'The Clash', la perfección hecha raqueta

Analizamos la nueva raqueta de Wilson, la 'Clash', que nos ha dejado con la boca abierta y que promete revolucionar el mundo de las raquetas.

Analizamos la nueva Wilson Clash.
Analizamos la nueva Wilson Clash.
Patrocinado por:

Cuando Wilson contactó con Punto de Break a finales de 2018 para enviarnos un prototipo de la nueva raqueta que iban a lanzar en febrero de 2019, lo cierto es que en la redacción flipamos con el marketing y la parafernalia que rodeaban a una raqueta que parecía que iba a romper los esquemas. Parecía que estábamos participando en un experimento y, lo cierto, es que la campaña de publicidad que ha acompañado a The Clash, como se llama la nueva criatura, ha sido impresionante.

El apodo Clash se deriva de la mezcla de los rasgos de la raqueta que se sostienen entre sí. Si la raqueta es demasiado flexible, su estabilidad se convierte en un problema y si es potente, el control se debilita. Wilson Clash equilibra estos dos aspectos.

Wilson lleva años trabajando en ella a través de entrevistas, test y valoraciones con miles de jugadores profesionales y amateurs por todo el mundo. El consenso es el que conocemos ya: la raqueta perfecta debe aunar potencia, control y toque. Para ello, la marca creada en 1914 dejó atrás su forma de trabajar en el pasado y rompió literalmente los moldes para crear este nuevo concepto de raqueta.

Y la verdad es que, a tenor de todas las pruebas y tests de los que hemos podido practicar con ella, The Clash cumple con creces las expectativas creadas en torno suyo. La perfección hecha raqueta, la cuadratura del círculo llevada a cabo por Wilson para fabricar una raqueta multijugador que, aun sin ser su objetivo podría llegar incluso a ser usada perfectamente por profesionales, y que le permitirá mantener su liderato dentro de las marcas Top.

La primera impresión al desempaquetarla es de sorpresa (muy agradable). El diseño gráfico del prototipo es tremendamente moderno y diferente a lo que estamos acostumbrados. Una especie de dibujo aborigen australiano en tonos grises y negros (que por desgracia se ha perdido en la versión definitiva, mucho más seria y convencional). Y, lo que más destaca de la raqueta es lo liviana que resulta cuando la empuñas. ¡Pesa muy poco!

Como hacemos siempre, comenzaremos describiendo las características técnicas de la raqueta aportadas por Wilson para sus dos modelos. Cabe destacar que para el encordado, Wilson recomienda una tensión baja y utilizar poliéster.

Clash 100

Clash 100 Tour

Cabeza (CM2)

645

645

Peso (Gr, sin cordaje)

294

310

Diseño del cordaje

16x9

16x9

Grip

1 - 4

1- 4

Balance

31 cm

30,6 cm

Rigidez

11,2 mm

11,2 mm

Estabilidad de torsión

3.9 grados

3.8 grados

Frecuencia

129 Hz

128 Hx

Y al contrario que otras raquetas analizadas en nuestra web anteriormente, Wilson únicamente remarca el uso de dos tecnologías claves en The Clash:

  • Free Flex: Una tecnología revolucionaria diseñada específicamente para que la raqueta se doble con cualquier estilo de swing. Tanto las fibras horizontales tradicionales como las nuevas verticales se mejoran mediante el mapeo de carbono patentado, lo que permite a los jugadores golpear libremente y con confianza con la máxima área para la bola y el máximo control. Este sofisticado diseño permite aumentar el tiempo de permanencia de la bola en las cuerdas, mejorando la sensación y el control. La inspiración le vino a Wilson de estudiar la dinámica de los palos de lacrosse.
  • Stable Smart: La geometría única del marco, diseñada a través de simulación digital, proporciona una mejor estabilidad y potencia, convirtiéndole en el marco más flexible en el mercado para asegurar el swing del jugador. La geometría de flexión del bastidor permite conservar la energía a través del giro de la raqueta y proporciona resistencia para resistir los golpes del oponente y devolveros a una mayor velocidad.

Para tener más puntos de vista, aparte de probarla personalmente, esta vez la he compartido con la gente del Club de Campo de Elche, el club de tenis donde juego y entreno. Hemos compartido peloteos con Justo y Sergio (mis coaches), Héctor (vigente campeón de España absoluto en dobles mixtos) y José Francisco Vidal Azorín (jugador profesional, ITF Nº456), que entrena habitualmente en nuestra academia.

Lo cierto es que hubo consenso de inmediato entre todos por las excelentes sensaciones que nos transmitió The Clash. Justo y Sergio, como buenos entrenadores, coincidieron en que Wilson ha creado una raqueta multijugador pero que perfectamente se puede introducir en las pistas profesionales, con muy buen balance entre potencia y control, con un golpeo limpio y directo. Justo apuntaba a encordarla con el cordaje Luxilon de Wilson y Sergio remarcaba el toque fácil que permitía. Curiosamente no se pusieron de acuerdo en el punto dulce de la raqueta, muy bueno para ambos pero algo más reducido para Sergio de lo que apreció Justo.

Héctor, con un perfil más joven, coincidía conmigo en lo ligera que resulta la raqueta y que sorprende después con lo fácil que resulta manejarla y extraerle la potencia y los efectos. Le pareció algo rígida pero fácil de jugar desde todos los puntos de la pista, quizás algo menos en la volea donde, un consumado doblista como él, la encontró algo dura. Ambos estuvimos de acuerdo en que permitía liftar fácilmente el drive y que, desde el fondo, la raqueta respondía rápidamente a la bola convirtiéndose en un cañón de disparar.

Finalmente, la opinión de José Francisco Vidal, un habitual en los torneos ITF sobre pista dura, fue de gran interés por la versión Pro, puesto que se adaptó perfecta y rápidamente a The Clash y estuvo de acuerdo con todas nuestras apreciaciones. Para él, más alto que todos nosotros, el saque que lograba con la raqueta le dio muy buenas sensaciones, permitiéndole alcanzar gran velocidad sin demasiado esfuerzo, con saques planos y profundos.

Dejando de lado estas apreciaciones, mi valoración personal es de haber encontrado una raqueta con la que uno se siente muy cómodo desde el principio, nada “cabezona”, con mucho swing y un punto dulce muy amplio, lo que para mí se tradujo en controlar la bola, llevarla donde quería en todo momento, sacar spin y permitirme añadir un plus de potencia sin miedo a mandar la pelota fuera. Todo ello sin apenas notar cansancio en el brazo tras un rato golpeando por, no me cansaré de repetirlo, lo ligera que resulta.

Probada por jugadores de la talla de Grigor Dimitrov, Feliciano López, Gael Monfils, Stefanos Tsitsipas, Jelena Ostapenko o Nicole Gibbs, todos coinciden en que Wilson ha creado una raqueta que probablemente marque un antes y un después en la evolución de las raquetas de tenis.

El veredicto final para Wilson Clash es el de una raqueta con una increíble combinación de alto rendimiento en su potencia y precisión, capaz de proporcionar a cualquier tipo de jugador, desde juniors hasta profesionales, la confianza necesaria en cada golpe, permitiendo el toque y el efecto, así como añadiendo el confort como nuevo elemento que no se suele contemplar habitualmente.

The Clash es definitivamente una seria competidora para otras raquetas populares, siendo hoy en día la más flexible del mercado e inclasificable en su categoría. Ofrece un montón de efectos y potencia con gran control. Definitivamente creo que Wilson ha logrado crear algo completamente nuevo en su línea de raquetas, especialmente con una rigidez tan baja. El abanico de potenciales jugadores para esta raqueta es bastante grande, resultando muy adecuado para los jugadores a los que les gusta permanecer en la línea de fondo y controlar a sus oponentes tirando de spin y profundidad.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes