La pesadilla interminable de CiCi Bellis

La estadounidense cuenta la tremenda cadena de infortunios que ha sufrido en el último año en su brazo, teniéndose que someter a cuatro operaciones.

Cici Bellis. Foto: Getty
Cici Bellis. Foto: Getty

¿Recuerdan a CiCi Bellis? Esta chica se dio a conocer al mundo allá por el año 2014 en el US Open cuando con solo 15 años se cargó en su primer partido profesional a toda una Top 10 como Cibulkova y terminó aquél año como número 1 del mundo junior. Su futuro era esperanzador y en Miami, al año siguiente, volvió a ganar a Diyas, Top 30 y su nombre empezó a sonar cada vez con más fuerza dentro del tenis norteamericano en los siguientes años, llegando a ser número 35 del mundo con solo 18 años.

Desde hace ya bastantes meses, le teníamos perdida completamente la pista, conociendo de ella solo que había pasado varias veces por el quirófano por un problema en su brazo derecho. CiCi ha explicado en 'Behind the racquet' el auténtico calvario por el que ha pasado en los últimos años. Un testimonio que pone los vellos de punta al conocer por lo que ha tenido que pasar esta chica de solo 20 años.

"Durante un torneo en México, hace dos años, después de jugar frente a una gran pegadora, me dolieron los dos brazos durante unos cuatro días. Creía que era algo normal y todo el mundo me lo diagnosticó como una tendinitis. Después de pasar por las giras de tierra e hierba con dolores, los doctores me prescribieron antiinflamatorios, los cuales me ayudaron. Los dejé, justo antes de ir a Asia, cuando pensé que ya llevaba demasiado tiempo tomando esas pastillas.

Me tomé 2-3 semanas de pretemporada e hice trabajo de fuerza. Estaba con el Ránking más alto de mi carrera y quería continuar con esa inercia. En 2017, comencé jugando en Doha y Dubái y fue en este torneo donde sentí cómo mi codo se rompía, literalmente. Me cansé de ver a doctores no cualificados y por eso me fui a la Clínica Mayo, para hacerme una resonancia de la más alta calidad. Este doctor encontró tres desgarros en mi muñeca y que uno de los huesos de la muñeca era demasiado largo, lo que me provocaba esas roturas. Sobre el crack que sentí en Dubái, no llegó a ver nada.

La primera cirugía a la que me sometí fue solo para reparar las roturas pero poco después de curarme, mi codo empezó a dolerme mucho. Un doctor me examinó y descubrió que dos de los espolones del hueso chocaban entre sí cuando enderezaba el codo y que uno de ellos estaba roto. Eso fue el crack que sentí en Dubái.

Necesitaron limarme el hueso. Fue una cirugía simple y pude volver a jugar, pero no todo acabaría ahí. El dolor me regresó a la muñeca después de uno de los peores impactos que sentí. El doctor se disculpó por no haber hecho la cirugía antes, pero ahora era obligatorio. Básicamente, me cortaron el hueso en dos, lo acortaron y me colocaron una placa dentro. Me tomó un tiempo antes de volver a golpear una pelota pero una vez llegué a la línea de base, noté que algo no iba bien.

Cada vez que jugaba, el brazo se me hinchaba. Descubrimos que la placa que me pusieron era demasiado grande, lo que me provocaba inflamación y que todo se agravara. El pasado lunes, me quitaron la placa y es en este punto donde me encuentro ahora. Lo más difícil de todo ha sido poder golpear a la pelota y acercarme a la normalidad para luego, volver atrás. No hay forma de que vuelva a hacer esto nunca más, pero el tenis es todo para mí. No habría pasado por todo esto si no me gustara este deporte".



Ver esta publicación en Instagram


“During a tournament in Mexico two years ago, after playing against this big hitter, both my arms were sore for about four days. I thought it was normal and something I had to deal with. Everyone just diagnosed it as tendonitis. After getting through the clay and grass with pain doctors prescribed anti-inflammatories, which did help. I went off them, just before Asia, when I thought I was on these pills for too long. I took about 2-3 weeks off during preseason and then did some strengthening. I was at my career high ranking and wanted to continue the momentum. I went into 2017 playing Doha and Dubai. During Dubai I literally felt my elbow crack. It was now Indian Wells and the discomfort in my wrist and elbow was at an all time high. I was fed up with unqualified doctors and went to the Mayo Clinic to get the highest quality MRI. This doctor found three tears in my wrist and that one of the bones in my wrist was too long which caused the tears and impaction. The first surgery ended up solely repairing the tears, as he did not see the original impaction anymore. Shortly after healing my elbow started killing. A doctor examined it and found that two bone spurs hit each other every time I straightened my elbow, and the main one was fractured. This was the crack I felt in Dubai. The bone needed to be shaven down. It was a simple surgery and I got back to playing, but it wasn’t over. Pain returned in my wrist from ‘one of the worst impactions ever’. The doctor apologized for not doing the surgery earlier but now it was a must. They basically cut my bone in half, shortened it, and then put a plate in. This took some real time before I started hitting, but once I got to the baseline something was wrong. I received this swelling on my arm every time I played. We figured out the plate in my arm was too big, causing inflammation and aggravation. I got the plate out last Monday and that’s where I am now. The hardest things have been hitting and getting close to normality and then just being totally set back. There is no way I can do this anymore, but tennis is everything to me. I wouldn’t have done this if I didn’t love this sport.”

Una publicación compartida por Behind The Racquet (@behindtheracquet) el

LA APUESTA del día

Comentarios recientes