Analizamos la nueva raqueta Wilson Blade 98S Bold

Hemos probado la nueva raqueta de Wilson y os contamos con detalle su peso, caracteristicas y qué os puede ofrecer a vosotros como jugadores.

Probamos la nueva raqueta Wilson Blade 98S Bold
Probamos la nueva raqueta Wilson Blade 98S Bold
Patrocinado por:

Hola a todos, soy Rubén Gil director de la Escuela de tenis Los Monasterios Tennis Club y durante el pasado mes de mayo he estado probando la nueva raqueta Wilson Blade 98S que nos han pasado nuestros amigos de Wilson y tengo que deciros que es una raqueta muy completa en todos los sentidos. También podemos sacarle algún punto débil, pero en términos generales es una buena raqueta para jugadores de nivel medio-avanzado y de competición. A lo largo de este artículo os detallaré todo para que cada uno, según su perfil, sepa todo lo que esta Blade 98S podría proporcionarle.

Comenzamos a hablar de uno de los factores que considero más importante a la hora de elegir una raqueta: el peso. La Wilson Blade no es una raqueta pesada ya que son 294 gramos que junto con cordaje, overgrip y antivibrador, son unos 305gr. La considero una buena raqueta para jugadores que tienen un nivel medio-avanzado, tal y como mencionaba antes. Hablo de jugadores adultos de club, o también puede ser usada por jugadores de competición hasta los 18 años. Más allá de esa edad, a lo mejor sería recomendable una raqueta algo más pesada.

Desde mi punto de vista, he notado que la raqueta, aunque está equilibrada, tiende a centrar su peso hacia la cabeza. También creo que Wilson ha hecho este equilibrio en compensación al peso. De esta forma, pueden generar potencia jugadores de buen nivel.

El patrón de cordaje es de 18x16, esto ayuda bastante a jugadores que les gusta jugar liftado, y a la vez es algo que nos genera potencia. Mediante este patrón de cuerdas y la tecnología Spin Effect, conseguimos que aumente las revoluciones por minuto de la pelota y ayuda a que el jugador no tenga que cambiar el golpe para generar el efecto. La raqueta genera mucho efecto pero no nos engañemos, al final el efecto lo proporciona el jugador.

Os cuento ahora cómo se desenvuelve la raqueta en la red. Diría que es espectacular para jugadores a los que les guste volear. Con solo poner la raqueta delante y transferir la cabeza hacia adelante podemos generar voleas de gran potencia aprovechando la fuerza de la bola del oponente.

Para hacer bloqueos de saques potentes también es una buena raqueta ya que al tener un poco más de peso en la cabeza genera la potencia necesaria para contrarrestar la fuerza del saque. Este es otro punto a favor ya que hoy en día, cada vez es más frecuente ver a gente golpearle muy duro a la pelota y con la Wilson Blade 98S podemos bloquear de forma fácil estos golpes.

También debemos tener en cuenta que Wilson ha incorporado un nuevo sistema de tecnología que combina distintos materiales que están entrelazados. Los materiales de la nueva Blade son la combinación de Grafito Trenzado y Basalto, esto lo que consigue es que haya mayor sensación a la hora de realizar el golpe y a su vez tener un control óptimo. La combinación de ambos materiales hace que la raqueta sea más flexible.

Nosotros hemos estado probando la raqueta y todos los entrenadores que me han ayudado sobre las características de la raqueta hemos coincidido en que tiene un sonido espectacular, y eso ayuda bastante indirectamente a los jugadores a sentirse bien con la raqueta. Un buen sonido hace que te sientas con más confianza de que estás golpeando bien a la pelota.

Por sacarle algo a mejorar, diría que a veces, si no sacas rápido la punta de la raqueta, debes tener cuidado porque la bola se te puede quedar enganchada y el golpe no sale tan limpio. Creo que es debido a que el peso tiende hacia la cabeza y si no la tocas pronto y delante puedes tener problemas con la potencia. No la considero una raqueta tan manejable como otras raquetas del mercado, pero la recomendaría para jugadores que tengan un buena técnica, y que las aperturas sean rápidas para poder realizar el golpe lo suficientemente delante. Desde el punto de vista del control, efecto y sensación, es una raqueta muy recomendable.

En el tema del saque me ha encantado, personalmente. Diría que es su mejor característica o la que considero que es lo que más podría ayudar al jugador. Al pesar un poco más en la punta de la raqueta, podemos generar potencia cuando hacemos el saque plano. Al lanzar la raqueta hacia arriba dejando relajada la muñeca, la raqueta genera bastante fuerza sobre la bola y cuando la golpeas tienes la sensación de realizar un “taponazo contundente” sobre la pelota.

En el tema estético hay diferentes opiniones sobre la raqueta. A mí me encanta porque creo que tiene un aspecto elegante y a la vez agresivo, combinando las rayas con el resto de colores. Es como ver a una cebra en su hábitat corriendo por la Sabana. Sí, puede que tenga demasiada imaginación pero la combinación de la raqueta con la tierra batida da sensación de velocidad sobre la tierra. Wilson ha estado muy acertado en esta estética para Roland Garros.

En definitiva, mi opinión es que es una fantástica raqueta que si la probáis, seguro no os va a decepcionar. Será una nueva manera de disfrutar de la tecnología que Wilson ha incorporado a sus nuevos modelos.

Espero que os haya servido de ayuda y si queréis saber algo más, no dudéis en contactar conmigo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes