Un error humano con el riego automático obliga a parar un partido en Bratislava

Adam Pavlasek estaba a un solo punto de ganar su partido en el Challenger de Bratislava ante Benchetrit cuando un error humano obligó a parar el partido. El encargado de la pista pulsó el botón de riego automático pensando que todo había acabado y los jugadores tuvieron que detenerse mientras sorteaban las ráfagas de agua de los aspersores. Tras la reanudación, el checo no tuvo problemas en terminar cerrando el encuentro.


LA APUESTA del día

Comentarios recientes