Claves del triunfo de Federer sobre Wawrinka y motivos para su optimismo

Desgranamos a nivel táctico el buen hacer de Federer ante su compatriota y cómo podría plantear el partido de semifinales ante Nadal.

Roger Federer en Roland Garros 2019. Foto: gettyimages
Roger Federer en Roland Garros 2019. Foto: gettyimages

El mundo vuelve a rendirse a Roger Federer. Muchos eran los que dudaban de sus posibilidades de éxito en tierra batida después de cuatro años sin disputar el Grand Slam parisino y tres sin competir en esta superficie, pero el hecho de que un hombre de 37 años se haya metido en semifinales de Roland Garros 2019 no hace sino acrecentar su leyenda. Al suizo suele atribuírsele un talento innato, una facilidad para ejecutar golpes tan preciosistas como efectivos que suponen el sumun de la elegancia en la historia de este deporte. Sin embargo, no se habla tanto de un factor clave en su éxito y longevidad como es la impresionante capacidad que ostenta para leer el juego. Roger entiende el tenis como nadie y ha alcanzado un conocimiento de sí mismo a raíz de la experiencia que le permite amoldar su juego en cualquier contexto y encontrar soluciones a cada desafio que se le presenta.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Su duelo frente a Stan Wawrinka constituye ya uno de los partidos más destacados de esta edición del torneo y quedará en la historia por el significado que tiene ver al suizo vencer a un gran jugador en tierra batida y al mejor de cinco mangas, citándose con Rafael Nadal en las semifinales. Nos hemos propuesto hacer una radiografía exhaustiva de cuáles fueron los momentos cumbre del encuentro y, sobre todo, cómo sabe gestionar a nivel táctico Federer esas situaciones límite en las que parece superado pero acaba emergiendo con fuerza. Mucho se ha hablado de sus subidas a la red, algo absolutamente contracultural en estos tiempos y más en arcilla, pero hay muchas más aristas en su juego que merecen ser analizadas.

Embed from Getty Images

-Solidez de fondo de pista y cambios de altura en los primeros sets. Repasando las estadísticas generales del encuentro, nos damos cuenta de que Roger subió a la red en 60 ocasiones, cifra muy alta. Sin embargo, en los dos primeros parciales tan solo se produjeron 14 de esas subidas. ¿Cómo interpretar esto? A muchos sorprendió el cariz que tomaba el encuentro en sus compases iniciales. Federer era agresivo, pero no rehuía los peloteos, cambiando mucho las alturas con su drive. Se sintió dominador en los compases iniciales, llevó la manija del encuentro desde el fondo y desbordaba a su rival con golpes paralelos. Especialmente curioso fue verle atacar con el revés paralelo liftado, reduciendo al máximo sus cortados. Cuando quería cambiar el ritmo lo hacía con dejadas de resto, un golpe solo a su alcance prácticamente. Le funcionó a las mil maravillas durante el primer set, pero en el segundo se vio superado. Wawrinka se metió en pista, incrementó la potencia de sus golpes y buscó tiros más profundos y menos angulados. Dio la vuelta al partido y sacó de su zona de confort al de Basilea.

-Cambio de estrategia en el tercer parcial. Es interpretable el cambio de rumbo que tuvo el partido; algunos lo ven como una reacción magistral de Stan, otros como un cierto cansancio de Federer para jugar de fondo y ser preciso. Puede ser un conglomerado de ambas cosas, pero el caso es que Federer cambio radicalmente su estilo. Siguió abriendo la pista con su servicio, buscando tener porcentaje de primeros saques (acabó el partido con un 63%, de los cuales ganó el 77%). Viéndose superado de fondo de pista por Wawrinka, comenzó a arriesgar más y subir con frecuencia. Buscaba el revés alto de su contrincante y asumía riesgos de drive, planteando algún cambio de efecto y velocidad con el revés cortado. Sus subidas a la red con segundo saque sorprendieron en repetidas ocasiones a Stan.

Embed from Getty Images

-Media de intercambios en cada punto. Este dato muestra a las claras que se acabó jugando a lo que quiso Roger. Era evidente que al de Basilea le interesaban puntos rápidos, ritmo alto y cara o cruz. Wawrinka se sintió siempre incómodo, viéndose apretado en su servicio y teniendo que afrontar situaciones límite en todo momento. La media final de golpes por intercambio fue de 3,34 golpes por punto, pero lo más sorprendente es la efectividad de Federer también en puntos largos: se disputaron 23 puntos de más de nueve golpes, con un balance de 16-7 favorable al considerado como mejor jugador de la historia por muchos.

-Juego en la red sometido al prueba-error. De nuevo, esto fue una lección de madurez por parte de Federer. De las 14 subidas hechas entre el primer y segundo set, ganó 8. Cuando la bola le llegaba al revés voleó casi siempre paralelo, temiendo la habilidad innata de Wawrinka para mover la mano con su revés y encontrar el passing. Fue una estrategia equivocada, y se afanó en corregirla ipso facto. En el tercer parcial (17/23 puntos ganados en la red) y la cuarta manga (16/23), buscó voleas cruzadas que movieran a Stan y le obligaran a golpear en movimiento y las alternó con sutiles voleas cortas a las que un Wawrinka muy desplazado no podía llegar. Roger terminó con 41/60 en puntos ganados en la red, demostrando cuál es su secreto para ser efectivo en la red.

-Efectividad del segundo servicio. En los últimos tiempos se ha visto a Federer sufrir mucho cuando no conectaba primeros saques. En momentos de tensión bajó su porcentaje, como por ejemplo en el juego con el que cerró el partido, pero fue capaz de encontrar en la tierra batida un aliado para efectuar golpes con muchos efecto, desplazar a su rival y ganar pista. Jugó 55 puntos con segundo saque, de los cuales consiguió ganar 32, un porcentaje del 58% muy valorable.

Embed from Getty Images

-Inteligencia al resto. Simplemente magistral lo que hizo el suizo. Se metía en pista cuando su rival se disponía a ejecutar el primer servicio, buscando golpes de poco recorrido y sin buscar más que profundidad. Consiguió disponer de la friolera de 18 pelotas de rotura y redujo al 46% la efectividad de Wawrinka con segundo saque. El de Lausana tuvo problemas para interpretar la posición de Roger al resto, ya que fue variando a lo largo del partido. Tendió a recluirse dos o tres metros por detrás de la línea de fondo para restar el segundo servicio con más margen, y buscar una profundidad que le permitiera entrar en la pista, mientras que con el primero restaba prácticamente pisando la línea de fondo.

La gran pregunta que sobrevuela la mente de todos los aficionados es, ¿cómo puede jugar Roger Federer para hacer daño a Rafael Nadal? Uno de sus grandes pilares ante Wawrinka, como fue abrir la pista con el saque por el lado del revés del suizo, pierde mucha efectividad ante el balear por su condición de zurdo y la capacidad innata de Nadal para encontrar passings shots. Federer tendrá que ser mucho más cauto subiendo a la red, pero de fondo de pista tendrá complicado enfrascarse en una batalla tú a tú. Su buen hacer con el revés supone la gran esperanza para Roger, cuyo principal cambio estratégico en los últimos duelos contra el español ha sido meterse en pista y ser agresivo con su revés a una mano, reduciendo los cortados y minimizando así la altura que adquiere el drive de Rafa.

Embed from Getty Images

Una tendencia que ya se aprecia en su juego en estos últimos tiempos es la de cambiar el ritmo con dejadas y abrir mucho ángulo con su revés a una mano. Sus subidas a la red podrían ganar en efectividad si es capaz de encontrar el revés del español con primer servicio, obligándole a golpear en movimiento. Da la sensación de que el gran aliado de Federer será jugar sin presión, no tener nada que perder y buscar ser muy agresivo. Se avecina una gran batalla táctica en las semifinales de Roland Garros 2019.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter