Luthi, sobre Federer: "Todavía es juguetón, como un niño al que le lanzas una pelota"

El entrenador de Roger asegura que vive el tenis no como un trabajo, sino como un juego y que precisamente ésa es la clave para que siga motivado para continuar jugando.

Severin Luthi y Roger Federer. Foto: Getty
Severin Luthi y Roger Federer. Foto: Getty

Con motivo de la consecución del título número 100 de Roger Federer en Dubái, su entrenador, Severin Luthi, ofreció una interesante entrevista a Tages Anzeiger, donde habla de su pupilo y cómo ha hecho para mantener la motivación y las ganas de seguir compitiendo después de casi 20 temporadas como profesional en una de las carreras más largas que ha tenido un tenista de éxito como él.

"Lo cierto es que conseguir 100 títulos no es un objetivo que te puedas marcar en tu vida. Supondría ganar 10 títulos por año, durante 10 años, o cinco títulos en 20 años. ¡Es increíble! Lo más importante de todo es que él ama este deporte y su pasión siempre le ha impulsado. La mayoría de tenistas acaban quemándose por el camino y pierden el hambre de victoria. Su amor por el juego no se enfrió cuando ganó tanto y ganar un título le hace querer ganar más", revela el entrenador, que habla de la simplicidad de pensamiento de Roger. "No analiza demasiado las cosas. A él le gusta el juego y la vida que lleva. Es un privilegio que tiene, poder llevar la vida que lleva. El mundo está abierto para él. No conozco a una persona más equilibrada y positiva que él".

Luthi explica que durante los entrenamientos, prueban a hacer cosas diferentes para escapar un poco de la rutina y añadir algo de diversión. "Siempre encuentra una manera de hacerlo divertido. Puede jugar a pegarle cada vez de una forma diferente, con un top spin extremo, o pegándole muy bajo y a veces también se pone a imitar a otros jugadores. Todavía es juguetón, como un niño al que le lanzas una pelota. Cuando estás entrenando con él, no sientes que estés jugando con un mayor. Para muchos jóvenes, esto es un trabajo pero para Roger, es un juego. Como todo el mundo, él también tiene días malos pero no cae por debajo de cierto nivel y eso demuestra su respeto por los demás que trabajan con él. No lo hace por nosotros, pero no quiere decepcionarnos", admite.

Las lesiones son algo recurrente en el mundo del deporte y Roger puede sentirse muy afortunado que su primera lesión grave llegó a los 34 años. "Pierre (Paganini) es muy importante dentro del equipo. Hace un trabajo sensacional. Roger siempre le pregunta por qué hace algunas cosas porque quiere saber el por qué de todo. Es difícil imaginar a alguien en este deporte que no haya tenido alguna lesión. También es importante escuchar a tu cuerpo y saber cómo lidiar con los problemas físicos".

Durante el pasado torneo de Londres, a Federer le vino mejor no entrenar el día previo a jugar su partido ya que confesó sentirse un poco cansado antes de su primer partido ante Nishikori, el cual perdió. Ese descanso le vino mejor los siguientes días. "Ahora se entrena un poco menos que antes, pero hace trabajo más específico. Construimos descansos más largos para él, para asegurarnos que puede recuperarse dentro de las 24 horas. Así, entrena un día por la mañana y por la tarde al día siguiente. Las sesiones son más largas pero menos numerosas", explica Severin.

"Mucha gente me pregunta si Roger todavía puede llegar a sorprenderme", comenta el entrenador. "Siempre respondo que sé de lo que es capaz pero que aún así, siempre me sorprende. Creo que podría llegar a los 109 títulos de Connors pero también te digo que se quedaría contento con los que tiene ahora, pero no va a parar para intentarlo", asegura.

Luthi está junto a Roger más de 200 días al año y lleva ya más de 11 temporadas a su lado, algo que a él mismo le sorprende. "Cuando Federer me pidió que fuera su entrenador en 2007 fue como un sueño para mí. No me imaginé que seguiría con él doce años después", reconoce Seve, que habla sobre la culpa que él y otros entrenadores tendrían sobre el éxito de Federer. "Es difícil de cuantificar. Puedes ser el mejor entrenador del mundo que si no tienes al jugador, no puedes hacer nada. Quizá podría ser el 2%, aunque la gente piense que es prácticamente nada, pero es el jugador el que está en la cancha, no nosotros", cuenta.

Mientras Djokovic tiene a alguien como O'Shannessy, que analiza a sus rivales al milímetro, Federer y su equipo trabajan de forma diferente. "No vemos la misma cantidad de partidos que antes. En el Open de Australia 2017, vimos juntos la semifinal entre Dimitrov y Nadal y hablamos sobre tácticas pero a veces es mejor no hacerlo durante más de cinco o diez minutos. Roger es alguien que no debería mirar demasiado lo que hacen los demás sino ir a través de su propio juego", sentencia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes