Roger Federer sigue batallando en Roma

Salvó dos pelotas de partido y acabó ganando doce puntos menos que Coric pero Roger supo agarrarse a la pista para ceritificar su pase a cuartos.

Roger Federer sobrevivió a un no muy buen partido por su parte ante Borna Coric, donde tuvo que salvar dos pelotas de partido en el tiebreak del tercer set. El suizo terminó ganando menos puntos que su rival, pero acabó dándole la mano en la red como ganador por un marcador de 2-6 6-4 7-6. Sacó adelante, de esta forma, su segundo partido en el día de hoy en Roma para avanzar a cuartos de final.

El inicio de partido fue extraño. Entre varias sombras que impedían ver bien la pelota sobre la pista, Federer se puso 40-0 al saque y terminó recibiendo un break nada más empezar. Se le vio muy parado de piernas al helvético, que parecía también muy incómodo con esta pista, la Granstand, diferente a la Centrale en la que jugó esta mañana. Cuando el reloj apenas marcaba 19 minutos de partido, el croata logró otra nueva rotura y empezó a poner distancia poniéndose 4-0 arriba.

Incómodo era la palabra que mejor podría definir cómo se estaba sintiendo Federer. Las sombras cada vez eran mayores sobre la pista, no llegaba a tiempo a las bolas de Coric y el público tampoco ayudaba, interrumpiendo el partido en pleno juego, abriendo las puertas de la pista antes del descanso (?). Borna se mostraba bastante sólido desde el fondo mientras Roger no parecía estar igual de fresco que esta mañana cuando los puntos se iban a unos cuantos intercambios. Se le pudo ver intentar cortar el ritmo, con dejadas o subiendo a la red, pero poco pudo hacer para evitar que el croata se llevara la primera manga.

Hasta 13 errores no forzados cometió Federer en este primer set, siendo 10 de ellos solo con el revés. El suizo mostraba su incomodidad todavía en esta segunda manga mientras se quejaba a Bernardes de que creía que habían mojado demasiado la pista en el cambio de set. '¿Sabes lo peligroso que son las líneas mojadas en pista dura? Pues esto, igual', le decía al umpire. Roger resoplaba, así como durante el juego. El croata le cargaba el juego en la zona del revés, donde Federer se mostraba muy impreciso a la hora de tirarlo hacia adelante.

Por eso lo usaba en muchas ocasiones para defenderse, tirando el slice, y eso le permitía defenderse y seguir activo en los puntos. Tras un par de buenas defensas y tras un puntazo en carrera con su derecha, el helvético lograba su primer break del partido. Luego, cuando sacaba para cerrar el set, Borna le rompió en blanco en un juego horroroso por parte de Federer, que seguía evidenciando que a nivel mental no estaba del todo bien en este encuentro, pero a continuación, Coric también mostró cierta inconsistencia mental y cedió su saque para llevar el partido a la tercera manga.

El partido estaba siendo muy extraño, así como ver a Federer fallar un revés detrás de otro y seguir tirando de slice. Hay que destacar cómo en este segundo set, Roger se llevó la mayoría de puntos de 8 o más intercambios ante un Coric que se hizo fuerte en los de 4-8 golpes, estando igualada la cifra de menos de 4 golpes (24 Coric y 22 Federer).

El tercer set no fue muy diferente de lo que vimos en el resto del partido. Los dos tenistas imprecisos a ratos (Coric de derecha y Federer de revés), y en otros momentos algo más acertados. Todo pudo complicarse para Roger cuando el croata tuvo bola de break con 4 iguales, pero salvó aquél momento y los dos tenistas terminaron decidiendo el partido como no podía ser de otra forma, en el tiebreak. Ahí, Federer fue quien peor se mostró de los dos y todo pintaba fatal para él cuando tuvo que encarar dos pelotas de partido. Coric lo tenía en la mano pero le tembló el pulso justo cuando menos lo necesitaba y Roger, perro viejo, empezó a cargar esa nervosa derecha hoy de Coric para darle la vuelta al marcador y sellar su pase a cuartos en Roma en un encuentro malo en líneas generales para él y donde acabó con doce puntos menos ganados en total que su rival (95 por 107), pero así es el tenis, que ni ganando más puntos que tu oponente puedes celebrar la victoria. Roger continúa batallando de esta forma en Roma y sonreía a la cámara tras su triunfo y casi como si fuese Máximo Décimo Meridio en Gladiator, pareció decir: "Conocí a un hombre que decía: la muerte nos sonríe a todos, así que devolvámosle la sonrisa".

Roger tendrá que mejorar mucho si quiere seguir adelante en el torneo, ya que esos 42 errores no forzados en total (26 de revés) se antojan demasiados para una superficie como la tierra. Eso sí, de mucho mérito que hoy ganara por la mañana a un rival 7 años menor que él para que luego, siete horas después, despachara también a alguien 15 años más joven. Eso dice mucho de lo competitivo que sigue siendo, cerca de cumplir los 38. Tsitsipas o Fognini, su siguiente rival, le exigirá seguro mucho más que Coric hoy, por lo que más le vale descansar muy bien esta noche tras los dos partidos de hoy.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter