Thiem deja fuera a Monfils, último representante francés

El número cuatro del mundo, Dominic Thiem, domina con claridad a un apagado Monfils, incapaz de plantar cara al austriaco (6-4 6-4 6-2).

Dominic Thiem. Foto: Getty
Dominic Thiem. Foto: Getty

Se presumía la cita entre Dominic Thiem y Gael Monfls como unas de las señalas en el día de hoy pero no hubo lugar para la emoción, por más que el público local intentara encender a su jugador con el ímpetu que le caracteriza. El finalista de 2018 se impuso con una tremenda convicción, sumando una nueva victoria, afianzando su candidatura. Ganar a Thiem en arcilla, a cinco sets, se ha convertido en un verdadero reto. El austriaco se medirá en cuartos de final ante Khachanov o Del Potro.

En menos de dos horas, Thiem selló su pase a los cuartos de final sin necesidad de mostrar un gran nivel. Dueño del ritmo del encuentro, suya fue la iniciativa y el dominio para decidir, de manera unilateral, cuándo y cómo pasar a la acción y ampliar los márgenes y las ventajas. Sólo una bola de break afrontó en todo el partido, aprovechando, dicho sea, de un día cuanto menos deslucido, de un Monfils falto de combatividad y apagado en lo mental y lo físico. El lenguaje corporal y la ausencia de su habitual explosividad transmitieron la sensación de que las cosas no fluían para quien era el último representante 'vivo' en el cuadro masculino de Roland Garros.

Y es que el galo regaló muchos metros de pista, confiando en su capacidad para cubrir y recuperar metros de pista y devolver cuantas bolas fuesen necesarias para atrapar a Thiem en los intercambios más largos, pensando en generar mucho más desde las transiciones y el contragolpe. Si bien el austriaco se separa de la línea de fondo en el resto y en los diálogos más acentuados con tal de procurarse tiempo para imprimir su potencia, el servicio del francés no ayudó a reducir las diferencias.

Con 27 golpes ganadores y tan solo 14 no forzados, el austriaco jugó mucho de atrás hacia delante. Comenzando con la panorámica más abierta, su dominio con la derecha ante la posición tan retrasada del galo le confirió innumerables pelotas cortas que trató con su habitual determinación. Una vez se hizo con el break y cerró la segunda manga, el partido se apagó por completo. Monfils no estaba mentalmente, inmerso en la nube que le define como un competidor cuanto menos difuso y discontinuo.

Aumentando su porcentaje de primeros servicios y abrochando hasta cinco de las doce pelotas de rotura que tuvo a su favor, Thiem silenció a una Philippe Chatrier que no tuvo cómo celebrar un choque, comparándolo con el Nishikori-Paire, que decepcionó por la poca igualdad que se percibió desde el primer hasta el último turno. Thiem conocerá más tarde su rival, que saldrá del duelo entre el ruso Khachanov y el argentino Del Potro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter