Barty y Vondrousova lucharán por reinar en Roland Garros

La australiana y la checa se medirán en la gran final femenina de Roland Garros 2019. Barty se asegura ya el número 3 mundial tras meterse en la final.

Sorpresiva final en París entre la australiana y la checa. Foto: Getty
Sorpresiva final en París entre la australiana y la checa. Foto: Getty

Quién lo hubiera dicho al principio del torneo. Roland Garros 2019 verá una final femenina entre la australiana Ashleigh Barty y la checa Marketa Vondrousova. La oceánica acabó con el sueño de Amanda Anisimova en un partido de locos, una auténtica noria (6-7, 6-3 y 6-3). Mientras que la zurda centroeuropea de 19 años hizo lo propio y con más autoridad ante la británica Johanna Konta (7-5 y 7-6). Barty saldrá seguro de París como número 3 del mundo.

Barty-Anisimova

En la pista Suzanne Lenglen se medían la australiana Ashleigh Barty la americana Amanda Anisimova. Un duelo que se sería auténticamente de locos. La oceánica arrancaba como un auténtico tiro bajo el cielo encapotado de París. Le salía todo. Cualquier cosa que intentaba. No fallaba una bola, estaba enchufadísima, Anisimova no sabía bien como responder ante tal arsenal de golpes. Le había pillado por sorpresa.

Era sonrojante el repaso y el serio correctivo que se estaba llevando una jugadora que hacía no demasiadas horas pegaba el gran petardazo del torneo al echar del mismo a la vigente campeona, la rumana Simona Halep. En apenas un cuarto de hora, Barty estaba con 5-0 y con 15-40 para llevarse el primer set. Sin embargo todo cambió a partir de ahí. La tenista de 17 años despertó y con el orgullo herido comenzó a remontar. A Barty le empezaron a entrar dudas y el partido ya fue otro.

A la jovencísima americana le salía todo ahora. Embalada hacia la remontada que iba viendo como Barty cada vez perdía más y más prestaciones. Anisimova remontaba y aunque no pudo cerrar con su saque para 7-5 si lo haría en el desempate donde de nuevo la que había tenido la iniciativa había sido la australiana. Por 7-4 ponía el primer set, y de manera escandalosamente sorprendente, a su favor.

En la segunda manga se invirtieron los papeles. Anisimova rozaba con la yema de los dedos la final de Roland Garros. Hilaba 16 puntos, es decir, tres juegos seguidos en blanco para el 3-0. Barty tenía pinta de estar fuera completamente. Sin embargo, no fue así. Un juego ganado, el juego de la honra, que en este caso sería el de la reacción. La australiana volvía a creer en ella y recuperaba su juego para voltear el resultado y clavarle seis juegos seguidos a la americana. Increíble. Teníamos la semifinal igualada, nada extraño, pero sí de la manera en la que se había producido.

En la tercera manga, mucha igualdad al inicio, si bien Barty acabó por imponer la inercia ganadora que llevaba. Solo en el tramo final y con bolas de partido en contra se vio a la Anisimova que remontaba el primer set. Hasta 5 salvó la americana, no pudiendo con la sexta. Barty sellaba por 6-3 la victoria final y se metía en su primera final de Grand Slam.

Vondrousova-Konta

En la otra semi, jugada en la Simonne-Mathieu, checa y británica se medían en un duelo curioso. Curioso porque fue la nacida en Sídney la que tiró del marcador en ambas mangas. Siendo agresiva, jugando bien los paralelos, dominaba al juego más de control de Vondrousova. Sin embargo, la checa se aferraba en los momentos clave y sabía sacar de sus casillas a la británica a la que la empuñadura le resbalaba más de la cuenta a la hora de cerrar los sets. En ambas mangas sirvió para ganar el set. No pudo hacerlo en ninguna y la joven de 19 años imponía en los momentos clave una mayor determinación y tranquilidad para llevarse el partido. En el segundo parcial, el desempate fue claro para ella por 7-2. Espectacular torneo el suyo, metiéndose en una final de Slam con menos de 20 añitos, y sin perder un solo set hasta el momento. Increíble lo suyo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes