Jarry: "Este resultado en un torneo tan histórico significa mucho para mí y para todo Chile"

El chileno desveló lo que estaba fallando en los meses anteriores, contó anécdotas con su abuelo ex-tenista y dio claves de su éxito.

Nicolás Jarry en ATP 500 Conde de Godó 2019. Foto: zimbio
Nicolás Jarry en ATP 500 Conde de Godó 2019. Foto: zimbio

Más parece una historia hollywoodiense que el camino de un tenista modesto. Nicolás Jarry respira tenis por los cuatro costados y está viviendo una tremenda eclosión en una semana en la que nadie lo esperaba. El chileno se ha visto recluido más allá del top-80 en el ranking ATP tras un inicio de temporada negativo, muy lejos del nivel de juego que le llevó a ser 39 del mundo en noviembre del pasado año. Falto de chispa en los momentos cumbre, el jugador andino transitaba por las pistas sin fe en sí mismo y parecía que el ATP 500 Conde de Godó 2019 sería una piedra más en su bolsillo después de caer en segunda ronda de la fase previa ante Marcel Granollers. Sin embargo, pocos días después su nombre ha saltado a la palestra del planeta tenis. Acumula cinco partidos en menos de una semana, todos ellos de tres sets, con cuatro victorias y tres de ellas en el tiebreak de la tercera manga, siendo sus víctimas ilustres como Alexander Zverev o Grigor Dimitrov. ¿Cómo valorar esta hazaña en rueda de prensa? Con humildad, ambición y naturalidad.

"Ha sido increíble verme fuera del torneo y estar ahora en cuartos de final. Una tremenda casualidad que se bajaran tres jugadores y yo pudiera acceder al cuadro final, pero soy de los que piensan que estas cosas ocurren por algo. Estoy muy contento por todo lo que significa este resultado, tanto para mí como mi país", señaló un emocionado Jarry antes de ahondar en sus sensaciones. "El año pasado no hice una buena gira europea en polvo de ladrillo. Tenía muchas esperanzas puestas en este tramo de año y estoy muy contento por ver que he recuperado mi mejor nivel. Yo sabía que el tenis estaba ahí, era consciente de que podía jugar muy bien, pero estos meses iniciales de año he tenido problemas ajenos al tenis que me afectaron mucho en momentos importantes de los partidos", afirmaba Nico.

Embed from Getty Images

Tan acusada fue su crisis existencial, que decidió venir a Barcelona sin entrenador, en un intento por encontrarse a sí mismo. "El problema era yo, y lo sabía. Necesitaba hacer un cambio, pensar y superar mis problemas personales para recuperar el control de mi mente. Desde que era niño viajaba solo así que no es nada dramático. He aprovechado para salir a pasear por la ciudad e irme de tapas", comentaba en tono distendido un hombre consciente de la repercusión de su hazaña en Chile, un país de 18 millones de habitantes con una gran pasión por el tenis, y que buscaba desde hace años algún jugador que les devolviera la gloria perdida con las retiradas de Marcelo Ríos, Nicolás Massú y Fernando González. "Somos un país pequeño, todos nos conocemos y tenemos la suerte de practicar un deporte que nuestros compatriotas aman y en los que hemos sido muy buenos. Me siento muy afortunado por el hecho de que puedan asesorarme leyendas como Massú, y yo también hablo mucho con mi abuelo", señaló.

Y es que el nombre de Jaime Fillol ocupa un lugar de excepción en el deporte chileno. El que llegara a ser 14 del mundo en 1974 y ganador de seis títulos, es el abuelo de Nicolás Jarry. "Me llama después de cada partido, me aconseja muy bien y sabe lo que necesito siempre. Con él no tengo otro tema de conversación que no sea el tenis", desvelaba entre risas. "Gracias a él juego a este deporte. Desde que era niño me llevaba a grandes torneos y eso hizo que el "bichito" del tenis invadiera todo mi cuerpo y me hiciera decantarme por este deporte. Ojalá vengan cosas importantes para el tenis chileno en el futuro", desveló el santiaguino.

Embed from Getty Images

"Significa mucho este resultado ya que se produce en un torneo histórico. Todo aquí es genial; las pistas, todas las instalaciones, el público, la ciudad... Pensar en todo el tenis que ha habido aquí y verme entre los ocho mejores es magnífico. Uno siempre aspira a hacer algo importante en un evento como éste", aseveró un jugador que buscará los cuartos de final del ATP 500 Conde de Godó 2019 frente a Daniil Medvedev. "Me siento bien, obviamente estoy fatigado y tengo algo de dolor en el brazo, pero eso es algo normal. Creo que estaré preparado", aseveró antes de ofrecer su visión táctica. "Soy un jugador que necesito ir entrando poco a poco en el partido, analizar lo que hace el rival y adaptar mi juego, aunque siempre sabiendo que tengo que ser muy agresivo porque ese es mi estilo". Palabras maduras de un Nicolás Jarry que puede dar mucho que hablar en los próximos meses si sigue con este nivel de juego.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter