Roland Garros se pone bonito

Os mostramos los nuevos cambios introducidos en este año en Roland Garros y cómo quedará todo para la edición de 2020, cuando las obras concluirán.

Vista de cómo quedará la nueva Philippe Chatrier con techo. Foto: FFT
Vista de cómo quedará la nueva Philippe Chatrier con techo. Foto: FFT

"Estamos un poco perdidos". Es una frase recurrente estos días entre tenistas, periodistas y otras personalidades que estaban acostumbrados al antiguo complejo de Roland Garros, que en este 2019 ha sufrido un lavado de cara importante para adaptarse a los nuevos tiempos. Aún a medio camino del lugar donde quieren estar, no son pocas las novedades introducidas en esta edición que está haciendo que jugadores y espectadores disfruten de uno de los torneos más bonitos y con más historia del circuito.

Allá por el año 2011, la Federación Francesa sentó las bases de la remodelación de Roland Garros. Sus otros hermanos Slams habían comenzado a modernizarse, poniéndose en marcha para techar alguna de sus pistas y acondicionar sus instalaciones mientras que París empezó a quedarse atrás. Situado al lado del Boulogne-Billancourt, varios grupos ecologistas pararon varias veces las obras considerando que se atentaba contra el espacio natural en el que está situado el torneo. Esto retrasó más de la cuenta toda grúa que tenía la intención de trabajar y mover una piedra.

Finalmente, tras muchos años de lucha en los despachos, se levantó la barrera para que ya desde el final de la edición de 2018 se comenzara a contrarreloj para remodelar el recinto y convertir Roland Garros en el estadio "más bonito del mundo", tal y como desearon desde la organización. En París saben que los terrenos y su alrededor no le permiten competir en infraestructuras con el US Open o el Open de Australia, tampoco con la historia y lo peculiar del All England Tennis Club, por eso decidieron darle un toque diferente al torneo y adaptarlo al entorno, respetando todas las zonas verdes que le rodean.

Porque Roland Garros quiere hacerse verde. Uno de los proyectos más importantes consiste en derribar la famosa Pista 1, comúnmente denominada la Plaza de toros por su figura circular. Eso se producirá al final de este edición y en su lugar no se levantará ningún otro estadio sino que se abrirá una zona llamada el Jardín de los Mosqueteros, una explanada verde de más de una hectárea al lado de la Chatrier y que ayudará al tránsito de personas entre estadios y para que muchos espectadores se sienten o se acuesten sobre la hierba para disfrutar de la megapantalla que situarán fuera de la Central. Pero la joya de la corona, sin duda, no es otra que la nueva Philippe Chatrier.



Recreación del Jardín de los Mosqueteros. Foto: FFT

Se ha remodelado en un 80% para hacerla más espaciosa. Toda la grada, así como sus asientos, es nueva y solo le falta el techo y las luces. Eso llegará para 2020. El año que viene la veremos terminada al 100% y por fin tendrá la ansiada cubierta que la preservará de la lluvia y que dicen se cerrará en menos de 12 minutos. Este año y de forma provisional, la sala de prensa está situada a las afueras de la Chatrier, debajo del museo, pero para 2020 regresará a los sótanos de la Central donde todo será mucho más cómodo tanto para periodistas como tenistas a la hora de cubrir la información y es que los jugadores tienen que cruzar por en medio de las masas para ir a conferencia de prensa, con la consecuente algarabía de la gente, que intenta acercarse a ellos para cazar algún autógrafo o hacerse una foto.

Para compensar la pérdida de la Pista 1, el torneo ya ha construido este año la Simonne-Mathieu. Tercera pista en importancia en cuanto a nivel de espectadores (capacidad para 5000), es una de las canchas más peculiares de todo el mundo. Cuando preguntas por ella a cualquiera, no encuentras a nadie que no le haya gustado. Semienterrada, está rodeada de un invernadero con plantas que evocan la flora tropical de América del Sur, África, Asia y del Sudeste de Australia. Sin duda, es algo único en todo el mundo.



Pista Simonne-Mathieu. Foto: FFT

Se espera también una reestructuración del resto de pistas más pequeñas en Fonds des Princes, con la creación de la Pista 18, con capacidad para 2200 personas y que estará situada al fondo del complejo. En total, serán más de 350 millones de euros los invertidos para hacer que París tenga un torneo moderno y adaptado a los tiempos actuales y que sin duda hará las delicias de todos los que vengan a disfrutar de este maravilloso torneo.

No faltará la presencia de plantas y jardines en el resto de espacios en el recinto. El verde rodeará a Roland Garros para dar paso a un nuevo torneo, totalmente remodelado, pionero en aportar su granito de arena al medioambiente y que supondrá una parada fija para cualquier aficionado a este deporte.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes