Federer: "La motivación no es un problema, me encanta jugar contra jóvenes"

El suizo reflexionó sobre lo que supone medirse ante grandes promesas, y habló de otros asuntos como sus planes de futuro con la Laver Cup.

Roger Federer en Miami Open 2019. Foto: zimbio
Roger Federer en Miami Open 2019. Foto: zimbio

Una victoria más, con el peligro de banalización por parte de los aficionados de lo que supone seguir ganando partidos con esta frecuencia y brillantez a los 37 años. Roger Federer está en las semifinales del ATP Masters 1000 Miami Open 2019 después de apabullar a Kevin Anderson en una jornada marcada por la lluvia. Las constantes interrupciones y retrasos provocados por las precipitaciones primaverales se tomaron una tregua para asistir al místico espectáculo que ofrece el suizo cada vez que salta a pista. Con una contundencia asombrosa, Roger solventó el compromiso y se presentó radiante en rueda de prensa, donde ofreció interesantes reflexiones sobre muy diversos aspectos.

"Una de las cosas que más me gusta de este torneo es cómo se implican los aficionados. Puntos como los que hemos jugado Kevin y yo hacen que la multitud disfrute, y es genial sentir su apoyo", aseveró el helvético en referencia a uno de los intercambios más espectaculares vistos durante el partido, donde ambos coincidieron en la red y Roger demostró sus tremendos reflejos. Cuestionado por lo que supone verse las caras a jóvenes que vienen pisando fuerte, como es el caso del duelo que le enfrentará a Denis Shapovalov en semifinales, Roger se mostró muy locuaz. "No es tan diferente de cuando empecé a enfrentarme a Rafa. Cuando cumples 23 o así y te mides a una adolescente, los partidos son diferentes. Salen sin nada que perder, la verdad es que me encanta jugar contra jóvenes del circuito. El torneo supone un gran desafío tanto para John como para mí", asegura Federer, que parece sentirse responsable de una "vieja guardia" que resiste al empuje de la NextGen.


Su derrota ante Stefanos Tsitsipas en el Open de Australia 2019 fue interpretada por muchos como una señal inequívoca del relevo generacional, pero Federer tiene una evidente oportunidad de imponer su ley y frenar a uno de los máximos exponentes del cambio, como es Shapovalov. "No he jugado con un zurdo desde hace tiempo así que tendré que aprovechar el calentamiento de mañana para acostumbrarme a sus efectos de nuevo. Cuando era joven me costaba muchísimo jugar contra zurdos porque no tenía fuerza suficiente en el revés", rememora un Federer que alaba profundamente a su rival. "Entrené con él cuando solo tenía 16 o 17 años, en Toronto, y me quedé asombrado con su manera de golpear a la pelota, tiene un swing muy estético. Luego le vi jugar contra Tsitsipas en un Wimbledon Junior y quedé asombrado con sendos reveses a una mano", comenta.

"Me emociona mucho jugar contra él, soy un gran admirador de su manera de jugar y aún recuerdo cuando ganó a Nadal en Canadá, quedé realmente impresionado. Sé que será difícil ganarle", aseveró un Roger que tuvo tiempo para hablar de la Laver Cup y sus planes de futuro con dicha competición. "Me encantaría unir distintas generaciones. Mi sueño sería que continuara siempre, y en un fin de semana nos reuniéramos todos los jugadores importantes de la historia, compartiéramos experiencias y aprendiéramos unos de otros, como hacemos ahora", desveló un hombre que se mostró especialmente clarividente cuando valoró la dificultad de gestionar el paso del tiempo.

Embed from Getty Images

Y es que tantos años en el circuito, pueden acabar pesando, pero Roger Federer sigue ilusionado. "Es muy fácil encontrar la motivación en un estadio repleto de gente animándote. Lo difícil a mi edad es mantener la rutina de levantarse cada día a entrenar, pero ahí está lo positivo. Sorprendentemente, no me está costando nada. Sé que tipo de trabajo necesito hacer y cómo debo jugar en partidos de máxima exigencia. Tener que viajar todas las semanas es duro cuando vas envejeciendo, pero la motivación no es un problema para mí". Palabra de genio que quiere seguir cosechando éxitos. Está a tan solo dos partidos de ganar el ATP Masters 1000 Miami Open 2019, y su próximo rival no se lo pondrá fácil. Espera Denis Shapovalov.

Comentarios recientes