El último espectáculo de Kyrgios

Saques de cuchara, tiros sin mirar, saludos a la pelota y una pelea en pleno partido con un espectador que terminó siendo expulsado del recinto en Miami.

Kyrgios, aplaudiendo al espectador mientras le echan. Foto: Getty
Kyrgios, aplaudiendo al espectador mientras le echan. Foto: Getty

Apuntaba a que Nick Kyrgios la iba a liar anoche. Y así lo hizo. El australiano ha tenido en su carrera actuaciones extrañas y que han dado que hablar pero lo que hizo anoche puede colocarse muy arriba en su clasificación y es que dejó varios detalles que hicieron de su encuentro un show que deleitó a muchos y que enfureció a otros tantos.

El de Canberra fue muy criticado por su saque de cuchara ante Nadal en Acapulco. Se le llamó irrespetuoso por hacer algo que no va contra las normas pero que no está demasiado bien visto. Es lo que necesitaba un tipo como él, ver a la masa enfurecida para volver a hacerlo y seguir alimentando su fama de chico malo. En el día de ayer, antes del partido, ya dejó caer que lo iba a volver a hacer y anoche no solo lo hizo una vez sino hasta en dos ocasiones en el mismo set. Con el primero, logró un ace y con el segundo, terminó ganando el punto en la red. 100% de efectividad.

"Cuando golpeé el saque por abajo (ante Nadal), la gente me dijo que había sido irrespetuoso. Si lo hubiera hecho otro, hubieran dicho que era un golpe muy técnico. Si lo hago yo, se cae el techo. Lo voy a volver a hacer, sin duda. Lo estuve pensando todo el día", comentó Kyrgios a la prensa. Lo seguirá haciendo, así que será mejor que todos se acostumbren. El público ayer reaccionó abucheándole, la primera vez, pero eso no le privó para hacerlo una segunda, un par de juegos más tarde.

Amén de varios golpes entre las piernas, Nick dejó tiros que provocaron las risas del púbico como aquél en el que hizo el gesto de ver dónde estaba la pelota en el aire, antes de golpearla.

Así como golpear mirando al tendido.

Pero la parte más surrealista fue cuando Kyrgios se encaró con un aficionado de la grada. El espectador, que parece que no le gustaba nada el australiano, le gritó durante el partido que tenía "un corte de pelo de mierda", algo que hizo que Nick no se mordiera la lengua y le contestara. "¿Qué haces aquí? ¿Tienes una entrada gratis? ¿Por qué me estás viendo a mí un domingo por la noche? Parece que no tienes nada mejor que hacer. Es domingo por la noche y estás aquí, viéndome. ¿Dónde está tu familia, tío?", le decía Kyrgios mientras el juez de silla le pedía que parara y le daba un warning.

La policía acabó echando al espectador, mientras Kyrgios, al ver aquello, empezó a reírse en su dirección y aplaudiendo a la misma vez. "Me dijo que era un gilipollas", dijo el australiano en rueda de prensa. "Yo le decía que viniera a mí y me lo dijera a la cara. La verdad es que fue divertido. Me dijo que mi corte de pelo era una mierda y lo cierto es que hace días que no me pelo, así que tenía razón. Sabía que le iban a echar. Lo sabía. Me encantó verle expulsado. Me encantó cada segundo de ese momento y creo que la grada también", agregaba.

El australiano terminó dejándole varios mensajes a ese espectador, a través de la prensa. "No entiendo que hayan tipos como él. Esos idiotas que no tienen nada mejor que hacer un domingo por la noche que verme jugar y me hablan como si no les interesara lo más mínimo cuando lo que están haciendo es estar sentados ahí viéndome jugar. Cuando yo voy a la NBA, me siento a admirar el espectáculo porque me gusta el show. En fin, probablemente ahora estará con tráfico de camino a casa. Es una hora muy mala para volver a casa", concluyó entre risas. Lo que es seguro es que aquél que pague una entrada para ver a Kyrgios, sabe que van a pasar cosas. Anoche, muchos se fueron a casa habiendo presenciado un espectáculo distinto. Hay quienes pensarán que fue brillante y otros, patético. Opiniones hay para todos los gustos pero ante Nick no hay medias tintas. O le odias o le amas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes