Serena se lleva un duelo de súper mujeres

La menor de las Williams debutó con victoria en Indian Wells superando a Victoria Azarenka, la mujer que le impidió levantar el título hace tres años.

Máxima complicidad en la red entre Serena y Victoria. Fuente: BNP Paribas Open
Máxima complicidad en la red entre Serena y Victoria. Fuente: BNP Paribas Open

Si lo que buscaban era hacer un homenaje a este 8 de marzo, el objetivo está más que logrado. Serena Williams y Victoria Azarenka se encargaron de regalarnos este sábado uno de los mejores partidos del año en Indian Wells con un tenis de altísimo nivel en el que la norteamericana acabó mandando gracias a la dinámica procedente del primer parcial (7-5, 6-3). Un gustazo ver a dos clásicas del circuito femenino entregándose como en sus mejores días, lástima que solo pudiera ganar una.

Sabemos que el tenis no tiene memoria, aunque lo que no tiene es memoria más allá del último partido. Estas dos mujeres se habían enfrentado en 22 ocasiones a lo largo de sus carreras, imagínense si se conocen, pero hoy en sus cabezas solamente cuadraba lo sucedido en la final de Indian Wells 2016, su último duelo. Allí donde la bielorrusa se vistió de campeona en dos mangas e impedía que su rival cerrara su historia de pasión y reflexión en Palm Springs. ¿Se acordaría Williams de aquel suceso tres años después? Desde que el juez lanzó la moneda al aire ya lo tenía en mente.

Era día de venganza, en el buen sentido de la palabra. Un día para ofrecer el mejor nivel de tenis, pero también de mucho viento. Sorprendía ver a ambas saltar al calentamiento con pantalón largo y chaqueta, pero así es el desierto californiano, a veces viene con sorpresa. En lo que se refiere al tenis, no podía haberse dado un mayor homenaje al 8 de marzo que un combate entres dos jugadores de talla mundial. Dos ex números uno peleando de poder a poder en un primer asalto de máxima igualdad. En total fueron doce juegos disputados con siete breaks repartidos entre ambas raquetas, aunque finalmente fue Serena quien lo abordó por 7-5.

Que había nervios era una evidencia. ¿Qué tú me rompes el saque? Pues yo te devuelvo el quiebre en el siguiente juego. ¿Qué tú fallas una derecha fácil? Pues yo hago un par de dobles faltas. Ambas coincidían en lo mejor y en lo peor, así hasta que Williams tuvo 5-3 y 30-0 con su saque. Parecía que de aquella trampa ya no escaparía la bielorrusa, pero se salvó. Empató 5-5 e incluso tuvo opciones de romper de nuevo el saque de su rival. Bien le hubiera ido, ya que darle ese respiro a Serena significaría despedirse del parcial al juego siguiente. Al final fueron 73 minutos de pelea que solamente dirimía quién se llevaba la primera manga.

Y si estaban jugando tan bien, ¿cómo es que había tanto break? El segundo servicio, ahí estaba el agujero. Tanto una como otra ganaban el 39% de puntos con segundos saques, una sangría que continuaría en la reanudación: los dos primeros juegos se irían al resto. No fue muy diferente este set del primero, con la única diferencia que Serena ya tenía en su cabeza (y en el marcador) medio partido. Terminó pesando esa situación y quedó claro que, aunque el duelo era a la mejor de tres mangas, haber ganado la primera significaba todo. Victoria de la estadounidense que, en dos días, tendrá que medirse a otra ex número 1 del mundo: Garbiñe Muguruza.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter