Schwartzman sigue chocando con Nadal

El número 2 del mundo, Rafa Nadal, inclina con gran facilidad al argentino en un encuentro encarrilado con el primer break del choque (6-3 6-1).

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

Plácida es la palabra que mejor define el tímido encuentro que con enorme oficio y control se ha llevado Rafael Nadal ante el argentino Diego Schwartzman, al que ya domina por 7 a 0 en el 'cara a cara'. El tenista español volvió a cobrarse con tremenda eficacia el botín más preciado -el break- a la segunda oportunidad, sin que el argentino pudiera desde ahí descifrar un encuentro que Nadal gobernó con notable claridad (6-3 6-1).

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

La victoria más contundente de entre todas que han definio una relación que de por sí resulta muy complicada para Schwartzman nació, sin duda, en lo mental. Si ya de por sí Nadal ha encontrado la forma de plegar velas y salir airoso de los momentos de mayor inspiración del ¡Peque' en el pasado, hacerse con el primer quiebre, en el octavo juego y a la segunda oportunidad, condicionó el proceder del partido desde dicho momento.

Al tenista sudamericano le cuesta mucho encontrar una zona cómoda de golpeo entre su altura y la que consigue generar Rafa con su derecha, siempre una ventaja para el mallorquín, más incluso sobre pista dura, pues el ajuste de los pasos sobre la línea le demanda una fuerza y una constancia a Schwartzman realmente complicada. Independientemente de que Nadal juegue más o menos atrás, se confirmaron los riesgos que Diego tuvo que asumir para intentar abrir alguna zona de la retaguardia del español.

El ritmo de golpeo de ambos fue similar en esos primero siete juegos, donde Nadal esperó a que el marcador se ajustara y avanzara para jugar mente contra mente. En el siempre delicado octavo juego, la contienda se desniveló, y Nadal aprovechó para cambiar de marcha y ver cómo respiraba un Schwartzman que tenía que cambiar las cosas en mitad de la dificultad ya explicada en lo técnico y táctico.

Con el primer break en la segunda manga se confirmó la superioridad desde todo plano del juego, y Schwartzman no pudo hacer más que aguantar hasta el desenlace de un partido que no desgastó a Nadal aunque tampoco le concedió el ritmo que quizás buscaba ante un jugador siempre consistente como Diego.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter