Las entradas más caras del mundo del tenis

El próximo jueves saldrán a subasta los tickets más caros del mundo: 2520 bonos, de cinco años, que reportarán hasta 250 millones de libras a Wimbledon.

Royal Box, Wimbledon. Foto: Wimbledon
Royal Box, Wimbledon. Foto: Wimbledon

El próximo jueves se ponen a la venta las entradas más caras del mundo del tenis. Pertenecen a los sectores que, en primer anfiteatro de la pista central, rodean al Royal Box del All England Lawn Tennis Club. Cómo no, la pista más trascendental del mundo del tenis, en Wimbledon. Tal y como recoge The Guardian, y aunque no se ha desvelado de manera oficial el precio de los mismos, los boletos que saldrán el próximo jueves a subasta, unas 2520 localidades, costarán alrededor, según estimaciones por experiencias anteriores, de 100.000 libras, unos 115.000 euros.

Más que entradas, lo que se subastarán son bonos válidos para cinco ediciones. De 2021 a 2025, las entradas más caras del mundo reportarán aproximadamente a Wimbledon 252 millones de libras durante esos cinco años. 252 millones de libras por el 16.7% de las localidades de la pista central. "Son los tickets más buscados del mundo. No solo te dan los mejores asientos para ver el mejor tenis que existe, sino que te otorgan acceso a un mundo único, con personas realmente influyentes en múltiples sectores económicos y sociales", admite Claire-Estelle Bertrand, gerente de una agencia que se dedica a revender los bonos de quienes deseen hacerlo una vez adquiridos el próximo jueves.

Por la experiencia con este tipo de bonos y la altísima demanda de este tipo de entradas, dicha agencia asegura que el negocio es enormemente rentable, mucho más que la revalorización de otros productos bursátiles, pero a mucho menor riesgo. Estas obligaciones comenzaron a venderse por primera vez en 1920 por un total combinado, de todas las localidades, de 100.000 libras de la época, unos 4.5 millones de libras de hoy, con el fin de ayudar a financiar la construcción de la pista central.

Teniendo en cuenta que el 16.7% de las entradas corresponde a estos bonos, y que el 21% de ellas se disponen y se reservan para invitados, prensa y diferentes asociaciones tenísticas, sólo el 53.5% de las entradas de la pista central corresponde a público general. Como informa el diario británico, las autoridades de Wimbledon han confirmado que la demanda recibida para estos bonos es altísima. Y es que a diferencia de la mayoría de las entradas para deportes y conciertos, no hay restricciones en la reventa de obligaciones, que se tratan como instrumentos financieros y se negocian en un mercado de valores.

No obstante, el acceso a estos bonos es sumamente restringido, pues los dueños de las obligaciones del lustro anterior tienen derecho de compra y reválida. "Por lo general, se transmiten en familias de generación en generación, lo que dificulta que nuevas personas los compren, ya que los poseedores actuales obtienen el primer derecho a comprar".

Comentarios recientes