Mutua Madrid Open 2019. Analisis de la final masculina. ¿Cambio de guardia o continuidad del régimen establecido?

Desgranamos en profundidad todas las claves tácticas que pueden marcar el devenir de un partido muy especial, que podría cambiar el tenis.

Novak Djokovic y Stefanos Tsitsipas, análisis de la final. Foto: zimbio
Novak Djokovic y Stefanos Tsitsipas, análisis de la final. Foto: zimbio

Existen momentos en la vida en los que la sensación de estar viviendo algo especial inunda los corazones de mucha gente. El tenis está en uno de esos momentos, con la confluencia entre unos jóvenes de potencial infinito que se están dando cuenta de que tienen la oportunidad que llevaba esperándose desde hace lustros: desbancar a los mejores de la historia de su posición de privilegio. Los que deberían ser últimos coletazos de gloria por parte del Big3 se entremezclan con los bautismos de fuego de gente como Alexander Zverev, Dominic Thiem y, ahora, Stefanos Tsitsipas. El griego está siendo el gran protagonista desde hace meses y su excelso nivel de tenis en este Mutua Madrid Open 2019, derrotando a Nadal en las semifinales, le ha situado en una posición a partir de la cual puede hacer historia. Quizá ya nada sea igual, pero ahora lo único que importa es ver si el griego puede vencer a Novak Djokovic en una gran cita como la que se avecina.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Embed from Getty Images

Welcome to the change of the guard. Con esa ya paradigmática frase se pronunció John McEnroe sobre lo que consideraba él que se avecinaba después del triunfo de Tsitsipas sobre Federer en Melbourne, este mismo año. Días después, la enésima final entre Nadal y Djokovic dejaba esa sentencia en algo fruto del shock inicial que supone ver al genio caer ante un joven. Sin embargo, algo se lleva fraguando desde hace mucho tiempo en el mundo del tenis, y el torneo realizado por el griego en Madrid es una prueba fehaciente de ello. Roland Garros 2019 será una nueva oportunidad para que los viejos rockeros se legitimen en el poder y aplacen ese relevo generacional del que tan solo ha habido escaramuzas hasta el momento, pero la final del torneo madrileño puede dar pistas evidentes del futuro a corto y largo plazo.

Novak Djokovic vuelve a ser ese chacal de colmillos afilados que desgarra a sus rivales sin compasión y se reafirma en su condición de firme candidato a mejor jugador de la historia. El serbio está en el camino adecuado para dejar atrás esa cierta abulia que le impregna cuando consigue una hazaña y se ve abocado a buscar por cosas que quizá no le motiven lo suficiente como para sacar su mejor rendimiento. Sin embargo, con Roland Garros 2019 en el horizonte, su tenis ha vuelto a brillar. Llegaba como tapado a su duelo contra Dominic Thiem y el hecho de vencerle con la brillantez con la que lo hizo y el poderío mental que se requiere para ganar en dos tiebreaks, habla a las claras de su estado de forma físico y mental. Llegará a la final con muchas menos horas en pista que su rival, y más tiempo para haber descansado al jugar su semifinal casi cinco horas antes que el heleno.

Embed from Getty Images

Stefanos Tsitsipas debe haber tenido complejo conciliar el sueño tras una noche tan memorable. Derrotar con tan solo 20 años a Rafael Nadal en un estadio que aclama constantemente a su héroe, fue una demostración de madurez al alcance de unos privilegiados. El título obtenido en Estoril pareció ser un punto de inflexión para que su tenis terminara de fluir, y el griego afronta con tremenda ilusión la posibilidad de sumar a su palmarés el que sería su primer título de esta categoría. Ya perdió una en Canadá el pasado año, torneo donde demostró ser capaz de ganar a Djokovic. Acude con un tremendo desgaste físico, al haber disputado también el dobles, jugar partidos muy largos y terminar el duelo con Nadal al filo de la medianoche, pero el poder de la juventud y el talento todo lo pueden.

Claves del partido y cara a cara

Resulta casi imposible hacer pronósticos de un partido con tantas aristas. Todo lo acaecido en la trayectoria reciente de uno y otro puede ser interpretado como ventaja e inconveniente. Parece claro que la experiencia en partidos como el que se avecina es un factor muy importante, pero también la ambición y la posibilidad de hacer historia. Sumar un primer Masters 1000 con 20 años y ganando a Nadal y Djokovic consecutivamente deberían ser motores más que suficientes para que Tsitsipas superara toda debilidad física y emocional. Lo necesitará si quiere ser competitivo ante un hombre que se crece en las grandes citas y que es consciente de lo importante que sería a nivel moral para él vencer en este torneo, teniendo a sus principales rivales a priori ya pensando en Roma.

Se espera un duelo de estilos en el que Stefanos debe volver a encontrar ese difícil equilibrio entre agresividad y solidez. Irse a la red con todo y buscar golpes ganadores de manera inexorable ante un recuperador nato como es Novak, no parece buena idea, pero establecer peloteos de tú a tú con el balcánico puede ser la perdición. Tsitsipas tiene armas de sobra para desbordar a su rival y jugarle de tú a tú sin perder excesiva pista. Es esperable un encuentro en el que los dos jugadores no se recluyan mucho por detrás de la pista de fondo, buscando jugar profundo y adquirir la iniciativa por medio del trabajo de desgaste. La capacidad de ambos para variar alturas y velocidades puede ser determinante, así como el servicio.

Embed from Getty Images

En cuanto a los encuentros precedentes, se han medido tan solo en una ocasión. Fue en el Masters 1000 Canadá 2018, con el serbio aún saboreando su hazaña en Wimbledon. Era el primer partido de Novak tras su éxito en Londres y pagó cara una cierta relajación, al caer frente a un Tsitsipas absolutamente impecable en aquella ocasión. 6-3 6-7 (5) 6-3 fue el resultado final de un partido del que poco paralelismo con el que espera en el Mutua Madrid Open 2019 puede extraerse. Dos hombres con un mismo destino. Novak Djokovic y Stefanos Tsitsipas. Solo puede quedar uno.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter