Maria Sakkari, más esplendor para el futuro del tenis griego

El tenis griego no es solo Tsitsipas. También lo es Maria Sakkari, una jugadora que tras ciertos titubeos ha llegado para quedarse tras ganar en Rabat.

La griega consiguió en Rabat su primer título WTA
La griega consiguió en Rabat su primer título WTA

El tenis griego está empezando una época de esplendor. Una época en la que su tenis se está colocando por fin en el mapa del deporte de la raqueta. Y no solo gracias a los éxitos cada vez más palpables de Stefanos Tsitsipas. En el cuadro femenino tenemos a Maria Sakkari. La de Atenas quiere en este 2019 establecerse como una gran alternativa a las mejores tenistas del circuito WTA. Hace pocas semanas conseguía en Rabat su primer título como profesional y esto no ha hecho si no aumentar en gran medida su confianza para el futuro de una jugadora de la que ya hace largo tiempo que se viene hablando.

Quizá no haya presentado la misma precocidad que su compatriota Stefanos Tsitsipas. Ha tenido que ser con 23 años cuando ha podido capturar su primer título WTA en la tierra batida de Rabat. Ya sabe lo que es adentrarse en el top 30 aunque aún desconoce lo que es estar en la segunda semana de un Grand Slam. Jugadora de un tremendo despliegue físico, con unas condiciones atléticas envidiables y el inconfundible carácter del tenis heleno, Maria Sakkari quiere en este 2019 despegar definitivamente. No siempre la precocidad es indispensable, una carrera más diésel puede ser un perfecto camino también, si no mejor aún.

"Fue una semana muy emocionante. Tu primer título es siempre algo muy especial, sea donde sea. Me sentí genial, tuve partidos muy duros. Aún no soy consciente de lo que hice", confiesa la griega para la web de la WTA. Y es que Sakkari en Rabat ganó el primer título para el tenis heleno desde que Eleni Daniilidou lo hiciera en 2008. Ya venía avisando Maria que en Charleston, en esa tierra de color verde, pudo con una de las grandes jugadoras de la superficie como la holandesa, campeona reciente en Madrid, Kiki Bertens. Hasta los cuartos de final avanzó en Carolina del Sur la joven griega. Venía sin embargo de un comienzo de año bastante titubeante y poco esperanzador.

"Sabemos lo que es el tenis. No siempre puedes estar ganando. Siempre habrá un momento en el que pierdas dos, tres, cuatro o cinco partidos seguidos. Es algo que puede ocurrir, como me ocurrió a mi a principios de este año", cuenta Sakkari, que admite que su grupo de trabajo y su familia han sido clave para realzar su tenis y que haya despegado hasta las cotas en las que se mueve ahora mismo. "Estaba muy frustrada, pero Tom (su entrenador), mi madre y todo mi equipo me apoyaron mucho. Después de perder en Estambul estuvimos entrenando muy duro y esto me ayudó mucho para volver a la dinámica ganadora", recuerda la griega que al siguiente torneo estaba levantando su primer título como profesional en tierras marroquíes.

"Mi mentalidad ha sido simplemente la de que tenía que luchar. Y que tenis iba a mejorar estando en pista más tiempo. Esto es lo que ha ido ocurriendo partido tras partido. Me ha ayudado mucho", reconoce Sakkari, una luchadora infatigable que ahora está recogiendo los frutos de tanta brega. Su madre, ex tenista profesional, supo cómo desbloquearla en cierta medida para que Maria se centrara solo en su tenis y no en aspectos externos.

"Sabía que yo me estresaba sobre conseguir victorias y puntos. Yo sabía que iba a perder puntos la siguiente semana y uno ya sabe cómo se siente con cosas así. Mi madre me ayudó a desprenderme de esos pensamientos y dejé de preocuparme de puntos y de rankings. Es el mejor consejo que me pudo dar. Pensar en ese tipo de cosas me hacía estar más cansada y fatigada", admite Sakkari.

Tras ganar en Marruecos llegaba a Madrid con la lógica resaca del triunfo pero contenta de lo conseguido. "Llegué a Madrid sobre la medianoche y me acosté ya a las 3 de la madrugada. Tuve una de mis peores noches de sueño porque estaba aún muy emocionada por mi victoria", reconoce la griega que perdería en primera ronda con Carla Suárez. Sin embargo, esto le ha permitido tener mucho más tiempo para preparar el asalto al torneo de Roma, donde ha pasado la fase previa y se ha cargado en primera ronda a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova. Mucho cuidado con Maria Sakkari porque va a por todas y quiere aportar mucho más esplendor a un tenis que se está poniendo de moda, el tenis griego.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter