Jarry: “Aunque las cosas no salgan, siento que estoy creciendo”

El chileno se despidió de Roland Garros tras perder con Juan Martín Del Potro e hizo balance de todo lo positivo que se lleva de esta gira de tierra batida.

Nicolas Jarry en su partido ante Del Potro. Fuente: Getty
Nicolas Jarry en su partido ante Del Potro. Fuente: Getty

Es posible que Nicolas Jarry tarde unos días en hacer un balance justo después de caer en primera ronda de Roland Garros, pero el reto de Juan Martín Del Potro para abrir boca en un Grand Slam hubiera sido un problema para cualquier raqueta. El chileno de 23 años, que llegaba casi sin descanso después de haber salido subcampeón de Ginebra, arrancó bien ese encuentro para luego claudicar bola a bola frente al argentino. Hoy el resultado no acompañó, tampoco las fuerzas, pero todo lo logrado en esta gira de tierra batida merece hacer un análisis de gran alcance para sacar una conclusión real.

“Fue un inicio bastante errático y raro por parte de ambos. No fue un buen día, intenté al principio aprovechar las oportunidad que tuve y me pude llevar el primer set, pero después Juan Martín se puso un poquito más sólido y no pude encontrar el ritmo del partido. Después me dolieron las malas sensaciones que estaba teniendo dentro de la cancha, no pude revertirlas, tuve un mal desempeño y no estoy nada contento con mi presentación de hoy. No pude controlarme, tengo que seguir trabajando”, confesó el sudamericano en su charla postpartido con la prensa.

Ha sido una buena gira de arcilla, todavía tengo muchísimo que aprender, me llevo el consuelo de que pude poner nervioso a un Nº9 del mundo, él no estuvo cómodo en ningún momento y eso dice mucho de mí. Tengo que entrenar más fuerte que nunca ahora que ya estoy retomando la confianza y el nivel. Ahora se viene una gira emocionante de pasto que intentaré arrancar lo antes posible, no quiero darle muchas más vueltas a este partido. Estoy jugando muy bien y hoy creo que di un nivel muy digno ante Juan Martín”, añadió un Jarry que saldrá de París dentro de los 60 mejores del mundo si no pasa nada raro.

Está claro que los tiempos tampoco fueron los mejores, viniendo Nicolás desde Suiza con el cabreo de perder su segunda final profesional fusionado con la ilusión que representa encarar un Grand Slam. “Está claro que los días de adaptación siempre son buenos, a veces toca y a veces no toca, yo me quedo feliz del nivel y de venir después de hacer una final. No alcancé a prepararlo lo mejor posible pero uno nunca alcanza a prepararlo lo mejor posible, lo que había que hacer era luchar y competir, eso fue justamente lo que no logré hacer y por eso no estoy nada satisfecho conmigo mismo”, insiste el de Santiago.

Sus cuartos de final en Barcelona y su final en Ginebra quedarán por encima de sus decepciones en Madrid, Roma o París. Aunque le hagan falta unos días para verlo tras una dura derrota este martes. “La primera gira del año fue muy encima, venía jugando mucho en cemento y después de Copa Davis, una semana de mucha emoción, no pude volver a encontrarme con la arcilla. Traté de hacerlo lo mejor posible, pero tuve partidos muy apretados y no se dio mi camino. Intenté prepararme lo máximo para esta gira de tierra, empecé bien y terminé mejor aún. Este año estoy revirtiendo, las mejores sensaciones me las llevo de los partidos que fueron apretados. Sigo creciendo, mejorando, eso es muy positivo. Aunque las cosas no se estén dando, siento que estoy creciendo”, construyó antes de abandonar la sala de prensa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter