Aliassime: "Era como si hubiera agarrado un virus. No podía meter ni un segundo saque"

El canadiense explica cómo se sintió a la hora de sacar para llevarse cada set y admite que los nervios le ganaron la batalla. "Es algo duro de digerir", reconoce.

Aliassime, durante su partido ante Isner. Foto: Getty
Aliassime, durante su partido ante Isner. Foto: Getty

Puede que Félix Auger-Aliassime recuerde este Miami Open el resto de su vida. El canadiense llegó desde la fase previa a las semifinales del torneo, las primeras de Masters 1000 en su carrera y tuvo en su mano el ganar ambos sets a John Isner pero terminó pagando sus nervios e inexperiencia, algo que seguro aprenderá para la próxima ocasión. Se da la casualidad que en la otra semi hay otro chico joven canadiense, su amigo Denis Shapovalov.

"Los resultados que tenemos cada uno nos empujan mutuamente. Los dos tenemos mucha confianza en nosotros mismos y eso nos motiva. No creo que se pueda decir que tenemos una rivalidad, pero somos rivales y buenos amigos a la misma vez", comienza diciendo sobre su compatriota, el joven tenista de Montreal, que intenta explicar qué se siente al intentar devolver los saquetazos de Isner. "He hecho lo que he podido. Ya me enfrenté a un rival parecido, a Karlovic en India, y creo que su saque era incluso más duro. Probablemente, haya restado mejor que ningún otro rival que haya tenido John esta semana, solo que yo no pude cumplir mi parte al saque. Es una oportunidad que no puedo fallar. Saqué dos veces para llevarme el set y no pude. Es terrible", explica.

Félix cometió varias dobles faltas seguidas. Hasta tres cuando sacaba para el primer set. "Eran nervios. Era como si hubiera agarrado un virus. No podía poner ningún segundo saque. Es algo difícil de digerir", reconoce Aliassime, que cuenta la mayor lección que ha aprendido esta semana. "Quedarme con el presente y creer en mí mismo, porque tarde o temprano puedes encontrar recursos dentro de ti. La mayor lección que puedo aprender es no rendirme, estar calmado y trabajar cada día", apunta.

El canadiense asegura que ahora se irá a su casa a por un merecido descanso. "Me iré a casa y ya comenzaré a trabajar sobre tierra batida. Quiero ir a Montecarlo. Mis expectativas para esta gira son altas. Quiero jugar bien este año pero quiero centrarme en el día a día y veremos a dónde puedo llegar", admite el jugador que debutará en el Top 35 la semana que viene.

Comentarios recientes