Navratilova, el cáncer y su infancia

La gran leyenda del tenis se confiesa sobre temas muy personales y comparte vivencias sobre su enfermedad y su infancia en una reciente entrevista.

Martina Navratilova. Foto: Getty
Martina Navratilova. Foto: Getty

No existen muchas oportunidades para que grandes leyendas del tenis compartan otros aspectos importantes de su vida. Mismamente, Martina Navratilova, una de las mujeres que más historia podría contar desde multitud de prismas diferentes -sociales, deportivas, políticas-, y así debe ser, opina habitualmente sobre el juego de algunas de las jugadores del circuito, ejerciendo de analista o columnista. Pero recientemente, la norteamericana decidió acudir a un programa de concienciación sobre el cáncer de mamá.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Allí, Martina desveló algunos detalles de su vida, relacionados con el cancer y también con su infancia, cuando tuvo que slair de la República Checa, camino de los Estados Unidos. Navratilova, 18 veces campeona de Grand Slam individual y ex nº1 del mundo WTA, fue diagnosticada con cáncer de mama en 2010, lo que llevó a una lumpectomía y posterior radioterapia. En una entrevistaconcedida después del programa, como recoge WTA.com, ella habló sobre el diagnóstico y cómo lo manejó.

"Había dependido de mi cuerpo durante toda mi vida; el diagnóstico me pareció una especie de traición"

"Había dependido de mi cuerpo durante toda mi vida. Lo había tratado bien y a cambio me había tratado bien, por lo que el diagnóstico me pareció una especie de traición", se confiesa Navratilova. "Y luego está la pérdida de control sobre lo que va a pasar. Pero descubrí que no era el peor cancer de todos. A veces siento que tuve suerte, aunque esto sea un oximoron. Para mí, las partes más aterradoras fueron volver al médico y hacerme una mamografía para ver si había algo más".

Por otro lado, Navratilova enlaza ese sufrimiento con otro mucho más emocional, el que le alejó de su familia. "Al crecer en un país comunista, ves todo tu alrededor controlado y atado. Tuve que dejar a mi familia y no vi a mis padres durante cuatro años. Y eso es lo que seguramente más me entristezca, porque no puedo recuperar ese tiempo. Sólo piensas 'sigue adelante', porque la peor parte de mi vida ya se quedaba detrás. Ahora soy solo yo, puedo lidiar con eso, pero lo que me dolió fue herir a mi madre. En comparación a eso el cáncer era pan comido. Mi madre no creerá que estoy haciendo esto -acudir a un programa de TV para concienciar sobre la autoepxloraicón-, sabiendo lo tímida que soy".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter