Tursunov: “Puedo ser brutalmente honesto si veo que el jugador no está comprometido”

El técnico ruso explica su método a raíz de algunas experiencias actuales junto a Aryna Sabalenka. “Las generaciones jóvenes deberían tener más paciencia”.

Dmitry Tursunov, entrenador de Aryna Sabalenka. Fuente: Getty
Dmitry Tursunov, entrenador de Aryna Sabalenka. Fuente: Getty

Cada maestrillo tiene su librillo, eso decía mi profesor de Sociales y supongo que algunos educadores más. Un clásico que también se puede aplicar al mundo del tenis y de los entrenadores. Hoy hablaremos del trabajo que realiza Dmitry Tursunov junto a Aryna Sabalenka, una dupla que funciona desde que diera sus primeros pasos. Sin embargo, dentro del éxito también hay altibajos, momentos de crisis, situaciones que el ruso explica en este reportaje con la WTA donde analiza los grandes males de los tenistas jóvenes. Males que ni siquiera un hombre experimentado como él puede paliar.

La generación más joven debería tener una mayor cantidad de paciencia, aunque creo que es muy difícil”, relata el ruso. “La gente joven quiere que todo sea instantáneo, para ellos es difícil lidiar con una generación retrasada, o el hecho de tener que pasar varias veces por una misma etapa. La frustración por no obtener todo cuando ellos desean y como ellos desean es bastante común en estas generaciones”.

Esto mismo le pasó con Aryna después de tocar el top10 esta misma temporada, un capítulo en tercera ronda de Indian Wells donde el entrenador de 36 años bajó a hablar con su jugadora en pleno partido y se quedó callado durante un minuto y medio. “No voy a decir que hiciera algo mal, muchas personas tienen dificultades para entender estos momentos dentro de la cancha. En ocasiones, son circunstancias relacionadas con algo que pasó antes del encuentro. Siempre tenemos muchos momentos antes de los partidos, donde Aryna se muestra muy resistente, luego durante el partido me pregunta si tengo algún pensamiento pero en ese momento no tenía ninguno”, recuerda Tursunov.

“Antes de ese partido, Aryna quería hacer las cosas a su manera, así que cuando vi que me llamaba para bajar a pie de pista se lo recordé. ¿Qué había de extraño? En esa situación, no me importaba ni siquiera si aquello le costaba una derrota, o un par de semanas malas, ella necesitaba dar un paso en cierta dirección”, confirma el hombre que llegó a ser Nº20 mundial y campeón de siete títulos ATP.

Lo cierto es que Dmitry tiene razón, pese a que la imagen se vendiera cargada de polémica. “A veces, ¿qué sentido tiene hablar si luego no va a surgir efecto? ¿Para qué decir algo? En ese momento, nada de lo que dijera iba a ayudarla. Salió a la cancha con cierta mentalidad y nada le hubiera ayudado para cambiar las cosas. Ni una sola palabra. Era el tercer día de torneo y ella quería hacer las cosas a su manera. Tuvo su oportunidad para obtener esa información antes del partido pero no la quiso, quiso mostrar su carácter. Pues venga, ahora es el momento de mostrar tu carácter, es la mejor oportunidad para que lo muestres. Me encerré en mi decisión y no creo que hiciera nada malo”, asegura el preparador.

Así es Tursunov, un tipo con mucho carisma y de ideas fijas. “Puedo ser exigente y temerario, brutalmente honesto si veo que no está comprometida con algo. También puedo ceder y dejar que el jugador dicte, pero estoy ahí para proporcionar algún tipo de mejora. Solemos discutir las cosas, hablamos sobre si vamos en una dirección determinada o no, luego Aryna tiene siempre que tomar las decisiones. Si una vez que esté en la cancha no hace las cosas que yo le dije, entonces solo puedo recordárselo y decirle que volveremos a la cola si no cambiamos”, añade el ruso.

Un carácter fuerte que se ha ido moldeando al cambiar su lugar en el circuito. “Definitivamente, como entrenador soy más tranquilo que como jugador. Cuando entrenas no depende de ti, así que realmente tampoco puedes enfadarte demasiado. Hay momentos de frustración, pero son diferentes frustraciones a las de jugador, están fuera de tu control. Cuando era más joven reaccionaba a los errores enfureciéndome, con el tiempo aprendes que un error no es algo fatal. Aprender a controlar tus emociones es indispensable, siempre se lo digo a Aryna, es una parte fundamental del juego”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter