La lucha Indian Wells - Miami se recrudece

Los organizadores del torneo de Miami están encantados con cómo ha quedado el nuevo recinto y aseguran ser "el nuevo US Open".

El nuevo estadio del Miami Open. Foto: NYT
El nuevo estadio del Miami Open. Foto: NYT

Desde hace muchos años, la lucha Indian Wells - Miami era más que intensa. Colocados en el calendario uno detrás de otro y con un cuadro casi tan grande como el de un Grand Slam, no había ningún Masters 1000 ni Premier Mandatory que durara tanto y con unos cuadros como los que tenían ellos. De esta forma, luchaban por ser considerados el "quinto Grand Slam". Se podría decir que hubo una época donde prácticamente estaban colocados a la par pero Larry Ellison, co-fundador de la empresa Oracle, puso el colchón financiero para que el torneo californiano creciera brutalmente y tomara ventaja en la pelea.

El crecimiento de Indian Wells les ha llevado a ser considerados el mejor torneo ATP del circuito de forma ininterrumpida desde el año 2014, robándole esa distinción al torneo de Shanghái, que lo había sido desde 2009 a 2013. Indian Wells pone a disposición de los jugadores y sus familias unas suites de alto lujo en el mismo recinto. De esta forma, se despiertan cada mañana con el sonido de los pájaros y con vistas al lago rodeado de palmeras. Los Restaurantes, zonas de entrenamiento y demás áreas, también fueron renovadas. No les faltaba absolutamente de nada. Para los espectadores, renovaron varios estadios y ofrecieron mejoras para que la experiencia fuese única.

Miami se quedó estancado. También destinaron un presupuesto cercano a los 50 millones de dólares para una remodelación total de las instalaciones de Crandon Park pero por una razón parecida a lo que sucedió en Roland Garros, donde varios se negaron a que hicieran obras en los parques de alrededor, les llevó a retrasar todo hasta que llegó Stephen Ross, dueño de los Miami Dolphins, que cedió su estadio para que Miami pudiera hacer todo lo que llevaba deseando en el último lustro.

"Larry ha hecho un gran trabajo. Ha dejado el listón muy grande y eso es bueno para el tenis pero para nosotros, es más natural no competir o, al menos, hacerlo a nuestra manera", cuenta Ross para el New York Times sobre lo que ha hecho Indian Wells en los últimos años. Miami ha vuelto a la "pelea" para convertirse en ese quinto Grand Slam. Ross ha adaptado su estadio y sus instalaciones, en las que ha invertido más de 550 millones de dólares, para que el torneo crezca y ha influido en absolutamente todo lo que el mundo del tenis podrá ver en las próximas dos semanas, desde las flores que adornan el recinto hasta las baldosas de los baños.

Los ocho primeros cabezas de serie de cada cuadro tendrán una suite privada, al estilo de Indian Wells, que podrán usar junto a sus familias. Se han construido áreas de descanso para ellos y gimnasios para que puedan entrenar. Dentro del mismo estadio de los Dolphins se ha levantado una grada que servirá de pista central y en el verde se ha dispuesto una sala de calentamiento, para que los tenistas pasen ahí los minutos previos a su salto a pista.

"Queríamos un lugar que nos permitiera tener libertad y flexibilidad para poder hacer crecer el evento", afirma Mark Shapiro, presidente de Endeavor, la empresa matriz de IMG, dueña del torneo de Miami. "Cayo Vizcaíno era encantador, pero ya la hemos superado. Lo que tenemos es algo sobrenatural. Olvídense de convertirse en el quinto Grand Slams, somos el nuevo US Open", asegura. Miami tiene casi dos semanas por delante para mostrarle al mundo lo que tanto tiempo llevaba deseando ser. La batalla por ser el quinto major se recrudece. Veremos si está a la altura de Indian Wells.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes