La emotiva historia del regreso a las pistas de Shelby Rogers

Volvió en el torneo de su ciudad tras 13 meses fuera por una lesión de rodilla. Narra su odisea y desvela interesantes detalles.

Shelby Rogers vuelve a competir en Charleston. Foto: zimbio
Shelby Rogers vuelve a competir en Charleston. Foto: zimbio

Caer a las catumbas del deporte de élite y pasar un periplo tortuoso hace valorar muy mucho las experiencias positivas que se puedan generar en el futuro, y ofrece la posibilidad de explorar tus propios límites y salir reforzada de una situación límite. Es el caso de Shelby Rogers, una jugadora estadounidense que llevaba años erigiéndose en una tenista competitiva y con capacidad para labrarse una buena carrera, pero cuya trayectoria se vio detenida en seco por una de las peores lesiones que puede tener un jugador. Daño estructural en ligamentos y menisco en una rodilla fue el diagnóstico que no quería escuchar esta mujer de físico rotundo y estilo de juego netamente ofensivo, que parece haber hecho un ejercicio físico notable en los trece meses que se ha visto alejada de las pistas.

El momento fatídico se produjo en el WTA Premier Mandatory Indian Wells 2018, cuando Rogers se enfrentaba a su compatriota Dolehide en primera ronda. "Estaba en la cancha y sentí un crujido. Empecé a sentir un fuerte dolor y sabía que algo no iba bien. No quería irme de la cancha y procuré terminar el partido, sobrellevando el dolor. Fue una actitud irresponsable, posiblemente, pero tenía tanto miedo a escuchar lo que creía que podía ocurrir que, inconscientemente, lo postergaba. Cuando me fui al vestuario, le dije a mi equipo que no quería ver al médico en ese momento. Sabía que se avecinaba un momento muy duro y necesitaba mentalizarme para afrontarlo", desgrana en la web de la WTA una Rogers que ha sabido trabajar con humildad y honradez para volver a sentirse tenista.


"Echaba tanto de menos estas sensaciones... La adrenalina, los nervios, la emoción. No hay nada comparable a lo que se siente compitiendo en un gran evento", desgrana una Shelby que ha podido darse un baño de masas y reaparecer en el WTA Premier Charleston 2019, en su casa. La tierra batida es una superficie menos lesive para las articulaciones y, por ende, recomendable para estos compases iniciales tras una grave lesión. Rogers se impuso a Evgeniya Rodina en la primera ronda, y rompió a llorar incluso al término del primer set. La emoción era incontenible. "Creo que es la primera vez en mi vida que me pongo a llorar por ganar un set. Quizá haya sido algo vergonzoso, pero he disfrutado tanto del partido que no pude evitarlo".

Salta a la vista que la estadounidense ha bajado peso. Uno de los factores que le achaban sus detractores era un cierto sobrepeso que le restaba movilidad. Si bien es cierto que su juego es potente y requiere de una gran fortaleza, una lesión de rodilla como la que ha sufrido obliga a bajar el peso para hacer que la articulación sufra menos, y si es capaz de encontrar equilibio, esta nueva versión de Shelby Rogers puede ser temible. Su mejor ranking ha sido el de 48 del mundo, pero los que le conocen desde niña, saben que su potencial es mucho mayor. Tiene 26 años, así que hay tiempo de sobra para comprobar si este paso por los infiernos, conduce a la estadounidense a la gloria.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter