¿Llegó el momento de Casper Ruud?

El noruego quiere consolidarse en 2019 tras explotar en 2017 y decepcionar en 2018. El trabajo en la Academia de Rafa Nadal, clave en su éxito.

El noruego de 20 años va cuajando en este 2019
El noruego de 20 años va cuajando en este 2019

Sin palabras nos quedamos a primeros de año de 2017 cuando veíamos la progresión del noruego Casper Ruud por el torneo de Río de Janeiro. Hijo de otro tenista, Ruud llamaba a las puertas de la NextGen con ganas de recuperar el orgullo del tenis nórdico. Si bien aquel torneazo que se marcó en la tierra batida brasileña no fue refrendado el resto de ese año ni en 2018. Parece que por fin en 2019 está consiguiendo más regularidad, libre de lesiones también y demostrando que el trabajo que está realizando en la Academia de Rafa Nadal de Manacor está dando sus frutos.

Tan solo tiene 20 años, pero las expectativas que creó en 2017 fueron realmente altas. En aquel ATP 500 de Río de Janeiro pudimos ver a un Casper Ruud valiente, sólido de fondo de pista, con mucha pegada en todos sus golpes. Tenía madera de gran jugador, apuntaba a ser uno de los grandes representantes de la NextGen. La realidad fue muy distinta y es que si bien aquel año rozó el top 100, no pudo llegar a adentrarse en él y las dudas en su raqueta llegaron de forma inevitable. En 2018 aparecieron problemas de lesiones y más dudas en su raqueta. Ya en el mes de agosto el noruego se incorporaba a la Academia de Rafa Nadal de Manacor. Un antes y un después para el tenista de Oslo.

El hijo del que también fuera tenista, Christian Ruud que llegó a ser 39 del mundo, experimentó una notable mejoría desde entonces. El tramo final de 2018 fue un aviso de lo que prometía su raqueta para 2019. Encadenó tres semifinales en torneos Challenger en Estados Unidos. A un lento arranque de 2019 le ha seguido a una exitosa y esperanzadora gira de tierra en Sudamérica con cuartos de final en el torneo que le hizo conocerse, Río de Janeiro, y después semis en Sao Paulo. Y ya en Houston, también en tierra, el mejor resultado de su carrera alcanzando su primera final ATP, solo detenido por el chileno Cristian Garín.

No pudo pasar la fase previa en Madrid pero en Roma el noruego sí ha logrado colarse en el cuadro final y acceder a segunda ronda donde debe medirse al imprevisible y más díscolo que nunca Nick Kyrgios. Ya está en el número 76 del mundo y nadie sabe a dónde puede llegar. Parece haber encontrado el camino del éxito, de la mano de su padre como entrenador y asesorado por el equipo de la Academia de Rafa Nadal. Estamos sin duda ante el año en el que Casper Ruud debe establecerse como un sólido tenista del top 100. Un gran salto para él sería poder jugar las NextGen Finals de Milán a final del año. No solo en tierra si no en cemento, el escandinavo es un jugador muy peligroso y que por qué, puede estar llamado a ser el jugador de referencia en un tenis como el nórdico, carente de jugadores tras el declive imparable del tenis sueco y la retirada de un referente como el finés Jarkko Nieminen.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes