El peor Rafa Nadal en tierra. ¿Camino de emular el 2015?

Analizamos las peores trayectorias del manacorí sobre polvo de ladrillo y nos preguntamos si podrá remontar el vuelo tras irse de vacío en Montecarlo y Barcelona.

Muchas sombras de momento en la gira de tierra de Rafa Nadal.
Muchas sombras de momento en la gira de tierra de Rafa Nadal.

Poco importaba lo que hubiera sucedido antes. Si había tenido éxito, si no lo había tenido, si había ganado títulos, si no, si siquiera había competido o apenas. Rafa Nadal año tras año tocaba la tierra batida y su confianza se elevaba por las nubes así como la lista de torneos ganados se engrosaba. En este 2019 sin embargo, y curiosamente tras hacer final en el Abierto de Australia, el manacorí ha experimentado una primera parte de la gira de arcilla que arroja bastantes dudas y sombras sobre lo que le queda por delante. Muchos tienen una férrea convicción en su tenis y en que sigue siendo el principal favorito para Roland Garros. Queremos aquí hacer un repaso de las temporadas menos brillantes de Rafa en su superficie predilecta y ver cómo han desembocado y en qué se han traducido en el segundo Grand Slam de la temporada.

Hacía la friolera de 15 años que Rafa Nadal a estas alturas de la temporada no sabía lo que era levantar un título. Exactamente desde la temporada 2004, en la que el balear se tiró varios meses parado por lesión, no pudiendo jugar la gira de tierra batida, ni un solo torneo y perdiéndose por segundo año consecutivo Roland Garros y su esperado estreno en la capital francesa. De vuelta a este 2019, Nadal se planta a las puertas de Madrid sin títulos en el bolsillo. La tierra batida no ha supuesto para él esa inyección de moral que venía proporcionándole en el pasado. El inesperado y tremendo resultado del Abierto de Australia no sido acompañado posteriormente por grandes resultados.

Cuántas veces hemos visto al manacorí ganando el doblete Montecarlo y Barcelona. Concretamente en 10 ocasiones ha enlazado títulos estas dos semanas. ¿Pero cuántas veces no ha ganado en ninguno de los dos feudos? Fue en las temporadas 2014 y 2015 donde Rafa no pudo triunfar en ninguno de ellos. Esas dos han sido desde 2005 sus peores giras de arcilla, si bien en 2014 acabó ganando Roland Garros además de Madrid. ¿Esta escasez de títulos de Nadal en tierra debería preocupar lo suficiente como para poner en duda su liderazgo en la superficie?

La realidad es que pocos precedentes hay como hemos visto en los que la segunda raqueta mundial de la actualidad lleve en polvo de ladrillo una progresión como esta. Sólo en 2015 no pudo levantar ni un solo título en toda la gira de tierra batida europea. Había campeonado eso sí en Buenos Aires previamente. Ese año cayó en semis de Montecarlo con Djokovic, en tercera ronda de Barcelona con Fognini, en la final de Madrid con Murray y en cuartos de Roma con Wawrinka. Finalmente cedería en la antepenúltima ronda de Roland Garros ante el a la postre campeón Novak Djokovic. ¿Estamos ante otro '2015' en tierra de Rafa?

Montecarlo y Barcelona han sido desde siempre lugares en los que Rafa Nadal se encontraba así mismo. Encontraba su tenis, las buenas sensaciones, el correcto camino. Eran torneos que servían como la perfecta puesta a punto para que el mallorquín afrontara de la mejor manera posible Roland Garros. En Madrid y en Roma las cosas no necesariamente tenían que ir tan bien. La altura madrileña y la rapidez de las pistas italianas, especialmente por la noche, incomodaban de vez en cuando el caminar del rey de la tierra. Durante tres años seguidos Rafa no pudo ganar en Montecarlo y en dos de ellos tampoco en el Conde de Godó. Y sin embargo, en dos de esos tres años ganaría igualmente en Roland Garros e incluso previamente en la Caja Mágica, compensando un inicio de gira algo más titubeante.

El año 2015 es el que más nos puede servir de guía para comparar. Se encontró a un Djokovic y a un Murray en estado de gracia, sumado a su sorprendente derrota con Fognini y a un inspirado Wawrinka que avisaba de lo que haría poco después en Roland Garros ganando el título. Sin duda, ese 2015 fue el 'annus horribilis' para él, donde sobre todo mentalmente se le vio agotado, con bajones claros y presa de los nervios como ha reconocido en varias ocasiones. No parece el caso de 2019, pero la realidad es que en Montecarlo no había dejado las mejores sensaciones, y mucho menos en las semis ante Fognini. Contra Thiem en Barcelona fue superado por un gran austríaco, pero evidenciando carencia de pegada y sensaciones. Esas sensaciones que necesita para opositar a lo más alto en Roland Garros.

¿Serán Madrid y Roma los torneos que devuelvan al español a la pole en la carrera por el título en París a principios de junio? A priori no parecen las mejores plazas para torear sobre todo viendo la sensaciones que Nadal trae ahora mismo. Sus torneos fetiche no han funcionado como se esperaba y por tanto va a necesitar adquirir de nuevo ese aura de rey de la tierra en lugares menos propicios. Pero si en alguien se puede confiar es en Rafa Nadal y más en su superficie. El objetivo es no repetir ese maltrecho 2015, y ya sabemos, ante la adversidad, Nadal se crece y es sin duda el mejor.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter