Djokovic abusa de un Shapovalov carente de argumentos

El serbio despachó sin problemas al joven canadiense, perdido en un mar de errores no forzados por falta de confianza en sí mismo.

Novak Djokovic en Roma 2019 ante Denis Shapovalov. Foto: zimbio
Novak Djokovic en Roma 2019 ante Denis Shapovalov. Foto: zimbio

Comienza a ser preocupante la deriva que arrastra Denis Shapovalov desde hace tiempo. Puede parecer osado calificar como de cierto estancamiento la situación de un joven que a los 20 años ha pisado el top-30, pero el canadiense transmite la sensación de no saber domar su enorme potencial. Elegir mal cuándo atacar, no tener habilidad para cambiar direcciones jugando con margen y carecer de consistencia son pecados inasumibles para alguien que juega contra Novak Djokovic. El serbio vuelve a recuperar ese talante serio, competitivo y maduro que le hace despachar a rivales como quien se levanta cada día (6-1 6-3 ante Shapovalov) y se toma un café. La confianza ha regresado en su máximo esplendor al juego del número 1 del mundo, al que será muy difícil batir en este ATP Masters 1000 Roma 2019.

Y es que Novak supo leer a la perfección lo que ocurría al otro lado de la pista. Precipitación, ansiedad, falta de confianza y un sentimiento de que la magia le ha abandonado; es lo que lleva experimentando Shapovalov desde hace meses o, al menos, lo que transmite con su juego. Matar moscas a cañonazos no es buena idea, ni siquiera cuando se dispone de la artillería de gran precisión. Denis tiene golpes estelares y condiciones de sobra para triunfar, pero se empeña en desordenarse, en primar la potencia al trabajo mesurado de los puntos. Sus partidos contra Djokovic han de hacerle entender lo mucho que es preciso trabajar para llegar a ese estado en el que se puede desbordar a los rivales sin asumir excesivos riesgos, y no es preciso jugar siempre en el alambre para sumar puntos.

Acelerado en todo momento y con déficit de atención evidente, Shapovalov fue cometiendo errores no forzados con la misma frecuencia que surge el agua de la Fontana de Trevi. Ni con millones de monedas podría alcanzarse la fortuna necesaria para que con ese juego de pinpanpun sin sentido pueda ponerse en problemas al balcánico en su versión actual. Djokovic se limitó a esperar su momento, jugar con profundidad y aprovechar las oportunidades. Le costó algo más en el segundo parcial, donde tuvo que esperar a la séptima oportunidad de break para poder poner tierra de por medio en el marcador. Ni una sola pelota de rotura tuvo que afrontar con su saque el balcánico, cuya superioridad neutralizó toda esperanza de Shapovalov y le hizo perderse en un camino sin rumbo y un único final: la derrota clara y una imagen de desconcierto máximo.

Buen inicio de torneo para Novak Djokovic, tremendamente cómodo en pista y sin gastar una energía que necesitará en su próximo duelo, ya sea contra Kohlschreiber o Cecchinato. Ambos contendientes saben lo que es ganar al balcánico y afrontarán con ilusión la oportunidad de volver a dar una gran campanada. El ATP Masters 1000 Roma 2019 ha visto debut al número 1 del mundo con la consistencia de la que hace gala solo en sus mejores momentos. Habrá que estar atentos para comprobar si cuando se le exija más, es capaz de jugar al nivel demostrado en Madrid. Roland Garros 2019 está cerca y no parece que vaya a haber concesiones por parte del serbio.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes