

Quizá no era Herbert el rival con más nombre, historial o mejor ranking que hoy podía encontrarse Federer al otro lado de la cinta. Sin embargo, si nos limitamos a estudiar la superficie y las condiciones de cada uno, sí es posible que fuera uno de los más peligrosos. Eso sí, exento de veteranía en este tipo de rondas, mucho menos ante un tenista que guarda toda la experiencia del mundo en su raqueta. Aun con todo esto, el francés apenas tardó dos puntos en mandarle el mensaje directo a su oponente. Fueron tres bolas cruzadas a su zona de revés, siendo la tercera acompañada de una subida a la red de libro sumado a una volea exquisita para sentenciar el 15-15. Aquello solo acababa de empezar, pero Federer ya sabía que tipo de amenaza tenía que amansar este sábado.

Tanta emoción e ímpetu a veces te juega malas pasas y eso fue de lo que pecó Herbert en algunos momentos del primer set. Con su tenis de ataque y su estilo fiel al pasto (mucho saque-red), el galo fue dejándose puntos importante por el camino, no muchos, los justos para que el de Basilea arrancara con break arriba y ya no soltara. El saque funcionaba, pero la máquina se atascaba a la hora de elaborar algo más. Federer, por su parte, no se despistó una vez atado esa ruptura, así que simplemente fue navegando con la fuerza de las olas hasta llevarse el primer parcial. Algo engañoso, pero efectivo. Fallar menos bolas que el rival había dado resultado.

Perder el primer asalto le hizo soltarse algo más al francés, al menos le ayudó a resolver los primeros juegos al saque con mayor naturalidad, aunque todos sabíamos que en cualquier momento llegaría el resbalón. Ese tropiezo no llegó hasta el séptimo juego, donde Herbert se puso nervioso con el 30-30 y le abrió la puerta a Roger para que volviese a coger las riendas. El helvético no perdonó y abrazaba así el primer break del segundo set, con el que luego se situaba 5-3 arriba y al borde del objetivo. Aquí ya todo el trabajo estaba hecho, solo faltaba pasar por caja. Será la 13ª final del suizo en Halle, donde buscará mañana ante David Goffin su décima corona en la hierba alemana. ¿Será capaz el belga de arruinarle la fiesta antes de Wimbledon? Si tiene a mano el teléfono de Borna Coric, le convendría darle un telefonazo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes