Dusan Lajovic, primer finalista en Montecarlo

El serbio, entrenado por José Perlas, disputará la primera final de su carrera a los 28 años. En caso de ganar el título escalaría hasta el top20 del ranking.

Dusan Lajovic, la gran sorpresa de Montecarlo 2019. Fuente: Getty
Dusan Lajovic, la gran sorpresa de Montecarlo 2019. Fuente: Getty

Ganara quien ganara significaría una sorpresa, pero Dusan Lajovic se encargó de que la sorpresa fuera todavía un poquito mayor. El serbio derrotó este sábado a Daniil Medvedev en un encuentro que empezó perdiendo 1-5 abajo y que, sin embargo, terminó ganando sin ceder ningún set (7-5, 6-1). El serbio se convierte en el primer finalista del Masters 1000 de Montecarlo y luchara por levantar un título ATP por primera vez en su carrera. El ruso, tras una semana de ensueño, terminó atrapado mentalmente por la presión de verse favorito.

Dentro de la incógnita que suponía este partido en una ronda tan avanzada de Masters 1000, posiblemente fuera Medvedev el hombre que más fichas tuviera en su panel para terminar accediendo a la final. Después de quitarse de encima esa etiqueta que decía que no sabía competir sobre tierra batida, el ruso llegaba al sábado tras tumbar a grandes nombres como Tsitsipas o Djokovic, poca broma. Todos estos datos fueron los que le colocaron, casi sin querer, como el favorito de hoy. Malditas quinielas, cuántas cabezas han destruido sin necesidad.

El caso es que Medvedev empezó bien, ¡empezó muy bien! De los seis primeros juegos, el ruso se llevó cinco. Era un 5-1 engañoso que solo hacía que reflejar cuál de los dos estaba pagando más la presión del lugar, una atmósfera que nunca antes habían respirado. ¿Se imaginan estar a un paso de una final de Masters 1000? Cuando llevas más de 50 en la maleta quizá ni te enteres, pero cuando está en juego la primera de tu carrera todo cambia. Esto mismo que cuento aquí fue lo que empezó a pensar Daniil, quien de repente desconectó por completo y se hundió en la arena.

Lajovic no se dio cuenta del bajón su rival y empezó a ganar juegos. Uno, dos, tres, cuatro seguidos, ¡cinco seguidos!, ¡¡seis consecutivos!! El público no entendía nada, seguramente Medvedev tampoco. El parcial que antes señalaba un 5-1 claro se había transformado en un 5-7 en contra. El ruso no sabía donde esconderse; el serbio no quería parar de jugar. No es Daniil un jugador de muchos aspavientos, de excesivos cabreos, pero esta vez la situación le llevó a estar cerca de romper su raqueta contra el suelo. No lo hizo, ya que tampoco eso le haría cambiar el guión. Solamente un arranque brillante en el segundo parcial le haría meterse de nuevo al ruso en la pelea. ¿Qué fue lo que pasó? Exacto, empezar con break en contra.

Se llegó a poner Dusan con diez juegos consecutivos, un festival del pupilo de José Perlas para adentrarse en la primera final de su carrera. No en su primera final de Masters 1000, que también, sino la primera de su carrera como profesional. Tuvieron que pasar 28 años para ver al serbio en una escena así, pero visto el panorama, mereció la pena tanta espera. Mañana la celebración traerá la guinda con un rival de talla mundial: Rafa Nadal o Fabio Fognini. Dos especialistas en canchas lentas que pondrán verdaderamente a prueba a este serbio que ya presume de estar a un paso de tocar el top20.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter