Mutua Madrid Open 2019. Análisis de las semifinales masculinas

Desvelamos las claves que pueden influir en los duelos que definirán los finalistas del torneo. Djokovic vs Thiem y Nadal vs Tsitsipas.

Rafael Nadal, semifinales Mutua Madrid Open 2019. Foto: zimbio
Rafael Nadal, semifinales Mutua Madrid Open 2019. Foto: zimbio

El deporte ha alcanzado la concepción actual en nuestras vidas por jornadas como la que se avecina hoy. Todos los amantes al tenis se relamen ante las emociones que pueden presenciar en una jornada que puede marcar el devenir de la gira sobre tierra batida en este 2019 y, por ende, de la historia de este deporte. El miedo a que se acabe algo glorioso se entremezcla desde hace años con la ilusión por la novedad y la esperanza de que los viejos rockeros se legitimen en la élite y compitan de tú a tú con los jóvenes más aventajados. Así, unas semifinales del Mutua Madrid Open 2019 con dos de los mejores de la historia, como son Novak Djokovic y Rafael Nadal, el gran aspirante a destronar al balear en los próximos años como rey de la tierra batida, Dominic Thiem, y un joven como Stefanos Tsitsipas cuyo carisma y talento pueden revolucionar este deporte, son los ingredientes idóneos para vivir un sábado de gloria tenística. Analizamos todas las claves de los dos enfrentamientos que determinarán quién disputa la gran final del torneo madrileño.

Novak Djokovic vs Dominic Thiem. (16:00 hora peninsular española)

Si hay dos hombres que se han ganado a pulso partir como principales alternativas al poder establecido por Nadal, ésos son serbio y austríaco. Los dos tienen cuentas pendientes con Roland Garros y son conscientes de que deben ir adquiriendo ritmo y confianza en estos torneos previos. Novak Djokovic ha encontrado en la tierra batida el oasis esperado tras sus malas sensaciones en los Masters 1000 del mes de marzo. La cierta apatía tras sus impresionantes prestaciones en Melbourne parece haber quedado atrás ante la posibilidad de erigirse en el primer jugador de la historia en ganar todos los Grand Slams al menos en dos ocasiones; para ello, tiene que desprenderse de las dudas que siguieron agrandándose en Montecarlo con su derrota ante Medvedev, y qué mejor manera de hacerlo que midiendo fuerzas ante uno de sus grandes rivales.

Embed from Getty Images

Las victorias en Madrid ante Taylor Fritz y Jeremy Chardy no han sido representativas a la hora de establecer en qué momento de forma tenística y mental se encuentra el balcánico. No tener que disputar los cuartos de final por la lesión de Marin Cilic puede ser un arma de doble filo; escasa energía gastada pero falta de ritmo competitivo y gran diferencia de nivel entre sus dos rivales precedentes y lo que se le avecina. Y es que Dominic Thiem es consciente de que, en el camino hacia la gloria, tendrá dos peajes ineludibles por los que pasar: Djokovic y Nadal. Venció ya al español en Barcelona y tiene ante sí la posibilidad de adquirir una confianza extra si es capaz de derrocar al serbio. Repleto de confianza tras su rendimiento en la ciudad condal, su duelo ante Fabio Fognini puso a las claras que se encuentra al máximo nivel, y el ejercicio de supervivencia realizado contra Roger Federer salvando dos bolas de partido, demuestra el nivel de madurez que ha alcanzado este jugador nacido para dominar en arcilla.

Claves del partido y cara a cara

El calor puede ser el mejor aliado de Thiem. Sus característicos golpes liftados pueden adquirir una velocidad y bote extra amparados en las altas temperaturas que se prevén en la capital de España. Ese saque tan característico en el lado de la ventaja con el que busca sacar de la pista al rival eleva su juego a un estatus superior que es complejo contrarrestar. Su partido ante Roger ha sido de más desgaste mental que físico, por lo que no debería ser óbice para que luche a tumba abierta por adquirir la iniciativa del punto.

Embed from Getty Images

Se podría esperar un Djokovic algo más contemplativo, cómodo en el cruce de golpes sin dominador claro y buscando golpes paralelos para desbordar a un rival tan dinámico como el austríaco. Se han enfrentado en siete ocasiones con un balance de 5-2 para el serbio. Sin embargo, los dos últimos precedentes cayeron del lado de Dominic, y sus duelos en tierra batida se han saldado con dos triunfos para cada uno. Será la primera vez que se vean las caras en Madrid, siendo éste el único gran torneo sobre arcilla en el que no se habían medido.

Rafael Nadal vs Stefanos Tsitsipas. (No antes de las 21:00 hora peninsular española)

Exhibiciones de poderío como la que dio el español ante Wawrinka en cuartos de final han de imponer a todos sus rivales. Parece evidente que, si el español está en plena forma, se pueden contar con los dedos de una mano (y sobraría alguno) aquellos osados que podrían generarle verdaderos problemas en tierra batida. Stefanos Tsitsipas luchará por entrar en ese selecto grupo de aspirantes y la verdad es que el griego está demostrando ser capaz de convertía lo utópico en realidad. Y es que por mucho potencial que se le vislumbrara ya desde 2017, era impensable para la mayoría una progresión tan meteórica y sólida como la que está teniendo.

Afincado en el top-10 merced a resultados brillantes en todas superficies, este joven y carismático tenista heleno encontró en Estoril la confianza necesaria para considerarse candidato a todo en esta gira sobre tierra. Venció a Adrian Mannarino y Fernando Verdasco con la solvencia propia de un jugador maduro y consolidado en la élite, y se deshizo de su coetáneo Alexander Zverev en un partido sencillamente memorable. Tremendamente ágil e intenso de piernas, con confianza para tirar fuerte tanto de revés como de drive y dar rienda suelta a su fantasía en forma de subidas a la red, Stefanos se ve capaz de todo en este torneo.

Embed from Getty Images

Pero necesitará ser capaz de lo imposible. Ganar a Rafael Nadal en arcilla es una quimera, y hacerlo cuando recupera sus mejores sensaciones se convierte en un planteamiento casi insultante. Nada que perder y mucho que ganar tendrá el joven griego ante el rey de la arcilla, cuyas sensaciones en cuartos de final parecen ser un aviso a navegantes de que está preparado para el asalto a la gloria un año más. La falta de ritmo competitivo de la que hizo gala en Montecarlo y Barcelona pueden estar quedando atrás definitivamente merced a su buen juego ante Félix Auger-Aliassime, Frances Tiafoe y, sobre todo, Stan Wawrinka.

Claves del partido y cara a cara

Ni haciendo el mejor partido de su carrera profesional, Stefanos tendría asegurado el triunfo, pero eso parece condición sine qua non para dar la campanada. Acude el griego sin ningún tipo de presión, liberado para hacer su tenis incisivo y habiendo demostrado estar repleto de confianza. La gran tara en su juego es ese revés a una mano que, en manos de Nadal, puede ser un agujero en su juego. La falta de naturalidad de Stefanos para poder variar con el cortado, hacen que tenga que estar muy vivo de piernas para adquirir la iniciativa e invertirse lo más posible de derecha, evitando perder pista y dar rienda suelta al molinillo del español.

Embed from Getty Images

La eficacia con el servicio puede antojarse clave en ambos y se espera a un Tsitsipas tremendamente agresivo, buscando reducir los intercambios de fondo de pista al asumir riesgos y subir a la red con recurrencia. Solo con una estrategia atrevida podría sorprender al español si éste tiene un día inspirado; pero ojo porque si Rafa no hace gala de su mejor tenis, se le puede complicar mucho. Se han medido en tres ocasiones, todas ellas resueltas con triunfo para el balear. El único precedente en tierra batida data de la final del Conde de Godó 2018, resuelta con 6-2 6-1 a favor de Nadal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter