Anderson: "Hay un claro estigma con la homosexualidad en el deporte"

El sudafricano Kevin Anderson descubre su lado más activista y charla sobre la homosexualidad en el deporte y el reparto injusto en premios en el mundo del tenis. 

Kevin Anderson. Foto: ATP
Kevin Anderson. Foto: ATP

Una entrevista diferente, donde tienen cabida otros aspectos más sociales que lo puramente tenístico. El periodico británico 'The Guardian' se sienta con el sudafricano Kevin Anderson para hablar de la homosexualidad en el deporte, de las injusticias con los jugadores que están fuera del top-100, de cómo de preparada está la sociedad para aceptar determinadas cosas en el deporte masculino. Una gran charla en la que el último finalista de Wimbledon se sincera sin demasiados tapujos.

"Trato de no ser demasiado político, pero venir de Sudáfrica, donde el apartheid era un gran problema y había mucha desigualdad, me ha dado un camino en cuanto a cómo veo ciertos problemas", reconoce un Anderson concienciado, como demuestran los actos llevados a cabo recientemente. "Mi esposa, Kelsey, y yo hicimos nuestro primer acto benéfico por dos causas el año pasado y lo haremos nuevamente. El primero fue para un refugio de animales local en Delray Beach en Florida, donde vivimos y donde adoptamos a nuestro perro. Luego trabajamos con Ocean Conservancy, una compañía que trabaja en sostenibilidad. Nos enfocamos en un programa llamado Trash Free Seas. Está enfocado en eliminar los plásticos de nuestros océanos".

"La sociedad históricamente no ha sido muy acogedora con la homosexualidad"

"Definitivamente hay un estigma en todo esto", señala el sudafricano cuando se menciona el escenario en el que se mueve el tenis masculino cuando se habla de homosexualidad y su visibilidad. "La sociedad históricamente no ha sido muy acogedora. Los tiempos están cambiando porque la gente está haciéndolo más público, lo cual es genial, pero se necesitará a alguien para romper esa tendencia. No será fácil. Tomará mucha valentía. Pero con suerte, si podemos ser más acogedores, podría ser más fácil. Una persona que diera el paso podría abrir las puertas a otros. Es verdad que el tenis es individual por lo que las dinámicas son diferentes a los deportes colectivos. Mi esperanza es que los jugadores creen colectivamente un ambiente donde se pueda uno sentir cómodo. Se trata de tener una buena conciencia. Jason Collins (baloncestista declarado homosexual) habló mucho sobre esto."

También hay espacio para recoger lo que últimamente ha descubierto, aunque es sabido por todo el mundo, por el canadiense Vasek Pospisil, quien compartió datos sobre las ganancias de los jugadores, pequeñas, en relación a todo lo que ganan los torneos. “Hay un largo camino por recorrer, pero hemos hecho grandes mejoras en los últimos cinco o seis años. El dinero para el alojamiento se incrementa paso a paso y el dinero en premios se incrementa. Cambiar las percepciones públicas es importante”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes