Trungelliti: "Me utilizaron, me dejaron caer en medio del mar"

El argentino Marco Trungelliti confiesa sentirse desprotegido por la Unidad de Integridad del Tenis tras denunciar ser abordado pro mafias de apuestas ilegales.

Marco Trungelliti. Foto: Getty
Marco Trungelliti. Foto: Getty

Marco Trungelliti convirtió su nombre en una anomalía dentro del mundo del tenis. Hace unos meses, concretamente en febrero, el argentino confiesa que años atrás fue abordado por una red de amaños, un hecho que denunció a las autoridades pertinentes -la Unidad de Integridad del Tenis- y que trajo consecuencias inesperadas: fue visto como un chivato, comenzando a sentirse desplazado en determinados círculos del circuito.

Lo que no se sabía es que en ese proceso, en el cual Trungelliti acude a los organismos rectores para denunciar los hechos, el argentino siente desprotección por parte de estos. Siente que los administradores de tenis y sus investigadores anticorrupción lo han dejado solo. Dice que no lo defendieron públicamente contra aquellos que cuestionaron sus motivos para presentar pruebas y lo calificaron de 'rata'.

"Fue un desastre, un desastre. En mi opinión, fue uno de los peores procedimientos que he visto"

"Simplemente me utilizaron. Me dejaron caer en medio del mar", afirma Trungelliti, en declaraciones recogidas por The Associated Press. "Fue un desastre, un desastre. En mi opinión, fue uno de los peores procedimientos que he visto. Todavía estoy pagando el precio; me retiraron el saludo en los vestuarios tras denunciarlo, nadie me miraba. Fue triste."

Contactada por The Associated Press, la TIU dijo que no podía hacer comentarios al respecto debido a su "política de confidencialidad con respecto a audiencias disciplinarias y evidencia de testigos".

En paralelo, Trungelliti cuenta haber contactado repetidamente con la TIU, en diversos correos electrónicos, pidiéndoles sin éxito que lo defendieran. "Debido a mi participación en todo esto, recibí todo tipo de insultos de los jugadores y de los gerentes. Están intentando ensuciar mi honor. No es sólo el problema de los jugadores. Hay muchos entrenadores involucrados. Muchos. Más de lo que pensamos. Si eres o estás débil mentalmente, entras, porque es dinero fácil. Si lo piensas, es una hora de trabajo por cien mil dólares. Me encanta el tenis. Me siento muy triste por el estado del tenis y por el hecho de que el amaño de partidos ocurra tan a menudo".

Comentarios recientes