Federer continúa a la velocidad del rayo

El helvético voló sobre la central de Miami y volvió a dejar una actuación increíble moviéndose desde el fondo y castigando una y otra vez a Anderson con bolas bajas.

Roger Federer ya está en semifinales de Miami. Foto: Getty
Roger Federer ya está en semifinales de Miami. Foto: Getty

Roger Federer sigue con paso firme en el Masters 1000 de Miami y hoy, pasó por encima de un Kevin Anderson que lo intentó y lo intentó, pero nada pudo hacer para frenar el huracán que fue el suizo en el primer set y finales del segundo. 6-0 6-4 para Roger, que continúa rayando a muy buen nivel en Florida y muestra un grandísimo estado de forma y de confianza.

Federer salta a pista con la convicción de cerrar el partido lo antes posible. Los pronósticos hablan de posible riesgo de lluvia más tarde y no se quiere jugar el tener que posponer su encuentro para el día siguiente. Así, sale de vestuario con la quinta marcha puesta y enseguida, Anderson comprueba que hoy lo va a tener muy duro ante el suizo. El campeón de 20 grandes le obliga siempre a golpear bolas muy bajas, en la mayoría de ocasiones por debajo de la rodilla, con lo que eso supone para un tipo de la altura del sudafricano. Por si esto fuera poco, la movilidad de fondo de Federer hoy era colosal. Infranqueable desde cualquier punto.

Merece la pena pararse en esto, porque el primer set de Roger a la hora de moverse, da para una cátedra y enseñarlo una y otra vez en la escuelas. Siempre elegía el movimiento perfecto. Siempre escogía lo que debía hacer. Se acercaba a la red con una velocidad increíble, cerrando espacios a un Kevin que se recolocaba la gorra mirando al otro lado de la red, intentando encontrar alguna respuesta a la cantidad de preguntas que le hacía el juego del suizo. Así, con todo esto, en solo 25 minutos, Roger le infligía a Anderson el primer 6-0 en un primer set ATP en toda su carrera.

Continuó Roger por el mismo camino al inicio del segundo set y volvió a lograr otro break. El suizo parecía tenerlo todo de cara pero el único punto negro en su juego hoy era el porcentaje de primeros. Aunque no perdió ningún punto con su primer servicio en la primera manga, ese 38% de primeros era una estadística que podría ponerle en problemas si Anderson aumentaba un poco el nivel al resto. Así fue. El sudafricano empezó a pegarle más fuerte y profundo a la pelota, intentando despegar a Federer de la línea de fondo, a la que parecía unido como si fuera velcro. A base de derechazos, Kevin lograba así el break e igualar el marcador para ganar un poco de aire.

Federer se atusó el pelo, frunció el ceño y se puso serio tras recibir ese break y se propuso volver a romperle el saque a un Anderson que había mejorado mucho a estas alturas de partido. Empezó a meterle presión y lo rozó una y otra vez, con varias bolas de break. La táctica de Roger era una y otra vez la misma, bloquear el saque de Kevin, con una pelotita a mitad de pista, totalmente muerta, para que se tuviera que agachar y meterle él toda la potencia. Cerraba el punto en la mayoría de ocasiones en la red, el sudafricano, hasta que no aguantó más y cedió el break ante un Federer que luego con su saque puso el punto y final al partido dejando atrás otra grandísima actuación en Miami, como viene haciendo durante toda la semana y moviéndose como un rayo, más rápido que la propia lluvia.

El helvético se medirá en semifinales a Shapovalov, 18 años menor que él y que podría ser perfectamente su hijo y es que el canadiense no había nacido todavía cuando Roger se hizo profesional. Será la primera vez que se enfrenten los dos en el circuito. Un bonito duelo de reveses a una mano entre diferentes generaciones, que lucharán por un puesto en la final.

Comentarios recientes