El Nadal que todos estábamos esperando

El tenista balear consiguió un imponente triunfo en los cuartos de final del Mutua Madrid Open, al derrotar a Stan Wawrinka en dos sets.

Rafael Nadal en Madrid. Foto: Getty Images
Rafael Nadal en Madrid. Foto: Getty Images

No es nada nuevo, todos le conocemos. Pocos jugadores son capaces de poner patas arriba a toda grada de cualquier recodo del mundo, de emocionar con su juego, su actitud y sobre todo de su lucha, de transmitir que el tenis puede ser mucho más que un deporte. Rafael Nadal se crece en la adversidad, cierra el puño, aprieta el brazo y se erige imponente cuando los latidos del corazón se acelera y el brazo de los rivales se encoge.

Es en ese terreno pantanoso donde el aura de campeón que acompaña a Rafa se materializa y se convierte en un airbag, en un seguro protector ante los golpetazos de sus rivales, que topan una y otra vez con un intangible. Ese intangible no es más que uno de los mejores jugadores de la historia y su capacidad para superar situaciones adversas. El balear llegaba a este Mutua Madrid Open con muchas dudas, y es que por primera vez en esta década, llegaba a la capital española sin poder levantar aún un título, algo muy extraño para todos los que le seguimos temporada tras temporada. Hoy tenía una dura prueba de fuego ante Stan Wawrinka, un jugador que parece estar encontrando ese nivel tenístico que le catapultó a los primeros puestos del ránking, pero que hoy fue como una marioneta a manos de Rafa que por un marcador de 6-1 y 6-2 cerró su pase a semifinales.

Simplemente fue un partido perfecto. Nadal tuvo claro a qué tenía que jugar y así lo hizo. Impuso su ritmo y dominó el tempo del partido desde el primer instante, promoviendo los largos peloteos, moviendo mucho a Wawrinka y sacándole de su zona de confort. El suizo no tuvo piernas ni paciencia para ir ganando pista poco a poco, y se precipitó sobremanera golpeando a destiempo.

[getty:1142505817]

Nadal encontró los errores de su rival por su trabajo constante e inteligencia sobre pista. Al servicio maximizó su condición de zurdo, martirizando a un estático Wawrinka que no sabía ni que hacer para hacer frente ante el gran arsenal tenístico que se le vino encima. Esto unido al rendimiento moderado del helvético al saque, dio lugar a un recital absoluto. El marcador reflejó claramente cuál fue el guión del partido, y Nadal puede sentirse orgulloso del nivel que está mostrando en Madrid, el torneo de tierra que peor se adapta a su estilo de juego y donde en esta edición parece que eso no influye en absolutamente nada.

Su siguiente rival será Stefanos Tsitsipas. Ambos jugadores se han enfrentado en tres ocasiones hasta el momento, saliendo victorioso el balear en todas ellas, la última en las semifinales del pasado Open de Australia 2019. El mallorquín habrá de hacer un partido perfecto si quiere poner en aprietos a Tsitsipas, que llegará muy crecido tras derrotar al vigente campeón del Mutua Madrid Open, Alexander Zverev.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter