Valencia Tennis Tour, un circuito que aspira a ser nacional

En su tercer año de vida, el circuito valenciano amplía sus paradas en la Comunidad y ya piensa en dar el gran salto a otras ciudades españolas.

Un partido del Valencia Tennis Tour. Fuente: Punto de Break
Un partido del Valencia Tennis Tour. Fuente: Punto de Break

Los datos y las opiniones confirmaron un año más que el tenis español goza de muy buena salud. Los nuestros siguen ganando torneos, jugando finales y ocupando varias plazas en el top100, tanto en categoría masculina como femenina. Sin embargo, nada de esto sería posible si otras personas no pusieran todo su empeño en alimentar las necesidades del tenis base. ¿Y cómo está actualmente el tenis base? No tan bien como debería. Para afrontar esta problemática, los clubes más importantes de Valencia (Club de Tenis Valencia, Sporting Club de Tenis y Club Español de Tenis) se reunieron hace tres años para crear el Valencia Tennis Tour.

Con el patrocinio de Wilson desde el día de su nacimiento, este circuito nace con la intención de cubrir esas necesidades del tenis base, falto todavía de una estructura bien organizada de la que luego obtener el feedback adecuado por parte de padres y niños. ¿Y quién lo juega? Chicos y chicas de entre 8 a 14 años repartidos en tres categorías (benjamín, infantil y alevín) que se pueden ir inscribiendo en las diferentes paradas del tour. En total son cinco paradas (en 2019 se han añadido dos nuevas) más un Máster final que reúne a los jugadores con puntos lograron durante los meses previos. Ramón Muñiz, presidente de la Asociación de clubes valencianos de tenis, nos explica los cambios que ha tenido el circuito en esta nueva temporada.

“Este es el tercer año del circuito y queríamos ampliar esas tres pruebas que veníamos desarrollando habitualmente. Hemos añadido Gandía y Dénia. Lo cierto es que nos estamos preparando para lanzar el circuito a nivel nacional, creemos que ya tenemos la experiencia suficiente y ahora queremos transmitir esto mismo en el resto de España. Aparte del Rafa Nadal Tour by Mapfre, en este país no existen circuitos tan profesionalizados como el nuestro. Queremos darle lo mejor a las futuras generaciones y un salto al resto de España nos ayudaría a conseguirlo”, valora Muñiz, sabedor de que el número de licencias federativas desciende año tras año.

Un salto de Valencia a toda España que significaría, casi de manera deductiva, un cambio en la nomenclatura. “Posiblemente nos toque cambiar el nombre, sí. La idea nació a nivel autonómico, pero hemos visto que tiene posibilidades de ser un circuito nacional. Lo lógico sería que le diéramos un cambio al nombre, básicamente para no generar ningún tipo de controversia. Al final el nombre no es lo más importante, lo importante es el circuito en sí y cómo funciona. Lo más bonito es que desde la Comunidad Valenciana hayamos creado un torneo que transmita unos valores que ayude a educar a nuestros hijos dentro de la pista y fuera de ella. Ojalá podamos llegar algún día a toda España, aunque sabemos de los costes que acarrea y tampoco queremos que se nos vaya de las manos”, certifica Ramón.

El tenis valenciano quiere dar un paso más, no se conforma con ser uno de los referentes actuales a nivel nacional, también quiere asegurarse los éxitos de cara al futuro. “El tenis valenciano y, en general, el tenis español tiene grandes profesionales que forman a grandes jugadores, pero hay un problema. Para que un jugador llegue a ser profesional necesita mucho dinero… dinero que no tiene. A nivel de jugadores, a nivel técnico, estamos en un momento estupendo, ves jugar a los niños y se te cae la baba, pero cuando llegan a los 15-16-17 años y quieren jugar sus primeros torneos profesionales, no tienen dinero. Ahí es cuándo deben tomar una decisión: estudiar una carrera para buscar otro trabajo o arriesgar y ser jugadores”, confiesa Ramón, consciente de que este tipo de circuitos ayuda a promover el tenis y a formar futuros profesionales.

“El tenis en España está bien, el problema es ese dinero que necesita el jugador y que las Federaciones, ahora mismo, no aportan. No sabemos muy bien por qué, si por falta de liquidez o porque la política que tienen es otra. Desconozco las políticas de la RFET y de la FTCV, pero la realidad es que a Bernabé Zapata, 263 del mundo, ha tenido una beca del Sporting Club de Tenis hasta el 31 de diciembre del año pasado para poder mantenerse vivo en el circuito. Para mí un 263 del mundo ya es un jugador profesional, toda esta gente será el relevo de nuestro tenis. Hay que ayudar más a nuestros jugadores”, amplía Muñiz con contundencia.

El Valencia Tennis Tour se hizo realidad en 2017 y en tres años no ha parado de crecer. ¿Dónde está el secreto? Ramón Muñiz lo tiene claro. “No solo es una experiencia deportiva, sino una experiencia para formar buenas personas, un raíl para que los niños tengan un comportamiento cívico en la sociedad. Este circuito transmite deporte, por supuesto, pero también valores. Ahora el input que recibimos es ‘la vida fácil’, pero esto no es así. Sin esfuerzo, seriedad y sacrificio no hay recompensa, ese es el mensaje que queremos transmitir”.

Formar y educar, un combo que refleja la importancia de competir sin dejas a un lado la verdadera clave del éxito: los valores. El Valencia Tennis Tour es un circuito de tenis juvenil que imparte al mismo tiempo un decálogo de comportamiento para que todos esos jugadores que sueñen con ser tenistas no se olviden también de ser personas.

Comentarios recientes