"Actualmente, el circuito femenino es un entorno muy difícil para los entrenadores"

David Taylor critica duramente el cambio de mentalidad de muchas jugadoras y su tendencia a despedir a los entrenadores a corto plazo.

David Taylor y Jelena Ostapenko. Foto: zimbio
David Taylor y Jelena Ostapenko. Foto: zimbio

El baile de entrenadores en la élite del circuito WTA está adquiriendo el síntoma de auténtica plaga. Resulta complicado encontrar jugadoras que hayan apostado por un proyecto a largo plazo y se perciben actitudes poco constructivas cuando las cosas vienen mal dadas. Parece que el tópico futbolístico de echar al entrenador cuando las cosas no funcionan, se hace extensivo al tenis femenino y un habitual de los banquillos, como David Taylor, ha alzado la voz rebelándose contra ello y mostrando su disgusto por cómo está evolucionando mediáticamente el circuito. Es una de las voces más autorizadas del mundo del tenis femenino, al haber trabajado con nombres ilustres como Naomi Osaka, Jelena Ostapenko, Madison Keys y Elise Mertens desde septiembre de 2016, fecha en la que cortó una relación de seis años con Samantha Stosur.

"Es muy difícil para cualquier entrenador, saber a lo que atenerse cuando se empieza a trabajar con una tenista ahora. Si se quiere ayudar realmente y hacer un buen trabajo, se necesita tiempo porque hay un proceso en nuestra labor que se ha de seguir. Trabajar bajo la presión de que pueden despedirte después de una semana, es incompatible con el éxito. Los resultados nunca van a ser tan rápidos, y si se producen no será gracias a nuestra labor", reflexiona el australiano, escandalizado ante rupturas abruptas como las de Halep con Van Cleemput, Kerber con Fisette o Kasatkina con Dehaes. "Yo siempre intento transmitir la idea de que si alguien me contrata, debe ser para un proyecto a largo plazo, pero viendo mi currículum en los últimos años, queda clara cuál es la tendencia actual", asevera un hombre que acaba de unir su camino al de Daria Gavrilova.

Los motivos que esgrime Taylor que intentan argumentar el por qué de esta tendencia, merecen ser tenidos en cuenta y reflexionados profundamente. "Hay mucha gente implicada y con diversos intereses en el tenis femenino, mucho más desde hace pocos años. El dinero de los premios subió mucho en los últimos lustros y las jugadoras tienen muchas influencias externas. Agentes, patrocinadores, federaciones... Cuando hay tanto dinero en juego, aparece gente que antes no estaba ahí y que buscan el éxito rápido. Las jugadoras sienten la presión y toman decisiones precipitadas", comenta Taylor en palabras recogidas por Tennismash. "A mí me gusta la estabilidad, y un contexto tan inestable como el actual genera un entorno muy difícil para el trabajo. Todos debemos aceptar que en una relación profesional habrá altibajos, y no dinamitar al entrenador en cuanto algo sale mal", reivindica el australiano, hastiado por la gran exposición mediática de los entrenadores.

"Se habla demasiado de nosotros. Recibimos mucho crédito y elogios cuando nuestras jugadoras triunfan, y se nos carga de culpa si llegan malos resultados. En un entorno tan competitivo e igualado como el actual, es imposible tener un año con buenos resultados continuos". No cabe duda de que los hechos avalan las teorías de David Taylor, y la posibilidad que brinda la WTA de asistir en directo a diálogos entre jugadoras y entrenadores, ha dado lugar a situaciones curiosas en las que las tenistas parecen pecar de cierta arrogancia. ¿Estás de acuerdo con el entrenador australiano?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter