Londero, el tenista que viaja con una licuadora y una balanza

Hablamos con el argentino en París y nos confiesa que se pesa siempre antes de dormir para comprobar que no bajó ni un solo gramo de peso en el día.

Juan Ignacio Londero. Foto: zimbio
Juan Ignacio Londero. Foto: zimbio

A veces el tenis tiene historias maravillosas como la de Juan Ignacio Londero. El jesusmariense lleva un 2019 de locura. Después de no tener ninguna victoria profesional, se plantó en Córdoba y ganó el torneo. Eso le ha servido para ganar mucha confianza en sí mismo y en su primer Grand Slam, el Topo, tal y como le llaman, ha derrotado al cabeza de serie número 15 del cuadro, Nikoloz Basilashvili. Londero llega puntual a su cita con la prensa que le está esperando para felicitarle tras su tremenda victoria en París. Durante la charla, nos habla de lo mal que la pasó hace años y donde amagó con dejarlo todo así como nos cuenta su obsesión por ganar peso y cómo comprueba cada noche antes de dormir que no bajó ni un solo gramo.

¿Qué sensaciones te llevas del partido?

Feliz por el debut, que siempre son difíciles. Sabía que era un rival peligroso, con un Ranking alto pero que no venía teniendo una gran temporada. La sensación es única, parecida a la de Córdoba, cuando gané el torneo. Es una felicidad que no se encuentra en otro ámbito de la vida.

Lo importante que ha sido para ti el torneo de Córdoba, que te cambió todo.

Sí, quizá si no lo hubiera ganado no hubiera estado aquí aunque quién sabe, tenía Ranking 115 o 120 y no estaba tan lejos pero sí, el torneo de Córdoba a mí me cambió la vida. Me hizo poder estar más tranquilo desde hace tiempo, sabiendo que ya podía estar en los main draws de estos torneos y poder prepararlos bien, que creo que eso me ayudó mucho.

Qué diferente todo, de un tiempo donde quisiste dejarlo todo a verte ahora en este lugar.

Sí, en 2017 pasé una época donde no quería jugar más al tenis. A mediados de 2017 me tomé un mes para pensar qué quería hacer, si estaba preparado para dejarlo todo o darle una oportunidad más y se la di. Recuerdo que en esa segunda mitad de año entrené bien y me dije de ir con todo en esos últimos seis meses. Ese año acabé con ganas y en 2018 lo encaré de la misma manera, al palo con todo y creo que tuve una gran temporada, me sentí muy bien en los Challengers, ganando dos torneos y haciendo una final, con varias semifinales. Acabé el año como número 118 o así, de haber empezado el año 370.

Y este año diste el salto definitivo.

Este 2019 lo comencé con otra mentalidad. No es lo mismo empezar el año con ese Ranking que el 300. Cuando llegué a Córdoba, sentí que estaba preparado, porque si no, no ganas un torneo de ese calibre. Quizá no estaba preparado mentalmente, pero sí física y tenísticamente para ganarlo. Y ahí empezó todo.

¿Qué te sucedía en aquella época donde las cosas no iban bien?

No estaba con la cabeza puesta donde debía. No hacía las cosas todo lo bien que se deben hacer para jugar a un alto nivel. Para ello debes entrenar bien, comer bien, entrenar el físico bien, la conducta, no salir de noche... millones de cosas que parecen pequeñas pero que si ordenas todo esto fuera de la cancha, en la pista todo eso luego se nota.

¿Y qué haces ahora diferente respecto a antes?

No dejo ningún hueco libre. Me cuesta mucho la alimentación. Por ejemplo, viajo con una licuadora y con una balanza. Me peso todos los días y trato de no bajar nada. Si peso 100 gramos menos me tomo una botella de agua antes de irme a dormir para saber que me voy a dormir con mi peso.

¿Cómo es eso?

Sí, a veces no voy al baño antes de pesarme porque sé que son 200 gramos menos a lo mejor (risas). Son cositas que tengo en la cabeza y a mí me ayudan.

¿Qué peso debes tener?

Debería tener 73 kilos según me dijo el nutricionista y estoy en 70,500. Estoy tomando ganadores de peso media hora antes de irme a dormir. Antes de las comidas me tomo un batido con leche que tiene 1.300 calorías. Me cuesta engordar.

Tú que has vivido los circuitos ITF, Challenger y ahora los ATP, ¿cuáles son las mayores diferencias de trato al tenista en cada uno?

Ya hay mucha diferencia de los Futures a los Challengers. En los Futures no te dan ni bolas para el cambio, juegas con las mismas. En Challengers ya tienes jugadores que juegan muy bien que van a torneos grandes. Diría que hay más diferencia de Future a Challenger que de Challenger a ATP. En Future es que no tienes nada. Pero nada, nada. Agradecemos que nos den las bolas para jugar (risas).

¿Y qué tal tu experiencia en Roland Garros?

Muy bien, aquí hay tres o cuatro clubes donde todos tienen gimnasio. Las pistas son todas iguales. He jugado en los otros Grand Slams, obviamente en la Qualy, que es otra cosa, pero hoy en día el torneo que más me gusta es este.

Tú que has jugado el circuito ITF, ¿qué piensas del Transition Tour y que ahora hayan vuelto atrás y vayan a dar puntos para el Ranking?

Eso está bien. Creo que hubo mucho movimiento con el tema del Ranking y no sé si estoy de acuerdo, para bien o para mal. A muchos jugadores les afectó y les sacaron muchas posibilidades y ganas. Muchos querían empezar pero no tenían Ranking ni para jugar una Qualy. Creo que hay mucha esperanza al regresar al formato viejo.

¿Y qué opinas de la situación que vive actualmente el tenis femenino en Argentina?

Si te soy sincero, no sigo mucho el tenis femenino. A mí rara vez me vas a ver mirando un resultado de tenis o un cuadro. Con casualidad una vez a la semana me meto a ver resultados. Me encanta el tenis, me encanta lo que hago, pero no sé a veces ni en qué Ranking estoy. No soy fanático del deporte. Sé que se han juntado varias para conseguir sponsors y espero que lo puedan hacer. La situación en Argentina es complicada pero hay muy buenos entrenadores que las pueden hacer jugar muy bien.

Dices que no miras mucho los cuadros. Te dibujo el tuyo un poco: Gasquet en la siguiente y luego podrías encontrarte con Pella, al que ganaste en Córdoba. Y no sé si eso te motiva de cara a poder hacer segunda semana y enfrentarte en octavos con Nadal.

Falta mucho todavía. Son muchas cosas que se tienen que dar. Yo intento ir partido a partido porque de chico ver los cuadros me hacía la cabeza porque pensaba que quizá hacía final en el torneo y luego perdía en primera ronda y me iba con una depresión y una angustia grande. Desde hace dos años no veo los cuadros, solo el siguiente jugador.

¿Y con quién te motivaría más enfrentarte en un partido?

Con Federer. Para mí es el Rey del tenis. Si tuviera que poner una corona se la pondría a él. Me gustaría poder enfrentarme a él.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter