Mario Vilella, un viaje de ida y vuelta

El tenista ilicitano vuelve a la Academia Equelite un año después de irse. “Antes me estresaba mucho con el tenis, ahora me lo tomo con filosofía”.

Mario Vilella en una de las salas de la Academia Equelite. Fuente: Fernando Murciego
Mario Vilella en una de las salas de la Academia Equelite. Fuente: Fernando Murciego

La vida te puede cambiar en tan solo doce meses, aunque sea por pequeños detalles. Este viaje lo conoce bien Mario Vilella (Elche, 1995), vigésimo mejor jugador español del ranking ATP situado esta semana en el puesto 258º de la clasificación. Un hombre que estuvo ligado siete años a la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero, hasta que en marzo de 2018 decidió romper con todo. Pero ya saben cómo es la vida, cíclica, todo vuelve a sus orígenes. El ilicitano tomó la decisión hace unas semanas de gastar su billete de vuelta a Villena, solo que cien posiciones más arriba en la tabla.

Tras ceder tan solo un juego ante Jordan Correia en la primera ronda del Ferrero Challenger Open 2019, Mario se sienta con Punto de Break con una sonrisa imposible de esconder. En la mano lleva un libro que asusta con solo mirarlo: ‘Brevísima historia del tiempo’, de Stephen Hawking. ¿Un tenista leyendo sobre astrofísica y cosmología? Solo por eso ya se ha ganado esta entrevista. Vilella empieza una nueva etapa, con un nuevo entrenador, un nuevo ranking y nuevas ambiciones por cumplir. La temporada 2019 promete otro salto de altura y Alicante podría suponer el trampolín.

Se nota que viene tu gira preferida.

Son mis primeros torneos del año en tierra batida, así que estoy feliz de volver a jugar en estas condiciones. Empecé la temporada jugando en pista rápida, que no es mi superficie, pero en Marbella ya pude jugar bien y ahora además vuelvo a Villena, que es como mi segunda casa.

Vamos, que eres todo un terrícola.

Se puede decir que sí, me considero un tenista con buen físico que alcanza su máximo potencial en tierra batida, jugando liftado, con mucho bote, buena derecha…

Pero ahora los españoles ya no sois tan terrícolas como antes.

Ha ido cambiando porque el circuito ATP tiene muchos más torneos en pista rápida que en tierra, así que no queda otra que cambiar el patrón, ya no sirve con saber solamente jugar en tierra. Por eso ahora la pretemporada la hago siempre en pista rápida, porque es donde más tengo que mejorar y donde más me cuesta adaptarme. Necesito pulir mi tenis unos meses para jugar decente; en tierra me adapto mejor, más rápido.

¿Cambias mucho tu juego según la superficie?

En rápida se juega mucho más directo, intentas acabar el punto en tres o cuatro bolas, o directamente con el saque. Si el rival te quita la iniciativa, prácticamente ya has perdido el punto. En tierra todo se alarga más, buscas jugar tácticamente.

Tú te alegras de que llegue la arcilla, pero habrá otros que querrán que pase rápido.

Siempre los hubo, jugadores que no juegan en tierra igual que en rápida. Cuando miro las listas siempre lo pienso: “Si me tocara éste…” (risas). No es que sea fácil, pero no aguantan tanto la bola, se queman antes, les juegas alto y ya no la tocan igual. Igual que a mí me pasa en rápida, pues a ellos en tierra.

¿Y en hierba qué tal te defiendes?

No juego en hierba desde que tenía 13 años (risas). Lo más rápido que he jugado ha sido moqueta, jugando equipos en Alemania.

Hace un año hablamos en este mismo torneo, con la ‘pequeña’ diferencia de que estaban cien posiciones más atrás. ¿Qué ha pasado?

He hecho bastantes cambios, la verdad. Me fui de aquí después de siete años porque necesitaba un cambio a mi edad. Volví a casa y me vino muy bien para aclarar mis ideas y disfrutar de la familia y los amigos. Al final vi que necesitaba un poquito más en mi tenis y decidí volver aquí. Sigo viviendo en casa, solo que ahora me organizo mejor los días y tengo más tiempo para mis cosas.

¿Qué cambia?

Digamos que antes me tomaba el tenis con mucho estrés, me cabreaba demasiado. Ahora me lo tomo con más filosofía, relajado, he aprendido a disfrutar del tiempo libre. Es mi trabajo y me encanta hacerlo.

Me gusta tu filosofía.

Voy con filosofía pero cuando entreno o juego siempre lo hago a full. El cambio viene después, a la hora de desconectar, creo que ahora desconecto bastante bien. No quería ser tan cuadriculado y tomármelo todo como el tenis, prefiero vivir más a gusto y no llegar a tanto, que estar diez años estresado con el tenis.

¿Lo pasaste mal cuando no llegaban los resultados?

Sí, pero es la gente la que te va metiendo presión cuando habla. “Tienes 23-24 años y no estás ahí arriba, ¿qué pasa?.” Hay personas que no saben mucho de tenis y hablan por hablar, entonces uno mismo se va metiendo una presión que no debería, cada uno tiene su edad y su proceso, cada uno tiene su límite.

Por lo tanto, podemos afirmar que no estar en el top100 con tu edad no significa estar acabado.

¡Claro que no! En los últimos años se ha demostrado que gente con 29-30 años ha seguido luchando y se han metido al final. Lo importante es disfrutar de lo que haces e intentar llegar lo más arriba posible. Si consigues eso ya es un éxito, da igual que acabes 200 o 20 del mundo.

¿Qué has mejorado más? ¿El tenis o la cabeza?

Va unido todo. En la pista no funcionaba mentalmente, siempre buscaba los motivos de por qué no me iba bien, pero era porque no me relajaba fuera de la pista. He cambiado mi manera de afrontar la vida fuera del tenis y eso ha cambiado mi actitud dentro de la cancha.

El cambio te vino muy bien, también en resultados.

El año pasado ya hice algunos torneos donde vi el cambio. A ver, soy como soy y eso cuesta mucho de cambiar, pero el año pasado me di cuenta de que sí podía luchar un partido hasta el final y podía darlo todo, antes no me veía capaz de asimilar ese nivel. Ahora sí que puedo exigirme eso mentalmente.

Soy como soy y eso cuesta mucho de cambiar”. ¿Cómo eres?

Soy muy sentimental, vivo mucho cada situación, cada emoción. Digamos que es difícil encauzarme en el buen camino, en estar calmado en la pista, en seguida que pasa algo malo saco mi furia (risas). No es malo ser así, tener temperamento, pero tienes que saber enfocarlo.

Bautista siempre subraya que ser frío en la pista le ayuda a no ser frágil.

Yo creo que el carácter viene en la forma de ser de cada uno, pero también se puede entrenar. Lo que haces entrenando luego se refleja en la pista, pero está claro que hay un alto porcentaje que va en el ADN. Yo no podría ser como Bautista, por ejemplo.

Bautista, por cierto, hasta los 24 no llegó al top100.

¡Y míralo ahora! Al final, al tenis no puedes ponerle edad, nunca sabes cuándo vas a llegar.

¿Qué cambia de tu primera a tu segunda etapa en Equelite?

En la primera me encontré un poco retenido mentalmente. Las condiciones que tenía no me hacían sentir bien y necesitaba un cambio. Irme a mi casa me vino muy bien. Ahora que he vuelto me siento diferente, aparte de que ya no duermo ni vivo aquí, tengo ayuda de un patrocinador y voy más relajado en el tema económico.

¿Qué te hizo volver?

En Elche estaba muy bien pero veía que me hacía falta un cambio tenístico para subir de nivel, quería que me exigieran un poquito más. Estuve pensando varios sitios pero rápidamente elegí Villena, aquí ya conocía a los entrenadores y sé como trabajan.

Mismas condiciones, distinta persona.

Exacto, el que ha cambiado soy yo, ahora estoy más seguro de lo que quiero. Antes hacía un torneo bueno, dos malos, tiraba partidos… ahora por fin he conseguido la estabilidad. No soy perfecto, tengo muchas cosas que mejorar, pero sé que quiero dedicarme al tenis y que tengo que esforzarme un poquito más.

¿Qué necesitas mejorar con más urgencia?

El tema mental, el estar ahí en todos los partidos. A veces en los primeros sets me da un poco de bajón, ahora me pasa menos pero todavía tengo que aprender a estar ahí todo el partido. Y luego, en lo tenístico, tengo que apretar un poco más, ir hacia delante. Son detalles que si los pules te haces un mejor jugador, son los detalles con los que uno pasa de estar 100º a estar 20º.

De momento, ya estás instalado en el circuito Challenger.

He pegado un buen cambio, sí. El año pasado jugaba todo Futures y algún Challenger disperso, pero a mitad de año ya empecé a jugar todo Challenger hasta este año que, con las nuevas reglas que han sacado, solo tengo que jugar Challenger porque ya me he metido en otro escalón.

¿Qué te parece el nuevo Transition Tour?

Es un cambio muy agresivo, deberían haber hecho menos cambios, sin desbaratar tanto el sistema. A unos les vendrá bien y a otros mal. A mí, por ejemplo, me viene bien porque me obliga a jugar Challenger y no tengo que pasar por los Futures. En cambio, a la gente que juega los Futures, ahora no tiene la oportunidad de jugar Challenger, les obligan a tener un muy buen ránking para hacerlo, cuando antes tú podías apuntarte a las previas y jugarlo. Encima les quitan los puntos ATP, es como robarte esa emoción de haber conseguido tu primer punto.

¿Recuerdas tu primer punto ATP?

Lo gané con 17 años en Murcia. Hicimos un sorteo previo en la academia, lo gané y luego me toco jugar allí con un WC del club, un jugador mayor pero que jugaba bien. Hicimos un partido a tres sets, muy intenso, luego incluso gane otra ronda y llegué a cuartos. Un recuerdo bonito, además muy cerca de casa.

César Fábregas será tu nuevo entrenador en esta etapa, nada mal.

Cuando hablé con Toni me dio la opción de entrenar con César y la verdad que muy bien. Él sigue siendo segundo entrenador de Pablo Carreño, le ayuda en algunos torneos y está muy contento. También fue entrenador de Tita Torró, fue quien la metió arriba. Es una buena persona que me aporta mucho tenísticamente, creo que vamos a hacer un buen equipo. Además, se nota que tiene mucha experiencia en la pista y en el circuito.

Ahora la relación ya no será igual que antes.

Es diferente. Antes la relación que teníamos era de conocidos, de haber pasado muchos años juntos en la Academia, pero sin llegar a tener una relación íntima. Ahora nos vemos todos los días, trabajamos juntos, comemos juntos, compartimos habitación…

¿Eres de los que disfruta con la alta intensidad?

A mí me gusta que me metan presión dentro de la pista, o en el gimnasio, que me aprieten, pero fuera de la pista quiero relax. Cuando se acaba el día de tenis, a olvidarse hasta el próximo día.

Marcando las distancias, sin llegar a una amistad.

Se puede ser amigo, pero creo que la relación de amistad no se da cuando es tu entrenador. Antes y después sí, durante la colaboración no lo llamaría amistad, es algo raro (risas).

¿Le has echado un ojo al cuadro?

Éste sí que lo he mirado bastante, por curiosidad, pero normalmente me da un poco igual. Hoy he ganado a Jordan, que es mi compañero de entrenamientos en la Academia, y ahora me toca con Vesely, el Nº2 del torneo.

No te veo muy contento con el emparejamiento.

Me da igual quien me toque, la verdad, lo que quiero es mejorar mi tenis y mi cabeza. Si tú mejoras eso, tengas el ranking que tengas, en algún momento pegarás el subidón.

¿Objetivo hasta final de año?

Ninguno en especial. Hombre, me gustaría acabar dentro de los 150 primeros, pero tampoco me obsesiono. Mi objetivo es disfrutar de esta temporada, querer jugar a tenis y seguir mejorando. Lo demás viene solo.

Intuyo que hubo un tiempo en el que no disfrutaste.

Sí, muchos. El tenis es un deporte complicado, tienes muchas subidas y bajadas, es difícil disfrutar en todo momento. Imagino que todo trabajo será así, pero hay que saber valorar lo que tienes y, si es lo que realmente te gusta, debes aprender a disfrutar de ello.

¿Y cómo puede jugar uno sin amor por lo que hace?

A mí me pasaba que en la pista no era competitivo, me cabreaba mucho, no lo daba todo… luego cuando sales de la pista y ves todo eso te pega un bajón. “¿Por qué he hecho eso? ¿Me estoy dedicando toda la vida al tenis y ahora llego y tiro los partidos?” Esas dudas te hacen replantearte todo, pero siempre intenté modificarlo. No se cambia de un día para otro, por supuesto.

¿Ya está solucionado?

Nunca se soluciona del todo, pero se puede decir que sí. A todos los jugadores les viene de vez en cuando esa vena de no querer jugar, de cabrearte, pero uno intenta que esto aparezca las menos veces posibles. Lo he mejorado bastante porque ya me viene muy pocas veces.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter