Thiem supera una dura prueba de fuego

Es su hábitat natural, donde se siente cómodo, donde juega sin presión permitiendo que su tenis fluya libre como manantial de agua. Atesora ya numerosos títulos sobre tierra batida, pero busca en esta edición de Roland Garros inscribir su nombre en el Olimpo del tenis mundial. Tras rozar la proeza en estas últimas ediciones, Dominic Thiem espera al fin en convertirse en el nuevo rey de la arcilla, pero para ello aún tiene que superar varias pruebas de fuego. Hoy en el encuentro perteneciente a la tercera ronda, el jugador austríaco volvió a sufrir más de la cuenta para deshacerse de un combativo Pablo Cuevas, al cual derrotó por 6-3, 4-6, 6-2 y 7-5 en una hora y 37 minutos de juego. Su próximo rival será el francés Gael Monfils.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes