Un error humano con el riego automático obliga a parar un partido en Bratislava

Adam Pavlasek estaba a un solo punto de ganar su partido en el Challenger de Bratislava ante Benchetrit cuando un error humano obligó a parar el partido. El encargado de la pista pulsó el botón de riego automático pensando que todo había acabado y los jugadores tuvieron que detenerse mientras sorteaban las ráfagas de agua de los aspersores. Tras la reanudación, el checo no tuvo problemas en terminar cerrando el encuentro.


Comentarios recientes