Ashleigh Barty, una jugadora especial que irrumpe en el top-10

La australiana ha conseguido acceder al selecto grupo de las mujeres con un estilo muy particular y aunando el éxito con el dobles.

Ashleigh Barty en Miami Open 2019, nueva top-10. Foto: zimbio
Ashleigh Barty en Miami Open 2019, nueva top-10. Foto: zimbio

En la vida existe la máxima de que si no se puede ser el mejor, intenta ser diferente. Ashleigh Barty está elevando a un estatus superior ese hecho, ya que da señales inequívocas de que puede explorar sus límites una y otra vez siendo una tenista realmente peculiar. Su baja estatura y físico rotundo pueden confundir a aquellos que no le conozcan bien, pero cuando la pelota empieza a volar la agilidad de la australiana es realmente impresionante. Tiene 22 años y parece que fuera ya una auténtica veterana, desde que eclosionara hace casi dos temporadas de manera abrupta tras retornar a las pistas después de un tiempo de reflexión, en el que jugó de manera profesional al cricket. Afincada en la élite en la modalidad de dobles, ha sabido aprovechar su talento natural en dicha disciplina para pulir un juego tan preciosista como efectivo en individuales, que le hace ser temible para cualquiera.

Y es que en tiempos de pegadoras inmisericordes, una mujer capaz de subir a la red con agilidad, hacer voleas de tremendo toque y ejecutar un revés cortado que desafía las leyes de la naturaleza, es todo un regalo para el espectador. Intuitiva y veloz en sus desplazamientos, Barty acumula tres títulos en su palmarés individual y mira con ambición al futuro. Mucho se habla de jóvenes emergentes, pero apreciar la evolución meteórica de esta joven y su capacidad de trabajo y sacrificio, hacen pensar que sigue teniendo margen de mejora y puede alcanzar cotas de éxito gigantescas. Tras vencer a Petra Kvitova, compareció en rueda de prensa con gran satisfacción, pero ni un ápice de conformismo.

Kvitova:

Kvitova: "El revés cortado de Barty es mejor que el de muchos hombres"

Seguir leyendo

Embed from Getty Images

"Sabía que la clave del partido sería sentirme competitiva al resto. Petra es una de las mejores sacadoras del planeta, y me centré en ser sólida con mi saque para poder ir tomándole la medida. Siento que he progresado muchísimo, como persona y tenista, en los últimos nueve o diez meses en los que he trabajo mucho", asevera una mujer presente en el top-10 de dobles y, desde esta semana, en individules también. "Era un objetivo que ni me lo planteaba, lo veía demasiado lejano, pero cuando pones todo tu esfuerzo y esperanzas los sueños se pueden cumplir", asevera con orgullo una mujer que se ha forjdo a sí misma. como tenista.

Su pasión por este deporte es lo que le mueve, y lo que le hizo retornar a un deporte del que se desligó cuando no parecía que fluyeran las cosas, siendo esa decisión el punto de inflexión a partir del cual construir una carrera prolífica en éxitos. "Poder vivir del tenis es de las cosas más bonitas que pueden ocurrir en la vida. Pero no me conformo, quiero seguir mejorando y siento que tengo mucha hambre de gloria", comenta la australiana, cuy rival en semifinales del WTA Premier Mandatory Miami Open 2019 será la estonia Anett Kontaveit. Dura prueba de fuego para ambas, conscientes de la gran oportunidad de la que disponen para cosechar un triunfo tan sobresaliente como inesperado. Ashleigh Barty tiene armas más que suficientes para ser una tenista de referencia durante muchos años.

Comentarios recientes