Nadal sale del apuro y termina convenciendo

El español Rafa Nadal reconduce un encuentro en el que Verdasco comenzó mejor para meterse en las semifinales de Roma 2019 (6-4 6-0).

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

Rafael Nadal estará en las semifinales del Masters 1000 de Roma, después de derrotar en dos mangas (6-4 6-0) a su compatriota Fernando Verdasco, en un encuentro con dos tramos muy diferenciados que permitieron al balear reencontrarse y convivir con la dificultad, y su posterior resolución, para terminar consolidando la ventaja y terminar pasando por encima de un Verdasco vibrante en los ocho primeros juegos pero desfondado tras dejar marchar tres bolas de break y un set que pudo cerrar atendiendo a su nivel de juego.

Como era de prever, conjugando con los antecedentes y el tipo de jugador que representa el zurdo madrileño, Fernando saltó la valla y se fue directo hacia la retaguardia de Nadal, que viéndose venir la acometida arrancó el encuentro muy timorato. Pasivo, jugando corto y con una posición muy retrasada, cerca del muro, Nadal encontró mucha incomodidad, incluyendo una pérdida de servicio en el primer juego del choque, que se anotó un Verdasco que no tardó en soltar el brazo desde las dos alas de golpeo.

Fueron esos los mejores compases de Fernando, que aún arriesgando y fluctuando entre algún error y varios aciertos, controlaba el ritmo del partido y el tipo de intercambio. Incluso se atrevió a medirse con rafa en el intercambio más largo y no salir dañado. Rafa no estaba encontrando la mejor de las sensación, ni con su raqueta ni con su posición, retrasada y poco intimidante, un escenario que Verdasco agradeció para conectar golpes de transición como antesala de drives muy directos y precisos.

El encuentro discurría por un cauce que Nadal entiende siempre momentáneo: el tiempo juega a su favor y trata de aguantar el temporal para aprovechar un momento posterior de duda. Ese momento, muy mental, se dio con 4-4, cuando Verdasco, que iba 3-1 y perdió su servicio, tuvo tres bolas de break (0-40) que parecían pronosticar una oportunidad inmejorable para hacerse con el botín más preciado. Tratar de ganar a Nadal habiendo perdido el primer parcial, sobre tierra batida, es comprar derrota sobre todas las cosas.

Sin embargo, Nadal corrigió a tiempo. Rafa se serenó y supo acoplarse a la intermitencia táctica y mental de su rival, que vio como la ventaja se desvanecía, igualando Nadal, 40-40, y haciéndose posteriormente con el juego, colocarse 5-4 y darle la vuelta al marcador para romper después, con errores muy claros de Fernando, cerrar el set y... cerrar el partido.

El segundo parcial no existió. La resistencia de Fernando dijo basta, mental y física, recordando lo perdido, pero también todo lo luchado el día anterior, teniendo que batallar ante grandes rivales. Nadal, que apenas consumió energía en el día de ayer, pudo celebrar una victoria que trabajó muy bien desde lo más psicológico, ubicándose en semifinales.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter