Dave Miley, el gran candidato para cambiar el rumbo de la ITF

El irlandés se postula como el rival más fuerte para presidir la ITF en las próximas elecciones. En un mes será nominado como candidato oficialmente.

Dave Miley. Fuent: Wimbledon
Dave Miley. Fuent: Wimbledon

Dave Miley anunció esta semana en una conferencia desde el Miami Open sus planes para presentarse a la carrera que le lleve a convertirse en el nuevo presidente de la ITF, puesto para el que será nominado de manera oficial el próximo mes y que actualmente ocupa David Haggerty. ¿Pero quién es este hombre? ¿De dónde sale? Además de ser un ex campeón nacional de su país, Miley trabajó durante 25 años como Director de desarrollo para la ITF, el mayor departamento de toda la organización. No solo es un gran administrador del tenis internacional, también es considerado como una de las personas con más conocimientos del juego hoy en día.

El directivo irlandés explicó cuáles serían los desafíos más importantes a los que el tenis mundial debe hacer frente ahora mismo, mostrando al mismo tiempo posibles soluciones y estrategias de cara a esa candidatura inminente. Dave dio su visión negativa acerca de algunos temas candentes que ocupan espacio en la actualidad, como por ejemplo, la fragmentación que ha sufrido el aficionado respecto a la nueva Copa Davis o la necesidad urgente de darle un empujón al tenis femenino a través de la Copa Federación.

Por supuesto, Milley no se olvidó del circuito ITF Transition Tour, criticado duramente incluso antes de que viera la luz. Una manera distinta y muy compleja de acceder al profesionalismo que no ha sido capaz de mantener los objetivos originales. O lo que es lo mismo, que el irlandés tiene bajo la manga un camino distinto y más liviano para afrontar este caos.

Al finalizar la conferencia, Dave expresó su preocupación alrededor de los asuntos de gobernabilidad e integridad relacionados con la ITF, mostrándose especialmente preocupado por el Código de Conducta recientemente presentado por su presidente, Dave Haggerty. “El Código ha cambiado drásticamente con respecto al Código anterior, incluyendo unas medidas que afectan directamente a los candidatos, donde limitan nuestra participación para hacer campaña, publicar material, viajar a reuniones o asociarse con presidentes de federaciones individuales”, explica el futuro candidato.

“Me parece extraño que un candidato que se postule para ser presidente de la ITF no tenga permitido entregar material de campaña a las federaciones sobre sus políticas o no pueda asistir a reuniones regionales que en los próximos meses estarán involucradas. Los candidatos estamos severamente restringidos, no me parece ésta una práctica correcta ni justa”, confesó en desacuerdo. Por su parte, Haggerty continúa su mandato al frente de la ITF por cuarto año consecutivo a la espera de lo que suceda en la reunión general anual del próximo mes de septiembre, en Lisboa, donde los países miembros de la organización tomarán la palabra.

“Todo el mundo tiene un gran interés en que el tenis se muestre fuerte y esté bien, pero hay cosas que no ayudan al deporte. Hay demasiadas cosas que cambiar, veo el escenario muy fragmentado y así no puede continuar. La ITF controla el tenis, pero es una organización que se creó para unir a las personas y construir relaciones entre ellas, para buscar la manera de trabajar todos juntos. Veo que estas relaciones son ahora mucho peor que hace tres años”, concluye el irlandés, el hombre que podría convertirse muy pronto en la gran piedra de cambio de nuestro deporte.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes