O'Shannessy, la mente que hay detrás de la estrategia de Novak Djokovic

Entrevistamos al analista estratégico del N1 del mundo. "Sabía lo que iba a ocurrir en la final de Australia contra Nadal antes de que comenzara", revela.

Entrevistamos a Craig O'Shannessy en París. Foto: José Morón
Entrevistamos a Craig O'Shannessy en París. Foto: José Morón

Hace tiempo que os venimos hablando de la figura de Craig O'Shannessy. Es el analista estratégico número 1 en el mundo y lleva muchísimos años dedicándose a expandir su conocimiento dentro del mundo del tenis como entrenador y analista. Trabaja para la ATP y la WTA, así como para los Grand Slams, además de otros medios de información a lo largo y ancho del globo. Durante su carrera ha trabajado con muchos tenistas y diversas federaciones y academias pero por lo que se ha hecho verdaderamente conocido es por trabajar junto a Novak Djokovic.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Un número 1 como el serbio no podía trabajar con un analista que no fuese también el número 1. Hace tiempo que contacté con Craig para poder charlar con él y aprovechando que nos encontramos en Roland Garros, le pedí "robarle" 30 minutos para poder conocer un poco más de su trabajo y que tanto aficionados, como periodistas y profesionales de este deporte sepan que Craig abandera un cambio de método a la hora de trabajar, usando la tecnología y el Big Data, y que haría cambiar el tenis tal y como lo conocemos. Es cuestión de tiempo que una figura como la suya aparezca de forma recurrente en el box de todos los jugadores top y que se innove en la forma de entrenar y preparar los partidos.

¿Cómo empiezas tú en el mundo del tenis?

Me involucré en el tenis como junior, quizá un poco más tarde tras cumplir los 11 años. Al lado de mi casa había tres pistas de tierra y comencé a tirar la pelotita contra la pared. A partir de ahí empecé a jugar mucho como junior y tras finalizar esa etapa, comencé como entrenador en Estados Unidos.

¿Y cuándo empezaste a analizar partidos?

Creo que tiene mucho que ver en eso cuando era junior. No entrenaba de la forma típica que se entrena en academias, sino que jugaba muchos sets. Había días que jugaba seis, siete, ocho o nueve sets. En los fines de semana, igual. Set, tras set, tras set. Jugando tantos sets de junior, eso ayudó a crear una mente estratégica. Cuando me hice entrenador, lo único que quería era ayudar a mi jugador a ganar partidos y me pregunté en qué debía centrarme más. ¿Debía ser nutrición, fitness, técnica, mejores golpes? ¿Estas cosas son las más importantes para ganar partidos? Entonces descubrí que lo más importante es hacer jugar mal al adversario al otro lado de la red y sacar a la luz sus puntos débiles.

¿Importa más eso que jugar muy bien uno mismo?

Siempre va a importar más que hagas jugar mal al rival. Hoy hablaba con un junior y le pregunté cuántas veces en los últimos 12 meses había salido de un partido diciendo que todo, absolutamente todo le había salido. Su derecha, revés, saque... Me dijo que dos veces. Había jugado 50 partidos y solo había sentido eso dos veces. En los otros 48, no. Por eso, lo más importante es hacer que tu rival juegue mal.

Tiene sentido.

Cuando uno no juega como quiere, se enfada, se frustra, y empieza a buscar más el winner. Eso te puede llevar a más errores y frustrarte más y olvidar que también hay que hacer jugar mal a tu oponente. Si ocurre que el rival juega perfecto, felicidades, pero eso ocurre muy pocas ocasiones, por eso es mejor centrarse en lo otro.

¿Y cómo analizabas los encuentros?

Con la ayuda de un software, que me permitió grabar los partidos. De ahí, pude ver el tenis desde otro prisma. Así pude descubrir que hay diferentes patrones de juego. La gente ve el tenis como si fuera un pinball, a veces parece que la pelota va hacia allí, luego hacia aquí, luego a la línea, de derecha a revés y todo parece aleatorio pero no lo es. Todo tiene un patrón. Y con eso, pude analizar los patrones y sacar porcentajes de cuántos puntos ganas si sacas abierto en el lado del deuce, cuántas veces regresa la pelota, etc, etc, todo eso me ayudó tremendamente como entrenador para analizar bien el juego.

¿Dirías que el tenis es predecible?

¡Sí! Es muy predecible. Una vez conoces los patrones de juego de los tenistas, se convierte en algo predecible. Imaginemos la pista y agarremos el cuadro de saque para dividirlo en cuatro partes: el lado abierto, uno; cuerpo/derecha, dos; cuerpo/revés, tres; y la cuarta es el lado de la T. Si lo conoces todo sobre estas cuatro partes, puedes predecir dónde volverá la bola. El fondo de la pista, igual, lo divido en A, B, C y D. Si estudias esto, hay un alto nivel de predictibilidad ya que según dónde aterrice la pelota, el lado natural de regreso puede ser dos lugares. B va a B, C va a C, D va a D. Si optas por el D, que es abierto, tienes más riesgo de que se vaya larga y recibir una bola angulada. Una vez entiendes el A, B, C y D, el tenis se vuelve más predecible.

De los tenistas que has estudiado, ¿quién tiene el juego menos predecible?

Diría que Novak. Roger, Rafa, Zverev... todos juegan de una forma. Novak, no. Estudiando a Agassi, descubrí una cosa. En Washington 1998, enfrentándose a Draper, Andre no paró de colocar la bola en el lado del deuce. En el partido que enfrentó a Philippousis en Australia, en el año 2000, cargó todo el juego en el lado de la ventaja. Y en la final de Australia, ese mismo año, ante Kafelnikov, lo que hizo Andre fue correr, correr y correr. Tres partidos y tres planes de juego distintos. ¡Eso es Novak! Esa es la mentalidad que le he hecho que tenga. Cuando juega ante distintos rivales tiene distintos estilos y distintos planes de juego, por eso es tan difícil de leer.

¿Toda esta información que tú tienes es privada o también otros entrenadores pueden acceder a ella?

Un poco de las dos cosas. En mi página web, Brain Game Tennis, hay nueve cursos. Acabo de lanzar el último, llamado Dirtballer, que habla sobre jugar en tierra batida. Cualquiera que quiera acceder a esa información, puede comprarla. También, publico cosas en mi web, en la web de la ATP, en el New York Times... comparto cosas de forma gratuita ya que considero que es importante también dar a conocerlo. Estoy en este mundo para ganarme la vida, claro, pero también para compartir parte de ese conocimiento y decirle a los entrenadores: 'Hey, esto es importante y si quieres ganar más partidos, puedes hacerlo'.

La figura que tú formas en el grupo de Djokovic, ¿quién la hace en otros grupos?

Deberías preguntarle eso a los jugadores (risas). Yo soy el único analista estratégico que conozco. Espero que haya muchos más en el futuro y que los jugadores implementen a alguien así en sus equipos. Todos los tenistas intentan obtener información de sus rivales y lo que hacen es ir a Youtube y ver algunos partidos. Esto ya está anticuado. La tecnología puede ayudarnos a entender el deporte como nunca antes.

Leyendo sobre ti, descubrí que fuiste el "culpable" de la estrategia que Dustin Brown utilizó para ganar a Nadal en Wimbledon 2015.

¡Fue un día increíble! A veces, puedes ayudar a un jugador con solo unas palabras. Hace años estuve trabajando en una academia en Alemania y Brown era uno de los chicos que entrenaba allí. En ese año, en Wimbledon, me encontré de nuevo con él y le dije que si necesitaba ayuda durante el torneo, que me lo dijera. En segunda ronda le tocó Nadal y preparamos la estrategia durante un par de días. Le enseñé sus patrones de juego. Le enseñé vídeos. Él ya se había enfrentado a Rafa en Halle pero en Wimbledon era otra cancha y otro momento diferente.

Y le venció.

Lo hizo. Para mucha gente fue una derrota sorprendente. Recuerdo que el propio Rafa dijo que había sido su peor derrota y no creo que eso le diera demasiado crédito a Dustin, porque lo hizo muy bien y Rafa no tanto. Creo que hicimos los deberes mejor de lo que lo hizo Rafa para ese partido. Poder haber ideado la estrategia, haber estado en el box apoyándole, en la mejor pista del mundo y frente a un campeón como Rafa, ese fue el mejor día de mi vida.

¿Y cómo terminaste conociendo a Djokovic?

A través de Gordon Uehling, un gran amigo suyo. Gordon dirige varios centros de tenis en Nueva York y un día, hablando sobre introducir mi trabajo en sus centros, me dijo si no le había hablado a Djokovic sobre esto. Gordon me puso en contacto con Marian Vajda y nos encontramos en Montecarlo, en el año 2016. Allí le mostré lo que hacía y cómo podría ayudarle. Luego, no volvimos a encontrarnos hasta el US Open y le volví a insistir en que podría ser un buen activo para su equipo. No fue hasta inicios de 2017 cuando empecé a trabajar con él activamente. Ha sido un tiempo increíble, hasta ahora.

¿Y cómo es trabajar junto a Novak y Marian?

Disfruto mucho trabajando con ellos, especialmente con Marian. Nos involucramos mucho y siempre estamos de acuerdo. Lo que te hablaba antes del A, B, C, D, lo integré por completo en el juego de Novak y eso le ha ayudado mucho a entender mejor a sus rivales.

¿Qué destacarías de Djokovic? No solo como tenista, sino como persona.

Su habilidad de absorber información e implementarlo para su plan de juego, su habilidad de no centrarse solo en él sino también su oponente y su habilidad de "confundir" a los rivales, ya que muchas veces cuando se espera que haga una cosa, la cambia. En cada partido hay diferentes escenarios y para cada escenario hay un plan de juego. A veces hay una cantidad de información muy grande, pero Novak tiene la habilidad de saber lo que hacer en cada momento.

La gente destaca mucho la mentalidad de Nadal, pero, ¿qué dirías tú de la de Novak?

Mira, a Roger le llevó un montón de años descubrir cómo jugar ante Rafa. Y de repente, en 2017 le gana en Australia, Indian Wells, Miami y Shanghái. ¡Lo descubrió! Pero durante muchos años, no tenía ni idea de cómo jugarle. Con el paso de los años, Novak descubrió mejor cómo jugarle a Nadal y a Roger. De hecho, tiene el récord de victorias ante los dos. Pienso que en cuanto a absorber información, implementar planes de juego y resolver problemas, pondría a Djokovic ligeramente por encima de ellos dos.

Del éxito reciente que ha tenido Djokovic, ¿qué porcentaje de influencia has tenido tú?

(Risas) ¡Es complicado! No te puedo decir un número, pero lo que sí te puedo decir es que cada partido en el que establezco el plan de juego, a veces desde algunas partes del mundo, ya que no viajo a todos los torneos y otras veces aquí, como es el caso, me siento con Marian y Novak y lo ponemos todo en claro. Novak ya había ganado 12 Grand Slams antes de que yo apareciera y era muy exitoso antes de que yo tuviera alguna influencia. Lo que yo hago es ayudarle a entender mejor a sus rivales y eliminar malas derrotas de la ecuación. Esas típicas derrotas ante rivales que no conoce porque nunca se había enfrentado antes. Ya nadie puede resultar una sorpresa así. Pero al final de todo, es él quien está ahí golpeando a la pelota.

¿De qué partido te sientes más orgulloso de los que has trabajado con Novak?

Final del Open de Australia 2019, contra Nadal.

¿Por qué?

Sabía exactamente cómo iba a producirse ese partido antes de que comenzara. A veces, algunos planes de juego simplemente los clavas. Hay días mejores que otros pero en ese en particular, todo salió perfecto. Es que sabía lo que iba a ocurrir. También en las semifinales de Wimbledon del año pasado. Rafa era el favorito y me llevó mucho tiempo analizarlo, sobre todo aquella noche después de que se aplazara para el día siguiente después de los primeros tres sets. Hubo cosas sobre la selección de disparo de aquellos tres primeros sets que de no haberlo analizado, Novak hubiera perdido el partido.

Sé que no puedes darme demasiados detalles sobre la final de Australia pero fue una actuación aplastante de Djokovic sobre Nadal.

(Risas) Rafa jugó muy bien durante todo ese torneo pero yo hice muy bien mis deberes. Sabía exactamente dónde era más débil y es que Rafa tiene debilidades en ciertas zonas de la pista pero debes ahondar en ellas porque no son obvias. Sabía lo que iba a ocurrir. A veces me preguntan qué va a pasar y les digo: 'Djokovic gana en sets corridos'. Para ese encuentro estaba súper confiado de que iba a ser así. Funcionó exactamente tal y como esperaba. Tras ver solo el primer juego de la final, dije: 'Se acabó, hemos ganado'.

Sobre Dirtballer, que hemos hablado antes, has analizado muchísimos partidos de Roland Garros y has sacado las métricas más importantes para ganar partidos y en las primeras están, puntos ganados con el primer saque, puntos ganados con el resto de primer saque, puntos desde la línea de fondo y la más importante, disparos de 0-4 intercambios.

Sí.

Se puede decir que son las mismas métricas que en pistas rápidas, ¿no?

¡Exacto! Antes de 1991 no teníamos datos. A partir de ese año es cuando empezamos a tener información. La tierra ha cambiado mucho a lo largo de los años y el sistema de entrenamiento que se tiene en esta superficie se basa en conjeturas. En el tenis, cuando conjeturas tienes muchas probabilidades de equivocarte.

Entonces, ¿no se está entrenando de la forma adecuada?

Absolutamente no. El sistema de entrenamiento se basa en hacer punto tras punto y devolverla. Practicar derecha, derecha, derecha, revés, revés, revés. El problema es que en los partidos, esto no ocurre así. Crees que sí, pero no. Nunca antes se había estudiado el juego en la tierra batida y es la primera vez que se han sacado datos en estudios y para muchos entrenadores ha sido un shock. Lo que más he escuchado de los entrenadores es 'Wow, estaba equivocado' y 'Voy a reajustar el trabajo que venía haciendo'. Llevo años trabajando con la Federación italiana y han implementado estos planes de juego con los jugadores y como habrás podido ver, el tenis en este país está creciendo. Dirtballer es algo que puede ayudar a muchos entrenadores sobre tierra batida. He estudiado mucho a Rafa en esta superficie.

Te pongo un caso. Próximo domingo, final de Roland Garros. Djokovic frente a Nadal. ¿Tendrías ya una estrategia preparada para derrotarle en tierra de igual forma que la tenías en Australia?

Te diría que al 75% sí la tengo. Ese 75% no va a cambiar contra Rafa ni en Wimbledon ni Australia ni París. El otro 25% es diferente. Ese 25% corresponde a lo que viene haciendo aquí. Quizá está jugando con más spin, con más derechas de lo normal, o juega más profundo. Mi trabajo consiste en averiguar qué hace en ese 25% y cómo derrotarle. Pero para ese partido aún queda. Novak sigue en cuartos. En el caso de que llegase, estaremos preparados.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter