Alejandro García Cenzano, un sparring de auténtico lujo

Entrevistamos a uno de los sparrings más de moda en el circuito, que ha entrenado con Rafael Nadal, Dominic Thiem o Garbiñe Muguruza.

Alejandro García junto a Rafael Nadal. Foto: Getty Images
Alejandro García junto a Rafael Nadal. Foto: Getty Images

El éxito no suele surgir de la nada. Normalmente acostumbra a venir acompañado de mucho trabajo, mucho esfuerzo y mucha dedicación. Para los tenistas esto se traduce en entrenar. Pero el tenis es un deporte en el que necesitas a alguien al otro lado de la red. Es común ver en los torneos a jugadores anónimos que actúan de hitting partners o sparrings poniendo toda su profesionalidad al servicio de los jugadores top. Así, pueden calentar antes de su partido o aclimatarse a las condiciones de un torneo.

Madrid siempre requiere de una adaptación especial por la altura, y durante la semana del Mutua Madrid Open hemos podido hablar con Alejandro García Cenzano, uno de los pocos hitting partners que viajan siguiendo el circuito, para que nos cuente cómo empezó, a qué se dedica exactamente y sus planes de futuro.

Para los que no te conozcan, preséntate:

Soy Alejandro García Cenzano y tengo 23 años. Empecé a jugar al tenis de pequeño y lo fui compaginando con el fútbol hasta los 12, cuando me dediqué sólo al tenis. Soy jugador del Club de Tenis Chamartín, he jugado muchos torneos nacionales e internacionales y ahora estoy orientando mi carrera a ser coach de WTA y hitting partner en muchos torneos.

Llegaste a jugar Futures varios años, ¿por qué lo dejaste?

Empecé a jugarlos a los 17 años, más o menos. Con 16 o 17 tenía claro que quería dedicarme al tenis, pero me gustaba ser coach. Además, en esos torneos vi lo complicado que es llegar a ser tenista profesional, así que me sirvieron para adquirir experiencia y poder transmitírsela a mis futuros jugadores.

¿Ya no compites?

Sí, de vez en cuando, entre torneo y torneo al que viajo intento jugar algún torneo nacional. Además, gracias a Dios no he tenido ninguna lesión grave, más allá de algún esguince o alguna tendinitis.

¿Seguiste estudiando después de terminar bachillerato? ¿O te dedicaste por completo al tenis?

Acabé el bachillerato y tuve la opción de irme a Estados Unidos, como todos los chavales de 18 años que compiten a nivel nacional, pero preferí quedarme aquí y encaminar mi carrera más hacia ser coach. Aquí hice TAFAD [Técnico en Animación de Actividades Físicas y Deportivas], que también está relacionado con el deporte, me gusta y es un complemento. También he hecho varios cursos de árbitro, soy árbitro nacional, aunque no ejerzo mucho.

¿Y ahora a qué te dedicas exactamente? ¿Cómo es tu día a día?

Doy clases de tenis en el Club de Tenis Chamartín. Tengo a algún adulto y a varios chavales sub-14, sub-16 y sub-18 de competición, que es lo que más me gusta. Doy dos o tres clases al día y luego entreno para seguir mejorando y poder jugar algún torneo nacional y hacerlo mejor cuando voy de sparring a los torneos.

¿Cómo empiezas en esto de ser sparring?

El primer torneo en el que hice de sparring fue el Mutua Madrid Open con 18 o 19 años. La experiencia me encantó y a partir de ahí quise hacer más torneos.

¿Y cómo continúas? ¿Cómo consigues que no se quede ahí y que puedas ir a más torneos?

A través de un gran amigo que es referee en la ATP pude entrar en algunos torneos. También me ayudaron mucho las chicas que trabajaban anteriormente en el practice desk de Madrid (que ahora hacen muchos torneos por todo el mundo), y hablando con algunas jugadoras he conseguido algún contacto. También he preguntado directamente en algún torneo sin tener ningún contacto.

No creo que se publiquen anuncios para ser hitting partner porque habría una avalancha. Me imagino que todo se basa en los contactos que tengas.

Claro. Incluso sabiendo que en el 95% de los torneos esto de ser hitting partner es voluntario, si yo no quiero serlo, en la misma ciudad va a haber quinientos chicos que sí que quieren.

¿Cómo decides a qué torneos vas? De los torneos que te faltan por ir, ¿no has ido porque no has querido, porque las fechas no te han venido bien o porque no has conseguido entrar?

Es más bien por el contacto que tenga. Si conozco a alguien, o tengo buena relación, o entreno con una jugadora con la que tengo confianza y me recomienda para torneos en su país… Hay algunos torneos en los que no conozco a nadie, otros en los que son un poco más cerrados y sólo quieren a gente local porque ya los conocen. Bien es cierto que cuando entras en un torneo y realizas un buen trabajo suelen contar contigo para las siguientes ediciones.

¿Los hitting partners suelen ser gente joven y de la zona del torneo?

Sí, normalmente son jugadores jóvenes y locales, aunque también hay gente no tan joven, que se acerca a los 30. A veces hay chavales de algún club, y es muy raro encontrarte a gente como yo.

¿Entonces eres único en el mundo?

Jajaja no el único, pero no hay casi nadie que viaje a los torneos como sparring. A algún amigo mío le gusta la experiencia y me acompaña en algún torneo.

¿Llevas un estilo de vida parecido al de los tenistas en cuanto a dieta, gimnasio, rutinas, etc.?

Entrenar sí, entreno casi todos los días después de las clases. Tengo la suerte de que en el Chamartín siempre hay muchos jugadores que van a entrenar (Verdasco, Feliciano, Daniel Muñoz de la Nava, Gian Marco Moroni, Javier Martí…) y si no está uno está otro. Respecto a la dieta la cuido un poco pero no soy especialmente cuidadoso, y además luego lo quemo en la pista. Y con el gimnasio si te soy sincero siempre he sido un poco perezoso.

¿Llevas la cuenta del número de torneos al que has ido?

Puffff, la verdad es que bastantes. Madrid, Indian Wells, Miami, US Open, Wimbledon, Stuttgart, Pekín, Cincinnati, Montreal, Los Cabos, San Petersburgo, New Haven, San José, Nürnberg…

El año pasado estuviste un tiempo como entrenador de la paraguaya Verónica Cepede. ¿Cómo surgió?

Sí, estuve con ella durante la gira de hierba y en las US Open Series como hitting partner y como coach. Con ella ya había entrenado varias veces, teníamos mucha confianza y nos llevábamos muy bien, y me pidió que si le podía acompañar y ayudar en esas dos giras.

Obviamente le dije que sí. Era algo provisional, pero luego nunca se sabe. Me vino muy bien como experiencia y de cara a ver el enfoque de futuro [Alex nos ha confirmado que este año también estará con ella en la gira de hierba].

¿Fue un cambio grande el pasar de ser hitting partner, de simplemente tener que devolver bolas, a entrenador, teniendo que pensar la táctica, cómo mejorar, planificar los entrenamientos, etc.?

Claro, pero gracias a haber sido hitting partner en muchos torneos he ido hablando con entrenadores y aprendiendo sus rutinas, los tiempos de entrenamiento, ejercicios… También esta experiencia me sirvió para aprender mucho.

Además de haber ido a muchos torneos, habrás entrenado con muchísimos jugadores.

Sí. Suelo entrenar más con chicas que con chicos, pero he tenido la inmensa suerte de poder entrenar con Nadal, Muguruza, Thiem, Azarenka, Nishikori, Wozniacki, Kyrgios, Pliskova, Khachanov, Stephens, Goerges, Barty… De hecho, como anécdota, entrené con Nadal y Muguruza la misma semana en que los dos se pusieron número 1 del mundo.

¿Quién es la jugadora más divertida?

Uffff, hay bastantes. Me lo paso muy bien con Gavrilova, Azarenka, Puig, Goerges, Pliskova, Muguruza... Como tenemos más confianza siempre estamos gastando bromas. Por ejemplo, el otro día en el Mutua Madrid Open estaba peloteando con Azarenka y hubo varias veces que la pelota tocaba en la red, se quedaba muerta y ganaba yo el punto, entonces le hice la típica broma de: “es que estás en mi ciudad, la red me quiere a mí”.

¿Cuál es el aspecto en el que notas más diferencia entre tú y un jugador profesional?

Diría que el saque y sobre todo la movilidad, que no te dan ni un respiro. Normalmente en los torneos nacionales tienes algún respiro, pero aquí va todo el doble de rápido.

¿Cómo funciona el practice desk? ¿Los jugadores tienen una lista de los sparrings que hay y eligen específicamente a uno? ¿O piden a alguien que sea zurdo, o que juegue con mucho efecto?

Los jugadores cuando van a apuntarse y no tienen con quién entrenar, o quieren un hitting partner lo dicen. Por ejemplo, si juegan contra un zurdo lo más normal es que pidan a un hitting partner zurdo. Las chicas, que no suelen jugar con tanto efecto, suelen requerir al sparring que juegue más plano. Con esto quiero decir que es el hitting partner el que se tiene que amoldar al juego de la jugadora. También hay veces que, si alguna jugadora que conoces sabe que estás en el torneo, sí que te pide específicamente.

Cuando llegáis a la pista, ¿qué es lo que soléis hacer?

Depende de si es un warm up (un calentamiento antes de un partido); o un entreno antes o durante el torneo. Si es un warm up casi siempre se suele hacer un rato de peloteo y un poco de volea, saque y remate. Algunas veces los entrenadores te piden algo más especial, en función del rival, pero normalmente es eso, meter mucha bola en pista. Suelen ser los entrenadores los que te van guiando en los ejercicios que vas haciendo.

¿Qué es lo más raro que te han pedido que hagas?

Imitar estilos de juego de tenistas. Que juegue muy plano, liftado, que haga muchos cortados, que haga muchos segundos saques, que saque desde mi cuadro de saque…

Me imagino que cualquier día de torneo te puede tocar primero calentar con un chico, luego entrenar con una jugadora, luego otra vez cambiar a un chico…

Sí, mi récord está en hacer seis o seis horas y media en un solo día. Es cierto que a veces tienes que cambiar un poco el chip, porque los chicos juegan con más efecto y más peso, mientras que las chicas juegan más plano. Y si encima uno te pide que juegues con peso, la siguiente que juegues plano, luego un calentamiento… Tienes que ir cambiando un poco el rol y saber acostumbrarte. Esto es lo más complicado de nuestro trabajo.

¿Quién es el jugador que más te ha impresionado? Y de los jugadores con los que todavía no has entrenado, ¿con quién te gustaría hacerlo?

La verdad es que Nadal me impresionó mucho por lo profesional que es, la intensidad que tiene en los entrenamientos respecto a otros… ¡Es brutal! Thiem también mete mucha intensidad a los entrenos. No he jugado nunca contra ningún cañonero, pero Khachanov me pareció uno de los que más duro le pega a la pelota. Me sorprendió también la profesionalidad, la concentración y la intensidad con la que entrena Azarenka. Y sin duda, me gustaría entrenar con Federer, es mi sueño.

Dices que tu récord es de seis o seis horas y media. ¿Normalmente cuántas sesiones soléis hacer al día?

Lo normal es hacer entre tres y cuatro horas. Se mezclan warm ups, que son de treinta minutos, con entrenos antes de que empiece el torneo, que suelen ser de hora y media, y entrenos durante el torneo, cuando un jugador gana y tiene un día de descanso, que suelen durar una hora.

¿Y el resto del día qué hacéis? ¿Estáis sentados en el sofá esperando? ¿Os vais a ver partidos?

Bueno, cuando vas a las ocho o a las nueve de la mañana al club sabes más o menos tu programación del día, pero siempre surgen cosas de última hora de tenistas que están looking.

¿Puedes explicar lo de estar looking?

Looking es, por ejemplo, cuando una jugadora se apunta para entrenar, pero no ha quedado con nadie en particular. Se pone como looking y es como que está disponible. Así, si viene otra después a apuntarse a esa misma hora pueden entrenar juntas. Si al final no se une ninguna otra jugadora, va uno de nosotros, de los sparrings, así que a veces quince minutos antes te dicen que tienes que ir a tal pista para calentar con alguien.

¿Por qué los jugadores preferirían entrenar con un hitting partner? O, al contrario, ¿por qué preferirían entrenar con otro jugador?

Con un hitting partner tienen la libertad de hacer los ejercicios que quieran y preparar un poco más el partido en función del rival que les toque, todo ello sin la presión de jugar puntos, de ver si gano o si pierdo. En cualquier caso, por lo general los chicos no entrenan casi con sparrings. El ritmo que le puede dar un jugador a otro no es el mismo que el que le pueda dar un sparring. Nosotros normalmente sólo entrenamos con un chico si no encuentran a otro jugador o requieren algo específico.

Supongo que a medida que avanza el torneo cada vez tenéis menos trabajo.

Sí, eso siempre pasa. Si ya has entrenado con una jugadora al principio de la semana y le ha gustado el entrenamiento, vas a repetir el resto de los días. Ahí ya dependes de si la jugadora gana y sigue jugando, o si pierde y se va. Además, los tenistas son muy supersticiosos, tienen que repetir todas las rutinas: si ganan su partido quieren repetir con el mismo toda la semana.

Cambiando un poco de tema, ¿cuál es tu plan de futuro? ¿Vas a seguir dando clases, alternándolo con ir a torneos?

Voy a seguir haciendo lo mismo, compaginando las clases con los torneos a los que vaya como sparring. Me voy a seguir formando aquí en España con cursos de entrenador y demás, porque creo que hacer esto es la mejor forma de que te salga alguna oportunidad, igual que me surgió el año pasado. Al final, estando ahí dentro metido es más fácil que te salgan cosas, siempre y cuando lo hagas bien.

¿Sabes ya a qué torneos vas a ir en lo que queda de temporada?

Después de Wimbledon tengo planeado ir a la gira de EE. UU.: Cincinnati seguro, estoy viendo para ir a Toronto y al US Open, y espero ir a China también. También hay alguna posibilidad de que vaya a las WTA Finals.

¿Cuáles son tus torneos favoritos? ¿Hay alguno que no te guste?

Que no me guste no, porque al final todos son grandes torneos y hay grandes tenistas. Todos los torneos a los que he ido me han aportado mucho en mi carrera. El hecho de haber sido hitting partner de todos los WTA Premier Mandatory y de cuatro de los nueve Masters 1000 (además de otros torneos) es algo de lo que estoy muy orgulloso.

Antes has comentado que en el 95% de los torneos ir como hitting partner no supone ninguna retribución económica. Tú vas a fondo perdido, te pagas el viaje, el hotel, la comida, el transporte…

Bueno, depende de las condiciones del torneo. En muy poquitos nos pagan. Por ejemplo, en Stuttgart o Roland Garros lo hacen. La comida sí que la pagan y hay torneos que también dan hospitalidad. En los torneos que no la dan intento buscar alojamiento a través de conocidos, pero no siempre es posible. A medida que vas yendo varias veces a los torneos y ya te conocen te van mejorando un poco las condiciones.

Vamos, que te ganas la vida dando clases y te gastas el dinero siendo sparring. ¿No tienes ningún patrocinador de raqueta, ropa o zapatillas?

Exactamente. No tengo ningún patrocinador, desgraciadamente es un trabajo no remunerado y por ello tengo que compaginarlo dando clases para poder costeármelo. El tema del patrocinio es muy complicado, ni siquiera muchos jugadores del top 200 tienen. Pero alguna jugadora alguna vez ha tenido un detalle conmigo y me ha dado ropa, como Pliskova o Azarenka. Otras jugadoras, como Muguruza, Gavrilova o Puig también han tenido detalles conmigo. Esto es algo que los hitting partner agradecemos mucho.

¿Pero ropa suya o de chico?

Jajajajaja de chico.

¿Has entrenado alguna vez con jugadores de dobles?

Alguna que otra vez. A veces el otro está jugando individuales y no tienen con quién entrenar; a veces nos juntamos dos hitting partners y jugamos juntos. Por ejemplo, los hermanos Bryan siempre suelen pedir dos sparrings. A veces jugamos contra ellos y otras veces nos mezclamos, para que esté más igualado (risas).

¿Se puede contar cómo acabó el marcador?

Jajaja, siempre rascamos algunos puntos.

Ojalá Álex pueda cumplir su sueño y consiga seguir los pasos de reconocidos hitting partners como Sascha Bajin, Andrew Bettles o Jermaine Jenkins.

Artículo realizado por @lu_tenis

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter