Un buen Nadal escapa de Felix y el viento

El español Rafa Nadal debuta en Madrid con un sólida victoria, de menos a más, ante el joven canadiense Felix Auger-Aliassime.

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

Con algo de suspense y tensión, con un último juego muy extendido y enrarecido por los errores, Rafa Nadal cerró su debut en Madrid con un buen nivel, de menos a más, dejando buenas sensaciones en los intercambios más propios de la superficie ante Felix Auger-Aliassime (63 63). Teniendo en cuenta que las condiciones no eran fáciles, con el añadido de tener que adecuarse a la altura sin apenas ritmo de entrenamiento, el nivel del español fue muy positivo.

El porqué del 'menos a más' tuvo que ver con el plan de partido que habilitó Auger-Aliassime. El canadiense, que tiene un gran nivel defensivo pero no es tan consistente para jugar a 15 tiros con el control y la estructura que tiene Nadal, trató de escapar de ahí, siendo frontal, agresivo e hiriente con sus dos golpes, una actitud que le concedió buen ritmo de juego en los primeros juegos, hasta el 4-3, pero fue en el octavo juego donde seguramente los nervios, el viento y, sobre todo, su arsenal de golpes, no pudieron sostener tanta verticalidad y agresividad.

El canadiense propuso una fuerza altísima, imprimiendo con sus hombros mucha energía al golpeo, lo que derivó en fallos muy evidentes yéndose varias derechas seguidas muy largas o muy anchas cuando trató de invertirse. Esta serie de errores, que llegaron cuando Nadal más sufría con el viento y los torbellinos de arena que se formaban entre punto y punto, mientras esperaba para restar, dieron al mallorquín mucho aire para descifrar definitivamente el set y con él, el partido.

A partir de esta ventaja, Nadal sí pudo dar continuidad a otros aspectos y detalles. De entrada, comprobar que su cuerpo tenía la movilidad y la energía muscular para responder con golpes invertidos, puntos largos, defensas exigentes; los parámetros de la tierra batida. Y después, ir probando más matices de sus golpes: drives de mayor alcance, buena rotación de su drive cruzado y una derecha paralela que conectó en ocasiones puntuales y que reflejaron buena salud de su juego, como él mismo ha manifestado a pesar de caer en semifinales de Barcelona y Montecarlo.

El número 2 del mundo no dejó más dudas a nivel de marcador y cerró un encuentro que debe conllevar un análisis positivo para afrontar, desde ahora y ya sin más descansos, el resto de partidos que vayan llegando. En octavos, Nadal se medirá al norteamericano Frances Tiafoe, mañana jueves, muy probablemente también a las 16h hora local.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes