Nadal inclina con claridad a Londero

Rafa Nadal se mete en los cuartos de final de Roland Garros 2019 tras vencer al argentino Londero en tres cómodas mangas (6-2 6-3 6-3).

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

Rafa Nadal no encontró excesivas dificultades para derrotar a una de las sensaciones de este Roland Garros y también de la temporada, el argentino Juan Ignacio Londero, a quien mantuvo en control y a quien obligó a tomar riesgos que su parcela ofensiva no puede sostener. El sudamericano falló mucho y no puedo defenderse de las bolas altas y pesadísimas del español, que si bien no brilló como ante Goffin, pues no lo necesitó, no tuvo que emplearse a fondo para establecer amplias diferencias en el juego y tempranas ventajas en el marcador.

Lo que sí hizo muy bien, y ya ha estado destacando en comparecencias anteriores, fue sacar. El servicio del español está respondiendo muy bien, tanto en fluidez y porcentajes como en la precisión de las direcciones. El español llega a las rondas decisivas con un primer tiro determinante en momentos bajo presión, sorprendiendo con variedad de direcciones y encontrando un contexto facilitador para cerrar la jugada o comenzar con iniciativa la mayoría de los intercambios. Más del 70% de primeros y más del 70% de puntos ganados con primer servicio así atestiguan su gran calibre.

Desde ahí, y con roturas de servicio tempranas, Nadal administró con firmeza, solvencia y certezas todas las ventajas que se generó. En lo referente al juego, Londero acusó los nervios por todo lo que tenía que templar y reconocer. No había enfrentado nunca a un rival de la categoría de Rafa, ni al propio Nadal, con lo que ello significa, ni tampoco una ronda avanzada de un Slam con tanta gente observando. Lo que intentó Londero es lo que se entiende como plan necesario para tener opciones de competitividad, encontrar un ritmo de golpeo y un tipo de intercambio que agrediera a Nadal, con valentía, mientras se aseguraba un buen nivel defensivo para avanzar desde las transiciones hacia el ataque. Un plan fácil de pensar, muy difícil de llevar a cabo.

El segundos et discurrió por senderos muy similares. Londero dejaba gestos de impotencia, algunos relacionados con el fuelle físico -"me cuesta, me cuesta", refiriéndose a la respiración- ante la tranquilidad con la que Rafa incomodaba sus golpes y lograba posiciones muy ventajosas en lo posicional y otros tantos errores del sudamericano, que se excedía en ímpetu para intentar inquietar. Fue cuando más abajo estaba en el marcador, sin nada que perder, cuando Londero se soltó.

Comenzó a pegar más duro, incluso con break abajo, metiendo a la gente en el partido. El público tomó partido por su raqueta y encendió los últimos juegos del partido. Londero fue con todo para dejar buen sabor de boca y un último conato de competitividad, pero Rafa, con su experiencia y su calidad, trabó la acometida de su rival y cerró el encuentro para citarse con Nishikori o Paire en cuartos de final.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter